Ingredientes y complementos

L-carnitina, un aliado en tu ejercicio diario

[:es]La actividad física debe acompañarnos en nuestro día a día, pues es uno de los pilares del estilo de vida saludable. Si además estamos siguiendo un plan para adelgazar, hacer ejercicio pasa a ser imperativo, ya que permite que nuestro cuerpo queme la energía (calorías) acumulada en forma de grasa y que la pérdida de peso resulte más efectiva. En el proceso de “quemar” esta energía, la l-carnitina tiene una función fundamental. Si quieres conocer cómo funciona este proceso y el papel de la l-carnitina, ¡sigue leyendo!

¿Qué es la l-carnitina?

Nuestro cuerpo obtiene energía de los alimentos. Después de la digestión, los nutrientes se transportan a las células dónde el metabolismo energético se encarga de usarlos para obtener energía y otras sustancias que necesita para que el cuerpo funcione correctamente. En el caso de que hayamos ingerido más calorías de la que necesitamos, se activa un mecanismo para almacenar este exceso: todas aquellas que no podemos utilizar en el momento se convierten en tejido graso. Cuando posteriormente el organismo tenga necesidades energéticas superiores, podrá utilizar esta grasa acumulada, pero para ello, necesitará que la l-carnitina le dé acceso a las reservas.

¿Cómo quemamos la grasa acumulada?

La l-carnitina actúa como un transportador de ácidos grasos de cadena larga hacia el interior de la mitocondria, lo que le permite usar estas grasas y convertirlas en energía, mediante un proceso llamado beta-oxidación.

L-carnitina y ejercicio físico

Cuando hacemos deporte, en determinadas situaciones, el cuerpo recurre a las reservas de grasa como fuente de energía. De este modo, se activan los mecanismos de movilización de ácidos grasos y, la l-carnitina facilita la entrada de éstos en la mitocondria, de manera que puede ayudar a utilizarlos como combustible para que el cuerpo pueda funcionar correctamente, en las situaciones en las que lo requiera.

¡Actívate!

Si te gusta cuidarte, o quieres perder peso, hacer ejercicio es fundamental. Hay muchas maneras de hacer deporte y puedes escoger el que más te guste: con amigos, en casa, al aire libre, en el gimnasio, etc. A menudo pensamos que no tenemos tiempo, pero la realidad es que, si tu objetivo es cuidarte, unos 30 minutos diarios de actividad física en casa serían suficientes, y siempre lo puedes complementar con ir de aquí para allá caminando en vez de coger el coche. La clave está en llevar una vida activa, alejada del sedentarismo.

Ejercicio en familia

¿Alguna vez has pensado que puedes aprovechar un plan familiar para hacer ejercicio? Pasear por la ciudad, hacer una excursión durante toda la mañana e incluso jugar en el parque con los más pequeños, podrían ser buenos ejemplos. Y, ¿qué te parece ir a visitar la nieve y pasar un buen rato en la montaña en estos días de invierno? Podéis esquiar, tiraros en trineo o hacer una guerra de bolas de nieve. Haz de tu ejercicio diario un momento de diversión para compartir con los tuyos.

¡Cuida tu cuerpo siguiendo unos hábitos de vida saludables! Hacer ejercicio, comer variado y equilibrado, descansar, desconectar, evitar el estrés, etc., son la base de un estilo de vida lleno de vitalidad.



Si te ha gustado, ¡Comparte!

[:]

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *