Los enigmas del sueño: ¿cuál es la función del sueño?

El sueño se encuentra dentro de los ritmos biológicos de nuestro organismo, y específicamente del de vigilia-sueño, que lo podemos medir, tanto en las ondas del electroencefalograma, como con la calidad y horas de sueño.

En el sueño intervienen una serie de hormonas y neurotransmisores.

Dentro del mismo, nos encontramos las ensoñaciones, siempre con interpretaciones varias, desde las freudianas, hasta las últimas relacionadas con la memoria.

 

Ritmos biológicos

La mayoría de las actividades homeostáticas de nuestro organismo son rítmicas, como la temperatura corporal, el equilibrio del agua, el volumen sanguíneo, el sueño y la actividad.

Los cambios de ritmo, pueden representar un signo precoz de disfunción general y principalmente hipotalámica.

Las estructuras nerviosas responsables de los ritmos circadianos, que mejor se conocen, son los NUCLEOS SUPRAQUIASMÁTICOS (NSQ).

El  neurotransmisor más común es el ácido gammaaminobutírico (GABA), presente en todas las neuronas constitutivas del NSQ.

Ciclo Vigilia-Sueño

El ciclo vigilia-sueño está constituido por un conjunto de cambios fisiológicos, rítmico, en el que participan diferentes sistemas del organismo, regulados por el SNC.

En el sueño distinguimos dos estados bien diferenciados, el SL ( sueño lento y sus etapas) y el S. paradójico ( SP o REM- rapid eye movement),varias veces en una noche (ritmo ultradiano).

El sueño (SL), disminuye con la edad. El SP que ocupa 8 horas en el niño, pasa a una hora en el anciano. La duración media del sueño es de 5-10 horas con un promedio de 7.5, que baja en el anciano a 5-6 horas.

 La polisomnografía, corresponde a los estudios electroencefalográficos del sueño, que se clasifican 4 estadios, el 1º de pocos minutos con un ritmo de vigilia de 8-12 ciclos por segundo, el 2º con los husos y los complejos K.

Las ondas bifásicas en el 3º y 4º estadio, mas a mitad de la noche con ondas delta, y corresponden al sueño lento.

Organización del sueño

Presenta de 4-6 ciclos ultradianos, cada uno de ellos de unos 90 minutos aproximadamente, los primeros de la noche más largos. La duración del ciclo SP es un 20-25% y el SL de un75-80%.

El Ensueño más previo al despertar, es igual en SL y SP.

Melatonina

La glándula pineal que deriva del techo del tercer ventrículo es fuente de la melatonina, con funciones reguladora de ritmos y reproductora. Su secreción aumenta por la noche y disminuye con la luz.

En el insomnio observado en edad avanzada y en otros trastornos circadianos del sueño, como el JET-LAG, se ha demostrado efectos beneficiosos con la administración de la misma.

Privación del sueño

Durante la privación del sueño, en seres humanos voluntarios, estos mostraron signos de gran fatiga, irritabilidad, trastornos de la atención, y posibles alucinaciones, trastornos del equilibrio, de la visión y del lenguaje.

Conocidos, son las consecuencias de esta privación, en el caso de la central nuclear de Three Mile Island en Pennsylvania  y el desastre de Chernóbil, ejemplos de sucesos ocurridos por la falta de sueño.

Quedarse dormido al volante, produce muchos accidentes, debido a no cumplir las horas reglamentarias de sueño.

 

Sueño y ensueño

Los estudios fisiológicos demuestran que los ensueños ocurren de manera regular en los estadios del sueño ( SL y SP).

Los contenidos temáticos de los ensueños cuentan con imágenes visuales en un 100% y en un 65% de sensaciones auditivas.

Aunque las fuentes de los ensueños específicos son aún un enigma, podemos decir, que estos se forman a partir de la información almacenada en la memoria.

Función del sueño

El sueño sirve para 3 funciones específicas:

  1. Recuperar y restaurar los procesos bioquímicos y fisiológicos, degradados durante la vigilia.
  2. En segundo lugar, para una conservación energética, ya que el SL reduce el metabolismo en un 10% y la temperatura corporal durante la inactividad del mismo, compensando el alto costo energético de termogénesis.
  3. La tercera función está en relación con la plasticidad, la memoria y el aprendizaje cerebral.

Datos recientes muestran que los procesos de aprendizaje mejoran seguidos de una noche de sueño; y podría inferirse que el SL está más relacionado con la plasticidad cerebral que con la restauración del organismo en su totalidad.

El sueño es esencial para el desarrollo cognitivo (memoria y aprendizaje).

El cerebro decide qué datos recordar y cuales olvidar en un momento de la vida y/o a través de la misma, para mantener un status saludable.

Así podemos determinar que soñamos para recordar, a través del almacenaje de la  memoria y eso determina que el cerebro trabaja durante el sueño, también soñamos para olvidar, lo hacemos para solucionar problemas, recordar el dicho:
“Consúltalo con la almohada”.

Aparte del enigma de nuestros ensueños, lo verdaderamente importante para la salud y nuestro bienestar es saber que dormir menos de 6 horas diarias afecta a la calidad del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *