Glosario: B

Betacaroteno

El betacaroteno es un pigmento liposoluble de origen vegetal de la familia de los carotenoides, al que se le otorgan propiedades antioxidantes y fotoprotectoras.

El betacaroteno se encuentra naturalmente presente en frutas y hortalizas de color naranja, amarillo y rojo, especialmente en la zanahoria. Debido a que es un pigmento con capacidad para colorear las frutas se ha usado como colorante en alimentos..

Propiedades:

El betacaroteno tiene la capacidad de transformarse en vitamina A en nuestro organismo, es decir, funciona como un precursor, por lo que recibe el nombre de pro-vitamina A. Esta capacidad de convertirse posee una relación directa con su potencial antioxidante y se da en el intestino de los seres humanos. Cuando pasa a la forma de vitamina, participa estrechamente en la integridad de las membranas celulares, especialmente en tejidos epiteliales y mucosas, además de participar de los mecanismos de visión.

Por otro lado, nuestra piel ha establecido una serie de mecanismos de protección natural sobre la luz UV, y el betacaroteno actúa como fotoprotector junto a la melanina para protegernos de esta luz.

El betacaroteno posee capacidad antioxidante frente a radicales libres de oxígeno, reduciendo su formación. Esta capacidad antioxidante permite al cuerpo prevenir la formación de placas de ateroma en las enfermedades del corazón.

Por otro lado, los betacarotenos estimulan el sistema inmunológico mediante la estimulación de linfocitos T y B, inhibiendo la proliferación de células tumorales.

Biotina

La vitamina B8 o biotina es una vitamina hidrosoluble del complejo B con múltiples funciones en el organismo, destacando su papel como cofactor enzimático.

El déficit de esta vitamina es raro en los seres humanos, y nuestro cuerpo es capaz de sintetizarla, gracias a las bacterias intestinales, pero no de manera suficiente, por lo que debemos obtenerla mediante los alimentos. La biotina se encuentra naturalmente presente en una gran variedad de alimentos, como por ejemplo la yema de huevo, el hígado, el germen de trigo, el chocolate, los frutos secos, las legumbres, la levadura y la jalea real.

Propiedades:

La vitamina B8 colabora con varias enzimas celulares ayudando a realizar una gran variedad de funciones en el organismo.

Participa en varios procesos del metabolismo como en la obtención de glucosa, lípidos y proteínas a partir de las reservas de nuestro organismo y del metabolismo energético.

Además de esta función metabólica, la biotina está implicada en el desarrollo embrionario, en el desarrollo y crecimiento celular, en funciones del sistema inmunológico y ejerce efecto sobre la expresión de los genes. Ayuda al normal funcionamiento del sistema nervioso y la función psicológica, así como al mantenimiento del cabello, la piel y las mucosas en condiciones normales. 

Boldo
Peumus boldus Molina

El boldo es conocido por sus propiedades hepatoprotectoras, es decir, ayuda a proteger las células del hígado contribuyendo a mejorar la salud de este órgano. Además, por sus efectos drenantes de la vesícula y diuréticos, el boldo es una planta estrella para complementar las dietas depurativas.

 Es un árbol pequeño, originario de Chile, pero actualmente se ha adaptado y se cultiva también en Argentina, Bolivia y algunas zonas del Norte de África.

Para su uso medicinal se utiliza la hoja desecada y el extracto de la corteza. Su composición incluye aceite esencial, flavonoides y alcaloides. Los principios activos más destacados se encuentran en este último grupo, siendo la boldina el derivado de alcaloide mayoritario. También contiene taninos y resinas.

Propiedades:

Las propiedades del boldo están relacionadas con la salud digestiva y hepática. Tiene acción colerética y colagoga, es decir, aumenta la síntesis de bilis en el hígado y estimula su expulsión de la vesícula biliar, favoreciendo el drenaje de dichos órganos. A su vez, la boldina ejerce un importante efecto hepatoprotector.

Esta propiedad ha sido objeto de numerosos estudios, que muestran dos mecanismos de acción: un efecto antioxidante en los hepatocitos (células del hígado), mediado por la combinación de boldina y flavonoides; y un aumento de la eliminación de toxinas en las células hepáticas, favorecido por la boldina.

La combinación de estas propiedades hace del boldo una planta indicada en caso de dispepsia (malas digestiones) y en el tratamiento de alteraciones hepáticas.

De manera complementaria, al boldo se le atribuye también una acción diurética.

Precauciones: está contraindicado en casos de obstrucción biliar.

Brezo
Calluna vulgaris L.

El brezo ha sido usado tradicionalmente para tratar infecciones e inflamaciones de las vías urinarias. Por su efecto diurético, favorece el aumento de la eliminación de líquidos y puede ser útil en situaciones que requieran un aumento de la diuresis. 

El brezo es un pequeño arbusto perenne que se puede encontrar en Europa, el norte de África y América. Crece en terrenos soleados de zonas montañosas, como por ejemplo el Pirineo. La parte con actividad terapéutica son las extremidades floridas, que deben recolectarse en verano por ser el momento de máxima floración. Tras la recolección, las flores se someten a un proceso de secado a la sombra.

Los principios activos más destacados del brezo son el arbutósido y la arbutina (compuestos que liberan hidroquinona cuando son digeridos), flavonoides, ácidos fenólicos, taninos y tripterpenos.

Propiedades:

El brezo, por su contenido en hidroquinona, ejerce un efecto antiséptico en las vías urinarias, por lo que puede ayudar a prevenir y resolver las infecciones del tracto urinario como la cistitis. Asimismo, tiene una acción diurética mediada por los flavonoides de su composición. La combinación de su propiedad antiséptica con su capacidad para aumentar la eliminación de líquidos refuerza su efecto contra las infecciones urinarias.

También puede ayudar en la prevención de arenilla renal y en todas las situaciones en las que se requiera un aumento de la diuresis, como la  hiperuricemia o retención de líquidos, por ejemplo.

Su contenido en taninos le otorga propiedades astringentes, por lo que tradicionalmente el brezo se ha empleado como antidiarreico y cicatrizante.

Precauciones: no usar en caso de gastritis o úlcera duodenal.