Bienestar y lifestyle

Un buen estado de salud para disfrutar de la vida al máximo

[:es]

Disfrutar de un buen estado de salud es crucial para poder disfrutar de la vida y ser feliz. La importancia de la salud queda bien reflejada en los múltiples refranes castellanos que existen al respecto, como por ejemplo: “Quien salud no tiene, de todo bien carece” o “¿De qué te sirven tus bienes, si salud no tienes?”. Hoy vamos a explicarte qué es la salud, qué factores influyen en la misma y qué podemos hacer para mantenernos sanos y felices a lo largo de la vida. ¿Te animas a cuidar de tu salud con nuestros consejos?

¿Qué es la salud?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como: “un estado de completo bienestar físico, mental y social; y no solamente la ausencia de enfermedad”. La importancia de esta definición radica en el hecho de que entiende la salud humana como un aspecto biospicosocial que va más allá de la mera ausencia de dolencias. Definiciones más recientes entienden la salud como el grado de adaptación de un individuo al ecosistema en el que se desenvuelve en un momento determinado.

¿Qué factores influyen en nuestro estado de salud?

Es importante conocer qué factores pueden modificar nuestro estado de salud para poder mantenernos sanos y sentirnos bien a lo largo de las diferentes etapas de nuestra vida. ¡Toma nota! Estos son los diferentes aspectos que influyen en nuestra salud:

  • Factores genéticos: nuestros genes determinan, en parte, nuestra fortaleza general y la resistencia que tenemos a la enfermedad, o nos puede hacer más propensos a padecer ciertas enfermedades de origen genético. Aunque, tal y como dijo el Dr. Ellliot Joslin: “Los genes cargan el arma, pero el estilo de vida tira del gatillo.” De hecho, la influencia de los genes en nuestro estado de salud solo tienen un peso de, aproximadamente, el 5%.
  • Factores ambientales: aquí se incluyen factores físicos como la contaminación del medio o el acceso a alimentos, y psicosociales como la pobreza o el nivel sociocultural.
  • El sistema de cuidados de salud: se refiere a los recursos materiales, económicos y humanos, medios tecnológicos y servicios sanitarios que se desarrollan para producir salud.
  • Los estilos de vida y conductas de salud: sin duda, este es uno de los factores más influyentes en la salud. Aquí se incluyen nuestros hábitos alimentarios, la práctica de actividad física o el consumo de sustancias nocivas, entre otros. Así que, vamos a ver cómo podemos llevar unos hábitos de vida sanos de manera sencilla y práctica.

Apúntate a una vida saludable con estos sencillos consejos:

  1. ¡Muévete!: intenta llevar una vida activa físicamente, olvídate del ascensor, bájate del autobús o metro unas paradas antes de llegar a casa, cambia el coche por la bici, sal a pasear cada día… ¡Todo cuenta a la hora de aumentar tu actividad diaria! Descubre lo que te gusta y resulta más fácil y ves a por ello.
  2. Cocina más: si cocinas tus propios platos, controlarás los ingredientes que añades. Así que, apuesta por una cocina sencilla, a partir de alimentos frescos, utiliza técnicas culinarias bajas en grasa (vapor, papillote, horno, hervidos, brasa, plancha…), y que el aceite de oliva sea el rey de tu cocina. Ponle imaginación, ¡la cocina sana no tiene por qué ser aburrida!
  3. Más fruta y verdura: pon salud en tu mesa con estos alimentos ricos en agua, fibra, vitaminas, minerales y otras sustancias antioxidantes. Son la base de una dieta saludable y apenas suman calorías a la dieta, así que toma 5 raciones diarias (2 raciones de verduras y 3 de fruta).
  4. Menos sal y más especias: un exceso de sal es nocivo para nuestra salud así que un truco para añadir menos sal es sustituirla por hierbas aromáticas y especias diversas: orégano, tomillo, perejil, albahaca, pimienta, cúrcuma, comino, o incluso, curry. Darás un toque especial a tus platos y ni te darás cuenta de que no llevan tanta sal.
  5. Haz del agua tu bebida habitual: el agua y otros líquidos derivados de ella sin azúcar ni grasas añadidas (infusiones o caldos vegetales sin grasa ni sal) deben ser tu bebida por excelencia. Toma entre 6 y 8 vasos diarios, para mantener tu cuerpo hidratado y ayudar a eliminar toxinas a tu organismo.
  6. Una ayuda extra con los suplementos alimenticios: existen múltiples complementos alimenticios que te pueden ayudar a mejorar tu bienestar. Escoge el que más te convenga dependiendo del aspecto que quieras potenciar (salud general, tus defensas, tu piel, tu cabello, tu vitalidad…).

Cuida tu salud y disfruta de la vida al máximo. ¡Te lo mereces!

 

Si te ha gustado, ¡comparte!

[:]

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *