Bienestar y lifestyle

5 planes para disfrutar en familia

[:es]Cuando los peques empiezan las vacaciones, los adultos empezamos a maquinar ideas para pasar los mejores ratos posibles juntos a ellos. Necesitamos algunos planes que podamos hacer con tal de aprovechar los días y que lo pasen bien. Tenemos algo para ti y los tuyos: ¡5 planes para disfrutar con tu familia este verano! ¡Vamos a verlos!

1. Un día de playa.

Y es que, a los niños, cualquier entorno lejos de sus habituales es todo un mundo por descubrir. En la playa están en contacto directo con la naturaleza, tocando la arena, descubriendo el mar… Es un buen lugar para estrechar lazos con nuestros hijos, aportando valores como la confianza cuando entramos con ellos en el agua, o simplemente, cuando jugamos a hacer castillos con 2 herramientas básicas. Para que el día de playa sea todo un éxito debemos asegurarnos de que protegemos a los niños y a nosotros mismos con cremas solares de factores de protección altos. Si vamos a quedarnos allí al mediodía, también es importante refugiaros bajo la sombra de una sombrilla. En cuanto a la alimentación, en primer lugar, asegurar la hidratación de los más pequeños. Y si vamos a hacer un picnic podemos optar por bocadillos saludables (vegetales con atún o de pollo a la plancha), o bien ensaladas de pasta. Una sugerencia: zumo de sandía exprimido por la mañana. ¡Nos ayudará a mantenernos hidratados, además de fresquitos y con un sabor inigualable! Mantenlo en la nevera hasta que vayáis a consumirlo y ¡disfrutar de un gran día juntos!

 

2. Deportes de verano.

Hay muchos deportes en los que podemos iniciar a los pequeños de la casa, aprovechando la época estival. Por ejemplo, el surf o bodyboard, son dos deportes que se practican en el mar, cuya iniciación si se realiza con personal especializado, además de divertidos, hace ganar confianza, coordinación, fuerza y rapidez a los niños. ¡Y también a vosotros, claro! Otro tipo de deportes que podemos practicar con ellos es, por ejemplo, los circuitos por los árboles en los que ponemos en práctica el equilibrio, la coordinación y, además, ¡son muy divertidos! Se realizan por niveles de dificultad y siempre asesorados por personal cualificado.

 

3. Picnic en familia.

¿Y qué tal si para comer, cambiamos nuestro emplazamiento habitual por otro al aire libre? Irse de picnic es una alternativa a pasar un día diferente en la hora de la comida. Para ello, debemos escoger un lugar (playa, montaña…) y preparar todo lo que vamos a necesitar: mesa o mantel si comemos en el suelo, nevera con la comida, agua, cremas solares y gorros o gorras… Y podemos aprovechar esta escapada para crear cuentos en familia, ayudando así a potenciar la creatividad de los chiquillos.

 

4. Visitas a huertos y granjas.

Durante nuestro día a día laboral y escolar, a no ser que tengamos el privilegio de vivir en una zona que se dedique a ello, perdemos el contacto con las raíces de lo que nos rodea, como por ejemplo los huertos o las granjas. Durante el verano es un buen momento para planificar una excursión a uno de estos lugares, con la intención de recordar y aprender de donde vienen ciertos alimentos. Si hay oportunidad en el huerto, podéis plantar algo, fomentando así el respeto por la naturaleza y la responsabilidad del cuidado.

 

5. Excursión en bici por el campo o la montaña.

Pasar el día en la montaña puede ser una aventura digna de los mejores cuentos infantiles. Es un entorno en el que siempre se descubren cosas nuevas. Si planeamos ir a la montaña, podemos seleccionar rutas por senderos adecuadas para toda la familia, con las que además de conectar con la naturaleza, aprenderán la importancia del ecosistema y cultivarán valores como el respeto. Recuerda preparar algún tentempié para reponer fuerzas: agua, bocadillos y frutas.

No dejes pasar un minuto más, ¡planead y preparad la próxima actividad en familia y disfrutadla mucho!

 

 [:]

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *