Salud y nutrición

Hábitos para reforzar tu sistema inmunitario

[:es]Todo nuestro entorno (aire, superficies, ropa, objetos, nuestra piel, etc.) está repleto de gérmenes, algunos de los cuales podrían resultarnos nocivos si lograsen penetrar en nuestro cuerpo. Por suerte, nuestro organismo está dotado de un complejo sistema cuya función es protegernos de todos estos agentes externos potencialmente nocivos. Se trata del sistema inmunitario, un sistema muy complejo que incluye diversos órganos que se encuentran dispersos en nuestro cuerpo (como el timo, el bazo, los ganglios linfáticos y algunas zonas específicas del intestino delgado) y una variedad de células que trabajan de manera conjunta y armónica (linfocitos, anticuerpos, etc.). La piel, las mucosas, las vías respiratorias y el ácido estomacal también forman parte de nuestras defensas ya que son las primeras barreras de protección de las que dispone este sistema.

Pues bien, para mantener este importante sistema en buen estado es fundamental seguir unos hábitos de vida saludables, esto incluye descansar adecuadamente, llevar una alimentación correcta y practicar ejercicio físico moderado y regular. Vamos a ver cómo poner en práctica cada uno de estos aspectos de manera sencilla y divertida:

  • Un descanso adecuado y reparador: descansar adecuadamente es imprescindible para mantener fuerte nuestro sistema inmunitario. El sueño tiene un efecto reparador sobre este sistema y también sobre otros sistemas de nuestro organismo, como el nervioso. Por este motivo, sé regular con tus hábitos de sueño: intenta acostarte a la misma hora cada día, evita tomar alimentos estimulantes (al menos unas horas antes de acostarte) y, justo antes de irte a dormir, procura no realizar actividades que te activen en exceso, incluyendo el uso de dispositivos electrónicos como teléfonos inteligentes o tabletas, ya que está demostrado que esto dificulta la conciliación del sueño.
  • Una alimentación equilibrada, variada y suficiente: la alimentación es un aspecto clave para el correcto funcionamiento de nuestras defensas. Es básico seguir una dieta saludable que nos aporte todos los nutrientes que necesitamos y en la proporción adecuada. En este sentido, es importante llevar una alimentación rica en vitaminas y minerales antioxidantes (como las vitaminas E, C y A o el selenio, el zinc y el cromo) ya que todas estas sustancias contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario. Para ello, nada mejor que incluir en tu alimentación diaria cereales integrales, frutos secos crudos o tostados, frutas, verduras y hortalizas frescas. Además, intenta tomar legumbres, pescado y marisco unas 3 veces por semana.
  • Ejercicio regular y moderado: el ejercicio físico mejora nuestras defensas, así que sé activo en tu día a día, sal a pasear, ves caminando al trabajo, sube escaleras y, si puedes, practica algún deporte o actividad más intensa un mínimo de 30 minutos, 3 veces a la semana. Te sentirás enérgico y vital.

[row]

[col span=”1/3″]

[ux_image id=”3570″]

[/col]

[col span=”1/3″]

[ux_image id=”3573″]

[/col]

[col span=”1/3″]

[ux_image id=”3681″]

[/col]

[/row]

Por otro lado, existen suplementos alimenticios que pueden ayudar a mantener en forma tu sistema inmunitario. Además de los complejos vitamínicos, que aportan vitaminas y minerales diversos capaces de ayudar a la función normal del sistema inmunitario, existen otros compuestos que se han utilizado tradicionalmente para mejorar nuestras defensas. Un ejemplo es la levadura de cerveza, rica en proteínas, vitaminas y minerales, la jalea real que también aporta vitaminas y minerales, además de grasas y aminoácidos esenciales o el propóleo y la equinácea que aportan principios activos a los que se les atribuye la capacidad de reforzar el sistema inmunitario.

¿Te animas a mimar tus defensas con nuestros consejos?

 

Si te ha gustado, ¡comparte!

[:]

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *