Cómo evitar el despilfarro de alimentos

Hoy queremos hablar sobre un tema que tiene que ver con los alimentos, pero también con la responsabilidad compartida que todos tenemos con la preservación del planeta y de evitar el despilfarro de alimentos.

Según la Organización de las
Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)
, “el volumen
mundial de despilfarro de alimentos se calcula en 1.600 millones de toneladas
en el equivalente de productos primarios, y el despilfarro total de los
alimentos para la parte comestible de este volumen equivale a 1.300 millones de
toneladas”.

Este desperdicio no solo tiene consecuencias
económicas y de sanidad pública, sino que también afecta a la emisión de gases
de efecto invernadero por la producción de alimentos. A veces pensamos que un
alimento, por haber pasado la fecha de consumo preferente, ya no podemos
ingerirlo y… ¡sorpresa! Muchas veces no estamos en lo correcto.

Primero hay que tener clara la diferencia
entre la fecha de caducidad y la de consumo preferente:

La fecha de caducidad está indicada en
productos que son muy perecederos y con riesgo microbiológico: carnes y
pescados crudos y frescos, por ejemplo. Mientras que la fecha de consumo
preferente
aplica a productos más duraderos y que, aunque hayan superado la
fecha indicada, no hay riesgo microbiológico al consumirlos.

Y uno de los alimentos con fecha de consumo
preferente que más de desperdicia en España son los huevos. Sí: desperdiciamos
casi 200 millones de huevos al año y la razón es por la fecha de consumo
preferente.

En este momento seguramente te preguntas: ¿y cómo
sé si puedo consumir un huevo que ha pasado la fecha de consumo preferente
?
¡Es muy fácil! Coloca el huevo en un recipiente con agua fría: si el huevo se
hunde hasta el fondo, es indicativo de que todavía está en perfecto estado y
que puedes consumirlo sin riesgo alguno.

Es una prueba muy sencilla que evitará que
tires huevos que todavía puedes consumir. Además, tiene una doble ventaja:
ahorras dinero y evitas el despilfarro de este alimento
tan beneficioso para la salud
.

Otro truco para no tirar los alimentos con
fecha de caducidad es congelarlos después de comprarlos si sabes que no lo vas
a consumir antes de su fecha de caducidad. Eso sí, cuando lo descongeles tienes
que consumirlos en menos de 24 horas.

¿Qué otras cosas puedes hacer para evitar el
desperdicio de alimentos?

  • Planifica un menú semanal y así
    solo comprarás los alimentos que necesitas y, una vez que los compres,
    almacénalos adecuadamente para que duren el mayor tiempo posible.
  • Dale prioridad a los alimentos que
    tienen más tiempo en tu despensa frente a los nuevos
  • Aprovecha alimentos para otra
    comida: si te ha sobrado algún plato, reinvéntate en la cocina y úsalo para
    hacer un plato diferente.
  • Si quieres comer fuera, llévate a
    casa lo que sobre e intenta utilizar plataformas que incentiven la reducción
    del despilfarro de alimentos, como Too Good
    To Go
    . Comerás rico y ahorrarás dinero.
  • Aprovecha las horas en las que el
    súper baja los precios para vender los alimentos que están más cerca de su fecha
    de consumo preferente. Otra manera bastante explícita de ahorrar dinero y
    evitar el despilfarro.

¡Ponte las pilas y evita el despilfarro de
alimentos! Si todos hacemos una pequeña acción, podemos lograr la diferencia 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *