¿Por qué hacer el ayuno intermitente?

El ayuno intermitente es un modelo de alimentación, que como su propio nombre indica, va por ciclos, con periodos de ayuno y posteriormente de comida. El ayuno intermitente afecta al cuerpo cambiando las hormonas del mismo para hacer un mejor uso de las reservas grasas a parte de restringir la ingesta de calorías.

Los puntos de cambio serían los siguientes:

  • Mejora la sensibilidad de la insulina, sobre todo en combinación con ejercicio físico.
  • Aumenta la gh (hormona de crecimiento) acelerando la síntesis de proteínas y permitiendo que la grasa esté disponible como fuente de energía, de forma que construye músculo más rápidamente.
  • Activa la autofagia, lo que elimina las células dañadas, contribuyendo a la reparación y a la ayuda del proceso de regeneración del cuerpo.

 

Métodos-modelos de ayuno intermitente:

  • Método 16/8: se puede comer durante 8 horas y se debe de ayunar durante 18 horas. El periodo de ayuno incluye el sueño y algunas horas mas. Este protocolo incluye saltarse el desayuno y hacer la primera comida al medio día, para después seguir comiendo durante las 8 horas siguientes.
  • Método 5:2: consiste en reducir durante 2 días a la semana la ingesta de calorías a un máximo de 500-600 calorías al día. Los otros 5 días se puede comer lo que se quiera y los 2 días de limitación de calorías pueden ser consecutivos o alternarlos a lo largo de la semana.
  • Comer y ayunar: consiste en alternar días de ayuno con días de comer. Se come durante 24 horas y se descansa las 24 horas siguientes. Este registro se debe repetir 2 días a la semana y tiene permitido la ingesta de bebidas sin calorías.

 

Puntos positivos del ayuno intermitente:

  • Se pierde peso promoviendo la cetosis, un estado en el que el cuerpo emplea las grasas cómo fuente de energía para los músculos y el cerebro.
  • Se cambia la relación con la comida, ya que dejas de tener regímenes estructurados.
  • Se puede comer de todo, por lo que se pueden cuadrar las fases de comida en eventos sociales.
  • Se gana tiempo en esos periodos de ayuno.
  • Se pierde grasa, no músculo.
  • Se come lo que se quiere y no existen listas de alimentos prohibidos ni macro nutrientes no permitidos.
  • Al perder peso se mejora la salud y se disminuye el riesgo cardiovascular.
  • Se dispone de mayor flexibilidad, ya que cada uno lo adapta a su situación particular.

En resumidas cuentas, podemos decir que es una buena alternativa a una adecuada alimentación, fácil de seguir y que promueve una buena salud.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *