Salud y nutrición

Conoce la nueva tendencia detox: el “souping”

[:es]Llega una nueva tendencia en alimentación saludable al que se le atribuye la propiedad de limpiar y detoxificar nuestro organismo: el “souping” ¿En qué consiste? ¿Es saludable? Aquí te lo contamos y te damos ideas para incorporar el “souping” a tu alimentación.

¿Qué es el “souping”?

El “souping” propone consumir a diario varios platos de textura líquida a base de verduras, hortalizas y legumbres, habitualmente hervidas y algunas veces trituradas. ¿Te suena? Efectivamente, se trata de sopas frías o calientes, cremas y purés, tan clásicos en nuestro recetario. Gazpacho, salmorejo, purrusalda, ajoblanco, sopa juliana, crema de calabacín, de zanahoria… Existen platos mediterráneos que se ajustan a esta tendencia, pero el “souping” propone consumirlos en una frecuencia mayor a la habitual.

¿Tiene el “souping” beneficios?

 Por su gran aporte de agua y textura suave, las sopas y cremas suelen ser platos ligeros y que se digieren muy bien. Además, al contener mayoritariamente vegetales, son ricas en vitaminas, antioxidantes y minerales, como por ejemplo el potasio. Este mineral estimula la eliminación de líquidos, lo que viene muy bien si quieres sentirte más ligera. El aporte de fibra ayuda a mantener el tránsito intestinal.

¿Es saludable el “souping”?

Es una buena opción, siempre y cuando lo incluyas dentro de una alimentación equilibrada. El “souping” es una manera estupenda de aumentar el consumo de verduras y hortalizas en tu día a día de forma fácil, atractiva y variada. Si además se le añaden cereales y legumbres, y se acompañan de huevo, pescado o carnes magras tendremos un plato más completo. Incluir sopas y cremas a base de vegetales está recomendado en las dietas para el control del peso, ya que son ligeras y saciantes. Sin embargo, no te recomendamos alimentarte solo a base de estas preparaciones, sino incluirlas dentro de una dieta saludable.

Os dejamos una serie de consejos para conseguir recetas “souping” deliciosas y saludables.

1. Incluye frutas, hortalizas y verduras variadas. Algunas opciones como las sopas frías a base de melón o de tomate, o las calientes como la de champiñón, espinacas, apio o zanahoria, son fuente de vitaminas como la K, C, A y vitaminas del grupo B, componentes esenciales para que nuestro organismo trabaje de manera correcta.

2. Añade alimentos ricos en fibra como los frutos secos (nueces, almendras, avellanas), semillas (sésamo, calabaza, lino, chía, girasol), cereales integrales y legumbres (garbanzos, lentejas, judías). La fibra es esencial para mantener un intestino saludable. Los cereales y legumbres aportarán una textura más cremosa si los trituras, a la vez que aumentan el valor nutricional del plato. Los frutos secos y las semillas, además de nutritivas, son muy decorativas. Unas semillas de chía encima de una crema de calabacín, por ejemplo, aportará un toque distinto y muy atractivo, además de sus beneficios.

3. El yogur puede ser un gran aliado. ¿Alguna vez has probado las sopas o cremas a base de yogur, como la de espinacas o la de pepino? Si la respuesta es “no”, tal vez este año te animes a prepararlas. El yogur es un alimento con fermentos vivos que favorecen nuestra salud intestinal, al igual que la fibra. Las cremas a base de yogur no sólo te ayudarán a mantener un intestino saludable, sino también aportarán un toque único y diferente a tus platos. Eso sí, ¡úsalo siempre en preparaciones frías para aprovechar sus propiedades!

4. No te olvides de las proteínas. Los alimentos fuente de proteína, no sólo vegetal (legumbres y frutos secos) sino también animal (huevos, carnes magras, pescados y mariscos), aumentarán la sensación de saciedad, aportarán sabor y te permitirán incluir nutrientes esenciales en tu organismo.

5. Variedad de texturas. Por último, es importante combinar las sopas y purés con alimentos sólidos para hacer un menú completo. También puedes optar por platos a base de caldo y verduras troceadas.

Si estabas buscando una manera de comenzar el año con buen pie, siguiendo una alimentación más saludable y cuidando la línea, “el souping” es una tendencia a tener en cuenta. Recuerda que, si necesitas apoyo extra, cuentas con complementos a base de ingredientes naturales para ayudarte en tu objetivo de control de peso.

Fácil de preparar, con una variedad de colores y sabores, el “souping” te permite sentirte bien no sólo en enero, sino todos los días del año.

¡Anímate a probarlo!

 

Si te ha gustado, ¡Comparte!

[:]

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *