Complementos alimenticios: el plus de una alimentación equilibrada

Los complementos alimenticios son la clave para mantenernos sanos siguiendo una alimentación balanceada “Somos lo que comemos” es una frase que todos hemos escuchado muchas veces, y ciertamente si consumimos los alimentos adecuados, estaremos en nuestro mejor estado: sanos.

Y es que la salud es fundamental para desarrollar los demás aspectos de nuestra vida.

Sin embargo, hay momentos en los que el cuerpo no recibe la dosis necesaria de nutrientes para su correcto funcionamiento, sobre todo en esta época donde estamos sometidos a un estrés constante y a una vida tan acelerada.

Los trabajos cada vez más sedentarios, el consumo constante de comida rápida, los horarios que nos dejan muy poco tiempo para dedicarnos a nosotros mismos, entre otros factores, pueden alterar ese importante equilibrio nutricional.

En esos casos, los complementos alimenticios ayudan a recuperar el equilibrio que necesita el organismo, así como a reforzar el sistema inmunológico y las defensas. Y como su nombre lo indica, constituyen un complemento a la dieta diaria, mas no la sustituyen.

Los complementos alimenticios están compuestos por diferentes ingredientes, y entre los más conocidos se encuentran las vitaminas, los minerales, las fibras, los aminoácidos, los botánicos (derivados de plantas) y los probióticos.

La presentación también varía: pueden presentarse en tabletas, cápsulas, softgels, polvos o líquidos.

Entre los complementos más conocidos por su necesidad de consumo para suplementar una dieta están las vitaminas y minerales.

Vitaminas clave

En su mayoría, se recomienda consumir este tipo de suplementos con las comidas, pero es importante que esta suplementación (como todas, en realidad) sea guiada por un experto de la salud, ya que a veces el consumo de una vitamina o mineral conlleva a la ingesta de otro para una mejor absorción, o se debe regular el consumo de algunos alimentos para no minimizar el efecto del complemento.

Por ejemplo, ante el consumo de hierro es recomendable aumentar la ingesta de Vitamina C, ya que esta vitamina ayuda a asimilar mejor el hierro. Y si se consume hierro, hay que estar atentos al consumo de alimentos que contengan cafeína, por ejemplo, ya que pueden afectar la absorción del mineral.

Entre las vitaminas más importantes se encuentran las vitaminas liposolubles (A, D, E, K), y las hidrosolubles (C, y las del complejo B: tiamina, riboflavina, niacina, ácido fólico y vitamina B12).

Minerales esenciales

Los minerales esenciales para el correcto funcionamiento del organismo se encuentran en el zinc, el magnesio, el hierro, el calcio, entre otros. Todos ellos pueden consumirse como complemento alimenticio en caso de presentar un déficit, siempre que el profesional de salud de cabecera así lo considere.

También hay complementos que, al acompañar una dieta saludable, ayudan a alcanzar metas que se ven en la mejora de la figura. El té verde, las semillas de chía, la alcachofa, la garcinia cambogia, el café verde, el chitosán, la L-carnitina, la cola de caballo, entre otros, son considerados por quienes desean cuidar su figura como un plus en su alimentación equilibrada.

Otros complementos alimenticios o suplementos ayudan a mejorar el rendimiento mental diario y ayudan al descanso. Por ejemplo, la jalea real y la melatonina, respectivamente, ayudan a que podamos dar el máximo durante el día y a descansar adecuadamente durante la noche.

Recuerda que los complementos alimenticios no sustituyen una alimentación adecuada y para sacar el máximo partido de ellos y de tu alimentación, su consumo debe ser guiado por un profesional de la salud, además de llevar hábitos de vida saludables como: dormir entre 7 u 8 horas respetando una hora para acostarte y despertarte, mantener una visa activa haciendo ejercicio con regularidad o practicando algún deporte, seguir una dieta balanceada con alimentos saludables que aporten nutrientes, y tener horarios fijos para las comidas.