Ordena tu despensa y cocina

ordenar cocina y despensa

¿Eres una persona ordenada o, por el contrario, sueles lidiar con el desorden? El orden y la organización en el hogar es tendencia: ya existen auténticas gurús o coaches del orden. Vamos a ver qué se puede hacer en la cocina y en la despensa.

 ¿Porqué es importante el orden en la cocina y la despensa?

Una casa ordenada trasmite una sensación de paz y armonía. Esto es especialmente importante en las estancias que tienen más actividad, como la cocina o el baño. Tener una cocina y una despensa organizada, además, tiene otras muchas ventajas. Estas son algunas de ellas.

Ventajas de tener ordenada la cocina y la despensa

El orden facilita la limpieza

Cuando una zona está ordenada, es mucho más fácil mantenerla limpia. La clave para tener la casa limpia y ordenada es ponérselo fácil a uno mismo. Por ejemplo, si tienes una encimera despejada, pasar la bayeta para dejarla impoluta es un momento. En cambio, si está llena de botes y pequeños electrodomésticos, se tarda más.

Haces inventario de todos tus utensilios

Cuando decides ordenar despensa y cocina, descubres cantidad de cosas que habitualmente no utilizas. Es el momento de decidir si quieres seguir acumulando sartenes o aparatos que no usas. Para los utensilios, lo mejor es regalar todo aquello que no has utilizado en el último año. Guarda lo que usas menos de 1 vez a la semana, y deja a mano todo lo de uso diario.

En la despensa, nevera y congelador, esto también se puede aplicar. Revisar su contenido puede llevarte alguna que otra sorpresa. Sabiendo lo que tienes, es más fácil planificar tus menús y recetas.

Ahorras tiempo y dinero en la compra

Si tienes una nevera y despensa bien ordenadas, de un vistazo sabrás qué te hace falta comprar. A veces acumulamos algunos productos a base de comprarlos “por si acaso”. ¿El riesgo? Que se caduquen, o lo que es lo mismo, “tirar” el dinero. Si tienes todo organizado será más fácil que hagas la lista de la compra antes de pasar por el supermercado.

Reduces el desperdicio alimentario

En los hogares españoles se tiran a la basura 1,5 millones de toneladas de alimentos al año. Este dato, ofrecido por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, debe hacernos reflexionar. Si ordenamos nevera y despensa será más fácil controlar los alimentos y no desperdiciar comida. Otras estrategias que pueden ayudarnos a ajustar la compra con lo que consumimos son:

Planificar los menús de manera semanal. De esta manera, puedes ajustar la compra a lo que vas a consumir, sin comprar de más.

– Conservar correctamente los alimentos frescos. Por ejemplo, las patatas, cebollas y ajos en un sitio seco y al abrigo de la luz. ¿Y la nevera? Conoce más sobre cómo organizar los alimentos en la nevera en nuestro blog.

– Cocinar las cantidades que se vayan a consumir. Preparar más cantidad está bien si queremos congelar o comerla en los siguientes días. Si no es el caso, cíñete a las cantidades habituales de consumo por persona. Para la pasta, 85 g; legumbres secas, 60 g… Aunque todo depende del apetito.

– Reutilizar las sobras de algunos guisos para hacer nuevas recetas. Por ejemplo, con un resto de legumbres se puede hacer un paté vegetal añadiendo aceite y algunas especias. Las verduras hervidas pueden saltearse y usarse como relleno en una quiché. ¡Imaginación y creatividad!

– Antes de que un alimento se eche a perder, podemos congelarlo para alargar su vida útil. Únicamente los alimentos crudos y descongelados previamente no pueden volver a congelarse. Debes cocinarlos primero.

Comidas planificadas, comidas más equilibradas

Si planificas tus menús semanales consigues varias cosas. Por un lado, ahorras tiempo pensando qué cocinar. También la compra se hace más rápido, ya que tienes una lista cerrada. Pero lo más interesante: puedes planificar comidas y cenas equilibradas. El “factor prisa” suele hacernos optar por alimentos precocinados o comidas rápidas no siempre saludables.

 

Ordena tu despensa en 5 pasos

Ya sea grande o pequeña, tener la despensa ordenada es fundamental. Si la finalidad de la despensa es tener reservas de algunos alimentos envasados, será necesario tener claro qué contiene.

Vacía tu despensa por completo

Aprovecha para limpiar el armario o los estantes donde estaban los productos.

Agrupa los productos por categorías

Botes de legumbres, latas de conservas, especias, cereales y pasta, productos para el desayuno…Cuando los vuelvas a colocar, los organizarás en grupos.

Revisa las caducidades de todos los productos

¡Puede que te lleves alguna sorpresa! Si hay algún producto con la fecha de caducidad vencida, deséchalo. Si encuentras alguno con fecha próxima, déjalo a mano. En los siguientes días, cocina con estos productos para que no se echen a perder.

Utiliza tuppers o cajas sin tapa para colocar productos o botes pequeños

Por ejemplo, haz una caja con especias y condimentos, y otra con las harinas.

Coloca los productos de nuevo, pero de manera organizada

Agrupa los productos por categorías, según el punto 2. Cómo colocarlos es también importante. Para empezar, es interesante que puedas ver todo lo que tienes de un vistazo. Si tienes productos repetidos, por ejemplo, botes de salsa de tomate, ponlos uno detrás de otro. El que quede más a mano deberá ser el de caducidad más corta. Es la manera de ver todo lo que tienes y evitar problemas de caducidades.

 

Puedes aprovechar para hacer un pequeño repaso y ver qué te falta, o qué acumulas. Con una despensa ordenada, es mucho más fácil hacer una lista de la compra que se ajuste de verdad a tus necesidades.

 

Trucos para mantener el orden

Una vez has ordenado tu cocina y despensa, es necesario mantenerla. ¿Cómo? Las personas ordenadas suelen coincidir en varias cosas.

Lo primero, tienen un lugar definido para guardar cada objeto, de manera que nunca queda fuera de lugar. Una vez usado, se devuelve a su lugar original. Además, no se van a la cama sin haber dedicado 5 o 10 minutos a ordenar las cosas. Y es que la suma de “pequeños desórdenes” es lo que puede acabar generando el caos… Por último, algo indispensable: no irse a la cama sin haber fregado los platos y repasado las encimeras de la cocina.  De esta manera, al levantarse, empezarás el día con una cocina (y casa) en orden y armonía.

 

Esperamos que todos estos trucos y consejos te sirvan para mantener la cocina y la despensa ordenada. ¡Todos en casa pueden ayudar!