Caminar: una actividad con muchas beneficios para la salud

Si algo necesita nuestro cuerpo es movimiento, porque es como una máquina que necesita estar activa, como los coches: si lo dejas aparcado por un largo periodo de tiempo, se rompe. Por eso hoy queremos hablarte de una actividad muy sencilla, económica y súper beneficiosa para tu salud: ¡andar!

Puede sonar simple, pero andar todos los días entre 30 y 45 minutos ayuda a quemar grasas, aumenta el ritmo de nuestro metabolismo, mejora la potencia muscular, mantiene la salud cardiovascular y otros beneficios que investigadores de diferentes universidades han descubierto.

¿Te animas a descubrirlos? 😚

1. Caminar ayuda a reducir los antojos

Investigadores de la Universidad de Exeter descubrieron que se puede reducir las ganas de comer chocolate y de picotear si se realiza una caminata de 15 minutos. El estudio, publicado en la revista “Appetite“, sugiere que los trabajadores que descansan y andan durante periodos cortos de la jornada laboral mantienen su mente alejada del picoteo.

2. Caminar alivia el dolor articular

Varios estudios encontraron que andar reduce los dolores relacionados con la artritis y que, incluso, puede ayudar a prevenir la enfermedad. Esto se debe a que caminar protege las articulaciones, ya que durante la actividad las articulaciones se lubrican y también se fortalecen los músculos que las sostienen.

3. Caminar reduce los efectos de los genes que promueven el aumento de peso

Los genes contribuyen a las causas de la obesidad de muchas maneras, pues están relacionados con el metabolismo, la distribución de la grasa corporal, entre otros aspectos.

Investigadores de Harvard analizaron 32 genes que promueven la enfermedad en más de 12.000 personas y descubrieron que los participantes que caminaban enérgicamente durante una hora al día veían disminuidos a la mitad los efectos de dichos genes.  

4. Caminar mejora el humor

Menos estrés, ¡más sonrisas! En general, hacer ejercicio genera endorfinas, y el caminar está incluido en la lista.

Dar un paseo a paso enérgico te permite concentrarte en dicha actividad, dejando así de lado las preocupaciones del día a día. Es una manera genial de despejar la mente y dedicarte tiempo.

5. ¿Caminar descalzo?

Es una práctica
menos frecuente en la actualidad, pero en civilizaciones más antiguas se andaba
descalzo. Se dice que la sensación del pie cuando entra en contacto directo con
superficies distintas puede tener un efecto positivo en el cuerpo debido a la
reflexología.

La reflexología
sostiene que el sistema nervioso central tiene puntos en el pie que están
conectados con cada órgano del cuerpo, por lo que ciertos masajes en áreas
determinadas del pie pueden aliviar dolencias.

Además, caminar descalzo ayuda a despertar el tacto del pie, y expertos sostienen que ayuda a mejorar la circulación y a soltar la tensión y el estrés.

Quizás por ese motivo se recomienda que los bebés anden descalzos, ya que cuando están en ese proceso de aprendizaje reciben más estímulos a través de los pies que de las manos. ¡Interesante! ¿No crees?

Así que, si aún no decides qué actividad física realizar, aquí tienes una opción con la que liberarás estrés y te mantendrás activo.
¡porque tu cuerpo lo vale! 👍