Salud y nutrición

La mejor dieta para regular los estrógenos

La alimentación es uno de las herramientas más poderosa para cuidar la salud hormonal en todas las etapas. Conoce la dieta que sigue tu ciclo natural menstrual: qué necesitas comer y cuando.

Muchas mujeres y hombres vivimos en ciudades donde estamos expuestas a la contaminación del aire y las radiaciones electromagnéticas, experimentamos más estrés. Comemos peor y más rápido, llevamos vidas sedentarias y alteramos constantemente nuestros ritmos circadianos de sueño y vigilia. En conclusión, vivimos una realidad que nos lleva a un empeoramiento de la salud hormonal. Por eso, es importante que la cuidemos con una de las herramientas más poderosas que tenemos: la alimentación.

Alimentos protectores

Para que el ciclo hormonal sea saludable, necesitamos darle al cuerpo los nutrientes esenciales. Vamos a destacar 6 de los más importantes:

Vitamina B6

Ayuda al cuerpo a fabricar serotonina, la hormona de la felicidad y resulta clave para reducir muchos de lo síntomas del síndrome premenstrual. Cuando tenemos carencia de esta vitamina podemos experimentar cambios de humor e irritabilidad. Es importante sobre todo después de la ovulación. La hallamos en los huevos, la avena, los frutos secos, los plátanos o las patatas.

Magnesio

Es el tranquilizante de la naturaleza . Al igual que con la vitamina B6, se ha encontrado niveles más bajos de magnesio en mujeres con síndrome premenstrual. Su deficiencia puede ser la causante de migrañas menstruales. El magnesio es mucho más eficaz cuando se combina con la vitamina B6. Por suerte, la naturaleza lo sabe y podemos encontrar ambos nutrientes en las pipas de calabaza o de girasol, en las espinacas y en frutos como las almendras o los pistachos.

Hierro

Si las menstruaciones son muy abundantes y no  comemos suficientes alimentos ricos en hierro, podemos llegar a desarrollar anemia (que puede provocar cansancio, cambios de humor, dolor de cabeza, etc.). Es un mineral importante para la ovulación y para mantener un ciclo menstrual regular. En la dieta vegetariana te lo aportan las legumbre , las verduras de hoja verde,  los huevos y las semillas.

Omega-3

Esta familia de ácidos grasos tiene un efecto antiinflamatorio y participa en la modulación, la síntesis, la degradación y la recaptación de neurotransmisores y hormonas.Favorecen, incluso, la regeneración de todas las células del cuerpo, incluidas las del endometrio y los óvulos. Los alimentos que los contienen en abundancia o los suplementos pueden ser un alivio en casos de inflamación alta sensibilidad en el pecho. También pueden ser efectivos para casos de ansiedad, depresión y dolores de cabeza asociados al ciclo hormonal.Las personas que siguen una dieta omnívora los consiguen del pescado azul, y los vegetarianos de las nueces y de las semillas de lino, chía o de suplementos elaborados a partir de algas.

Vitamina A

Es esencial para la formación del cuerpo lúteo, que modula la secreción de progesterona tras la ovulación. En la alimentación vegetal puede encontrarse en los alimentos de color anaranjado, como la calabaza, la zanahoria, el boniato, etc.

Zinc

Es un antioxidante que previene en envejecimiento celular prematuro y resulta imprescindible para el equilibrio hormonal. Está presente en el huevo, las setas, la avena, la cebada, las pipas de girasol y de calabaza, las alubias o verduras como la endibia y la escarola.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *