Cómo incorporar el Aloe Vera a tu vida y disfrutar sus beneficios

¿Quién no ha escuchado hablar, aunque sea una vez en su, vida del aloe vera? Esta planta tan popular tiene muchos beneficios para la salud por sus propiedades.

El aloe vera ha sido usado por muchas civilizaciones de todo el mundo. Sus características la convirtieron desde un inicio es una planta para tratar quemaduras y afecciones de la piel, así como para ayudar al sistema digestivo; pero también se usaba con fines cosméticos. Por ello el aloe vera, también conocido como sábila en otras partes del mundo, fue considerada por algunas civilizaciones como una planta sagrada.

Además, esta planta contiene vitamina A, vitaminas del grupo B (B1, B2, B6, B9, B12), vitaminas C y E; y minerales como el hierro, magnesio, zinc, calcio, sodio, y potasio.
¡Es toda una maravilla! Si aún no lo crees, te presentamos algunos de sus beneficios:

  • Es hidratante
  • Ayuda a combatir el estreñimiento y la colitis.
  • Ayuda a estimular la segregación de insulina.
  • Ayuda a sanar quemaduras solares leves.
  • Alivia problemas de salud bucodental, como la gingivitis.

El aloe vera es muy conocido por las ventajas que aporta a la piel. Por ejemplo, ayuda a tratar el acné gracias a sus propiedades astringentes. También sirve para después de la depilación, proporcionando una sensación de alivio y frescor. Además, ayuda a evitar las erupciones y las rojeces que aparecen por el uso de cuchillas y cera depilatoria.

¡No nos olvidemos de su acción contra las arrugas! Esto se debe al alto contenido de proteína del aloe vera, que ayudan a la formación de las células responsables de la existencia del colágeno. Y otro de sus usos es contra el pie de atleta: aplicar aloe vera sobre la zona afectada por el hongo ayuda a tratar el problema de forma natural.

Pero, ¿de qué forma puedes incorporar el aloe a tu vida diaria y obtener sus beneficios? Tenemos un par de ideas para ti.

 

Zumo de aloe vera contra la tos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para prepararlo, necesitarás:

  • ¼ de taza de pulpa de aloe vera
  • ¼ de taza de zumo de limón
  • ¼ de taza de miel
  • ¼ de taza de zumo de limón
  • Media cebolla
  • 2 cucharadas de AOVE
  • 2 cucharadas de agua tibia

Licúa todos los ingredientes, guárdalos en un tarro de cristal y refrigera. Una cucharada por la mañana y otra por la noche es un buen remedio para aliviar la tos y la garganta irritada.

Gel de aloe vera puro casero

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es buena idea tener siempre preparado un poco de gel de aloe vera por si lo necesitas en cualquier momento. Es muy fácil prepararlo en casa, solo tienes que cortar las hojas de aloe vera, lavarlas muy bien, extraer la pulpa y licuarlas hasta tener un líquido homogéneo que debes refrigerar. Así lo tendrás a mano cuando necesites aliviar quemaduras, irritaciones, o incluso si quieres agregarlo a alguna bebida o comida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *