Salud y nutrición

Todo sobre la sopa

Para tomar con cuchara, las sopas son el plato perfecto para el deportista en invierno.

La sopa forma parte de la gastronomía de todas las culturas, asociada al calor del hogar y a la cocina saludable, es un plato que traspasa fronteras y que puede realizarse con cualquier alimento que tengamos en la cocina.

¿Quién no ha tomado una sopa de pollo calentita cuando ha tenido la gripe? La sopa es un plato básico de fácil digestión que permite reunir y potenciar las propiedades de varios alimentos nutritivos y que se toma caliente para reconfortar.

¿Sabías que  en Japón sorber la sopa es de buena educación?

En nuestra cultura occidental, sorber la sopa es de mala educación y en la sociedad victoriana la sopa era un plato que requería todo un protocolo para llevar la cuchara a la boca sin derramar su contenido. En cambio, en Japón, sorber la popular sopa está permitido porque al sorber se captan mejor la mezcla de aromas por vía retronasal. Como dice el refrán de los abuelos: “Allá donde fueres, haz lo vieres”

En el mundo existen cientos de recetas de sopas y algunas de ellas pasan de generación en generación como un preciado legado.

Beneficios de la sopa

  1. La sopa es muy rehidratante, al ser muy rica en agua y minerales.
  2. Tiene alto contenido en fibra que ayuda a regular nuestro sistema digestivo.
  3. Contiene hidratos de carbono saludables de las hortalizas y verduras.
  4. Es un plato completo en macronutrientes y micronutrientes.
  5. Las sopas no suelen tener un alto contenido en calorías y son bajas en grasas saturadas.
  6. Son un plato que aporta proteínas, de la carne, pescado, huevos o lácteos o vegetales de las legumbres y semillas.
  7. Es un plato reconfortante, se suele tomar caliente y con cuchara y se asocia al calor del hogar y de la familia.

Ingredientes para la sopa

Se puede hacer sopa de cualquier ingrediente o mezcla de alimentos que imagines. Lo que necesitas es una base líquida de agua o caldo e ir añadiendo alimentos de temporada a tu gusto y necesidad para conseguir hacer una sopa sabrosa y nutritiva.

Una buena sopa solo necesita ingredientes de calidad, tiempo y paciencia. No te apresures y dedica el tiempo que se requiere para cortar los ingredientes y dejar que se hagan en el en el agua o caldo líquido, a fuego lento y durante el tiempo necesario para que queden tiernos y se hayan extraído los nutrientes para conseguir la magia del sabor que se crea al mezclar los sabores en el agua o líquido al calor del fuego.

Recetas de sopas

Sopa de rape

Ingredientes para 4 personas: 500 g de filete de rape limpio, 2 cebollas , 2 tomates, 2 dientes de ajo, un puñado de almendras tostadas, unas rebanadas de pan seco, 1 litro de caldo de pescado, un trozo de chocolate negro, tomillo, hinojo fresco, vino blanco, aceite de oliva AOVE, sal y pimienta.

Elaboración: Cortar el rape a daditos. Pelar y rallar las cebollas y los tomates. Pelar y picar 1 diente de ajo y reservar el otro para el majado. Poner una cazuela a calentar con un chorrito de aceite y ajo, y una vez empiece a borbotear añadir la cebolla. Sofreír unos 15 minutos. Echar el tomate, remover y salpimentar, dejar reducir hasta que quede un sofrito bien concentrado.

Verter el vino blanco  y dejar reducir.

Añadir las rebanadas de pan seco, remover y a continuación echar el caldo caliente. Hervir unos 15 minutos y triturar con un brazo eléctrico. Hacer un majado con las almendras y tostadas, el otro diente de ajo que reservamos y el chocolate negro. Diluir con un poco de caldo. Verter a la sopa el rape, el tomillo y cocer 2-3 minutos. Añadir el majado y remover y servir con unas hojitas de hinojo por encima.

Sopa de pollo, calabaza y quinoa

Ingredientes para 4 personas: 2 muslos de pollo deshuesados, 150 g de calabaza, 100 g de quinoa, 1 cebolla, 8 dientes de ajo 80 g de tomate frito, 1 litro de caldo de ave, orégano, vino blanco aceite de oliva AOVE, sal y pimienta. Elaboración: Cortar el pollo a daditos, salpimentar y reservar. Pelar la cebolla y los dientes de ajo. Picar y hacer un sofrito en una cazuela con un chorro de aceite de oliva durante 15 minutos.  Salpimentar y condimentar con orégano. Pelar la calabaza, cortar a dados y añadir al sofrito. Poner el tomate frito y el vino blanco. Remover y dejar reducir. Verter el caldo de ave y el pollo. Dejar hervir suavemente unos 10 minutos. Lavar la quinoa y añadirla a la sopa. Hervir unos 10 minutos más hasta que la quinoa esté cocida.  Poner a punto de sal, pimienta y servir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *