Melatonina: La hormona de la juventud

La melatonina, se produce en una pequeña glándula ubicada esta glándula en el centro del cerebro, llamada Pineal o Epífisis. Tiene forma de piña y por eso se llama pineal. Descartes, le atribuyó que era el sitio del “Alma”.

Produce pequeñas cantidades de hormonas pero la principal es la melatonina, cuya concentración varía según un ciclo relacionado con los cambios de luz solar durante el día, de forma que su concentración aumenta cuando falta luz solar y esto ocasiona somnolencia.

La secreción de melatonina se produce principalmente durante la noche. Por tanto, la melatonina, es una parte importante del reloj biológico del cuerpo.

Esta hormona también afecta al estado de ánimo de la persona. De esta manera, la actividad de la melatonina tiene un ritmo circadiano, es decir, con un periodo alrededor de 24 horas, el cual se sincroniza por el ciclo luz-oscuridad.

La melatonina, constituye la única señal humoral que se sabe que marca el tiempo (días y estaciones del año) a otros sistemas fisiológicos.

Entre las funciones de la melatonina destacan como más significativas, que es un antioxidante endógeno, con una acción cronobiótica, y otras inmunoestimulante, antienvejecimientoCon la función antioxidante, posee la capacidad de estimular la expresión de enzimas antioxidantes.

Dada la importancia que el estrés oxidativo parece tener en el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas o en el proceso general de envejecimiento, el posible papel de la melatonina en estos casos, es significativo, y a esto se suma, en su capacidad para secuestrar radicales libres.

  • En la acción cronobiótica, manifiesta su capacidad para actuar de forma directa sobre diferentes marcapasos endógenos, y es de gran utilidad en la inducción del sueño o en los trastornos relacionados con el jet lag y el trabajo rotatorio.
  • La acción inmunoestimulante, se relaciona con sus efectos sobre diferentes células del sistema inmunitario.
  • Por último, su acción antienvejecimiento, por sus efectos antioxidantes, y que estaría relacionada con la marcada reducción en los niveles nocturnos de melatonina que se observa en individuos de edad avanzada.

Dieta rica en melatonina

Con una alimentación que contenga, bien la propia hormona, o bien triptófano, que es un aminoácido esencial a través de la cual se sintetiza en el organismo, debido a la reducción de melatonina, con respecto a la edad, determina que hay que compensar la menor disponibilidad endógena de la misma en la dieta de las personas de edad avanzada.

Alimentos ricos en la misma son las nueces, el plátano, los tomates, el arroz, la avena, el maíz dulce y algún tipo de cerezas.

  • Cada grado de nueces contiene 3,5 nanogramos de melatonina.
  • El plátano, rico en potasio, un mineral cardioprotector, es una de las frutas recomendadas para comer por las noches: ayuda a conciliar el sueño y regular el ciclo de sueño.
  • El arroz, la avena y el maíz dulce son los tres alimentos que mayor cantidad de melatonina por gramo contienen,
  • Los Tomates con su alto contenido de licopenos y vitaminas A, C, E y K. Hay que sumar la presencia de una pequeña cantidad de melatonina, por lo que se recomienda que forme parte habitual de la dieta.
  • Las Cerezas, en algunas especies, las más ácidas, tienen un elevado contenido de melatonina.

Aplicación Médica

En la mayor parte de los individuos ciegos, se presentan frecuentes alteraciones del ritmo sueño-vigilia, que incluyen insomnio durante la noche y somnolencia durante el día. En ocasiones, esto se acompaña con trastornos del estado de ánimo.

Por lo general, las personas ciegas presentan patrones de melatonina que no están sincronizados con el ciclo luz-oscuridad y con periodo mayores de 24 horas.

En estos individuos la administración, incluso a cantidades bajas como de 0.5 mg al día, permite la recuperación del ritmo biológico y su sincronización con el ciclo luz-oscuridad, mejorando la calidad y duración del sueño nocturno.

Por supuesto, se puede utilizar en personas que necesitan una inducción del sueño, debido a no presentar un ritmo cronobiótico, ya sea por jet lag frecuentes, por cambios en los ritmos horarios de trabajo, específicamente, de día o de noche.

Otra utilización apropiada es dar pequeñas dosis, en el periodo medio de la vida como antienvejecimiento, y por otra parte para suplir la secreción disminuida de melatonina con la edad.

Debido a su efecto inmunoestimulante, en todas las situaciones, que queramos mejorar la capacidad inmunológica de la persona, por ejemplo después de un proceso infeccioso largo, o de un trabajo intensivo prolongado, o que queramos aumentar las defensas inmunológicas.

En general de todas estas indicaciones la más usada es en relación a la inducción del sueño en el jet lag y en todas las personas que por su trabajo tienen el ritmo biológico alterado.

Con respecto a una buena higiene de vida, con un ritmo día y noche apropiado, sin ansiedad, con una buena alimentación, nos determinará que el sueño sea apropiado y la cantidad de melatonina también lo sea, y por tanto, podremos determinar que si no vamos a tener una juventud permanente, si una calidad de vida en nuestro envejecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *