Salud y nutrición

Navidades: disfrutar sin engordar

[:es]En Navidad, las mesas se visten de celebración y se suelen hacer excesos de comida e incluso vino o champán, junto a familiares y amigos. Descuidamos nuestra alimentación y después queremos compensar contra viento y marea el haber comido tanto y no tan saludable.

Estas Navidades, planifica tus comidas, evita los excesos y cuida tu línea, sin dejar de disfrutar de estas fechas.

Tómate tu tiempo, come despacio y disfruta de los platos

Comer rápido hará que comas más alimentos de los que necesitas para sentirte saciado. Cuando comemos, la sensación de que estamos llenos puede tardar en llegar unos 20 minutos al cerebro, por lo que al comer muy rápido, habrás acabado con el plato incluso antes de que el mensaje de saciedad llegue.

Mantén un horario de comidas

Tal vez te veas tentado a pensar que, si te saltas alguna comida, ya sea el desayuno, la merienda o la comida, habrás ahorrado calorías y esto compensará los platos tradicionales de la cena de Navidad o de Año Nuevo. Posiblemente no te des cuenta, pero lo cierto es que, dejar de comer, hará que llegues con más hambre a la cena, y al final acabarás comiendo más de lo que tenías pensado. Seguir un horario y realizar pequeñas comidas a lo largo del día a base de fruta, verduras, lácteos bajos en grasa, carnes magras y cereales integrales, te ayudará a tener un mayor control de lo que comes a la hora de cenar.

Si vas a un buffet, sírvete primero lo que más te apetece en un plato, antes de empezar a comer

Cuando vas a un buffet libre, en los que se suele picotear, tal vez sientas que comes poco  a poco, pero los alimentos vienen y van, y sin darte cuenta, al final acabas comiendo más de lo que comerías normalmente. Utiliza un plato en el cuál puedas seleccionar aquellos alimentos que más te gusten y luego siéntate a comer, de ésta manera serás más consciente de las raciones.

Prepara tus platos tradicionales, pero con menos calorías

La “escudella”, el “besugo al horno”, el marisco, las “pelotas murcianas”, el “cabrito a la sidra” o el “pavo al horno” son platos muy típicos de distintas zonas de la península que no pueden faltar en la cena de Navidad, pero también es cierto que algunos de ellos, pueden proporcionarnos unas cuantas calorías de más.

Si no quieres incrementar las calorías, utiliza caldos desgrasados, lácteos bajos en grasa (crema ligera, leche desnatada), carnes sin piel y rellenos combinados con verduras para reducir el aporte calórico de tus recetas, sin perder el sabor que las caracteriza.

Controla la ingesta de bebidas alcohólicas

Si eres de las personas que considera que una cena navideña está incompleta sin un buen vino o cava, debes tener en cuenta que el consumo excesivo de alcohol ayudará a que acabes ganando peso.

Si decides tomar este tipo de bebidas, controla la cantidad, compensando una copa de vino con bebidas no alcohólica como el agua.

Mantente físicamente activo

No es sólo el hecho de ir al gimnasio. Haciendo pequeños cambios como subir las escaleras en lugar de tomar el ascensor, ir andando a nuestros destinos en lugar de tomar el transporte público o reunir a toda la familia para ir a esquiar, son opciones interesantes que puedes poner en práctica y evitarán que ganes peso por las fiestas.

Si te ha gustado, ¡Comparte![:]

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *