Un rostro perfecto empieza con un buen descanso

Las dificultades para conciliar el sueño o la falta de horas para dormir nos pueden afectar a todos de vez en cuando. Los especialistas recomiendan dormir un mínimo de 8 horas al día. Si descansamos los suficiente, nuestras células lo agradecerán y trabajarán mejor por lo que luciremos un mejor aspecto. Por este motivo, ¡le damos la bienvenida a la buena cara y decimos adiós a las ojeras! Además de limpiar, tonificar e hidratar correctamente la piel antes de ir a dormir, sigue estos 10 trucos para conseguir unas noches más reparadoras, que se reflejarán en tu piel.

  1. Desconecta todos los aparatos electrónicos y equipos móviles.

Motivo: producen un tipo de luz que afecta la producción de melatonina, una hormona encargada de inducir el sueño reparador.

Solución: Evita el uso de aparatos electrónicos 2-3 horas antes de ir a dormir.

  1. Consigue un antifaz para bloquear la luz.

Motivo: La luz producida por las bombillas o lámparas LED, tienen el mismo efecto en la conciliación del sueño que los aparatos electrónicos y equipos móviles.

Solución: En caso de dormir en un lugar muy iluminado, utiliza un antifaz para dormir y así, controlarás la cantidad de luz que percibes del exterior.

  1. La música como método relajante.

Motivo: El estrés genera una sensación de tensión que nos hace estar en un estado de alerta constante, por lo que puede generar problemas para conciliar el sueño.

Solución: Escuchar música antes de dormir, puede tener un efecto terapéutico (musicoterapia), calmante y reconfortante.

  1. La actividad física es la clave siempre y cuando sepas cómo y cuándo practicarla.

Motivo: El ejercicio físico, promueve una reducción del nivel de ansiedad y favorece el control del estrés emocional.

Solución: La práctica de al menos 20 minutos de actividad física moderada diaria en forma de baile o salir a caminar 3-4 horas antes de ir a dormir, te ayudarán a mejorar la calidad del sueño.

  1. Y lo que como, ¿influirá en cómo duermo?

Motivo: Tu alimentación puede afectar la calidad del sueño.

Solución: Cena unas dos horas antes de ir a la cama para no interferir con la digestión, y procura escoger alimentos y preparaciones ligeras, como por ejemplo una crema de verduras, pescado al vapor con arroz de guarnición, y una pieza de fruta.

  1. Reduce o evita el consumo de bebidas excitantes con contenido en cafeína o teína como el té, café, bebidas energéticas o colas, especialmente por la noche.

Motivo: La cafeína interfiere con el proceso de soñolencia y también está relacionada con una baja calidad del sueño. Es decir, evita el sueño profundo.

Solución: En su lugar, puedes tomar una bebida caliente, como la leche, fuente de triptófano.

  1. Incluye alimentos ricos en triptófano, hidratos de carbono y vitamina B6

Motivo: El triptófano es un aminoácido que favorece la secreción de serotonina, un neurotransmisor que te ayudará a alcanzar de manera más rápida el sueño profundo. Por otra parte, los hidratos de carbono y la vitamina B6, aumentan la concentración de triptófano en la sangre y favorecen su rápida asimilación.

Solución: Puedes encontrarlos en la leche, el plátano, los cereales de desayuno, avena, patata, judías verdes y en especial todos los pescados azules (sardinas, salmón, caballa, etc.). Existen también complementos a base de triptófano.

  1. Evita las cenas “copiosas”.

Motivo: Las comidas ricas en grasas, hacen que las digestiones sean más pesadas por lo que te será más difícil conciliar el sueño.

Solución: Una cena a base de verduras, ensalada, carnes magras (pollo, pavo) o pescado a la plancha, acompañada de unas tostadas de pan y un poco de aceite de oliva, son opciones bajas en grasas, que te ayudarán a digerir mejor lo que comes.

  1. Controla tu peso corporal.

Motivo: la obesidad, se ha asociado a una condición conocida como apnea del sueño, esto hace las noches más complicadas y los sueños menos reparadores.

Solución: Si tienes sobrepeso u obesidad, consulta con un especialista en la pérdida de peso y sigue las bases recomendadas en la dieta mediterránea para una alimentación saludable.

  1. ¡Alíate con lo natural!

Plantas como la valeriana han sido utilizadas tradicionalmente como una ayuda para relajarse y mejorar el sueño. Por otra parte, existen complementos a base de melatonina, una sustancia natural que produce el cuerpo y que ayuda a disminuir el tiempo necesario para conciliar el sueño.

Durante la noche tu piel se renueva, y el descanso se refleja en tu rostro. ¡Despierta cada día con tu mejor cara!

Si te ha gustado, ¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *