Conoce las vitaminas y minerales primordiales para el organismo

Las vitaminas y minerales son micronutrientes contribuyen a regular la absorción de carbohidratos, grasas y proteínas para garantizar que nuestro cuerpo funcione correctamente. Y aunque no nos proveen de energía, tienen un papel fundamental en la regulación del metabolismo y en procesos relacionados con la síntesis de los huesos y los tejidos.

Así, tener un nivel adecuado de vitaminas y minerales ayuda a mantenernos saludables y, por supuesto, para saber si nuestros niveles se encuentran en el nivel correcto, debemos verificarlo con un profesional de la salud.

Hoy queremos hablarte de las principales vitaminas y minerales esenciales para nuestro organismo, por ser esenciales para una buena estrategia de salud y de nutrición.

Las primeras vitaminas y minerales que debemos conocer y que son esenciales para nuestro cuerpo son las vitaminas A, E y C, el zinc y el selenio. Ellos tienen efectos antioxidantes contra los radicales libres y son de mucha ayuda para el mantenimiento del sistema circulatorio y del cerebro.

La mayoría de las vitaminas podemos encontrarlas en alimentos. Por eso decíamos anteriormente que son esenciales para la nutrición.

Por ejemplo, la vitamina A podemos encontrarla en los lácteos; en vegetales como la zanahoria, el brócoli, la batata, la col y las espinacas; en frutas como el melón, el albaricoque y el mango; y en algunos alimentos de origen animal como la ternera, el pollo, el pavo y el pescado.

Por su parte, la vitamina E podemos encontrarla en aceites vegetales de maíz, como los aceites de germen de trigo, girasol, maíz y soja; en las almendras, el cacahuete y las avellanas; en las las semillas de girasol; y en las hortalizas de hoja verde, como las espinacas y el brócoli.

En cuanto a la vitamina C, podemos hallarla en mayor cantidad en alimentos como el kiwi, la col rizada, el brócoli, el repollito de Bruselas y la fresa. Sin embargo, la vitamina C suele tener más dificultades para su mantenimiento en el alimento ya que es muy sensible a la luz, al oxígeno y al calor. Por eso los alimentos que contienen vitamina C es mejor consumirlos frescos y/o crudos, ya que al cocinarlos pierden propiedades vitamínicas.

Respecto a los minerales, los alimentos que contienen mayor cantidad de zinc son la carne de cerdo (sobre todo si es un corte magro), el chocolate negro, el arroz integral, los huevos, el cangrejo, las ostras, la carne res y las semillas de calabaza.

Y los alimentos que son considerados fuentes
principales de selenio son las carnes rojas y el pescado, las hortalizas y
vegetales en general, las nueces de Brasil, los piñones, la castaña amazónica,
los mariscos, los huevos, el pollo, el ajo, los champiñones, los granos, los
cereales integrales, la levadura de cerveza y el trigo.

Vitamina Plus, vitamina D

No podemos dejar de mencionar a la vitamina D, ya que ayuda a la absorción del calcio, uno de los principales componentes de los huesos, así como una vitamina importante para el sistema nervioso, muscular e inmunitario.

La vitamina D se puede obtener de tres maneras: a través de su piel, de la dieta y de suplementos. Nuestro cuerpo produce vitamina D naturalmente después de que nos exponemos al sol (siempre de manera consciente y sin abusar, para evitar problemas en la piel). Por ello, es común que en la época de invierno tengamos déficit de vitamina D. De tal modo que es importante consultar esto con un profesional de la salud y no olvidarnos de consumir pescados grasos como el salmón, el atún y la caballa, hígado de res, queso, setas y yemas de huevo, ya que contienen una cantidad de vitamina D que aportan nutrientes a nuestro cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *