Glosario: Z

Zanahoria en polvo

La zanahoria es un alimento perteneciente al grupo de las verduras y las hortalizas, muy común en la dieta mediterránea. Se ha utilizado tradicionalmente para problemas de visión y aumentar el moreno de la piel.

Destaca por ser el alimento con mayor contenido en betacarotenos. Estos son pigmentos liposolubles, responsables del color de la zanahoria y con propiedades antioxidantes y fotoprotectoras.

Propiedades:

Los betacarotenos contenidos en la zanahoria, una vez en el organismo, se transforman en vitamina A que está implicada en la integridad de los tejidos epiteliales y de las mucosas, además de en los mecanismos de visión.

Estos pigmentos, además, tienen la capacidad de actuar como fotoprotectores junto a la melanina para protegernos de la luz solar, cuidando la salud de nuestra piel.

A la zanahoria se le otorgan propiedades antioxidantes reduciendo la formación de radicales libres, sustancias dañinas para nuestras células. Gracias a los mecanismos antioxidantes, el cuerpo puede hacer frente a problemas como, por ejemplo, los derivados de la acumulación de colesterol “malo” en las arterias.

Los nutrientes contenidos en la zanahoria pueden ayudar a estimular nuestro sistema inmunológico, así como a aportar parte de las cantidades necesarias de éstos para una alimentación equilibrada.

 

Zarzaparrilla
Smilax medica

La zarzaparrilla es una planta con propiedades diuréticas que tradicionalmente ha sido usada para favorecer la depuración de la piel, aliviar la retención de líquidos y en tratamientos depurativos.

Existen diversas variedades de esta especie, entre ellas Smilax aspera L., que crece en Europa, pero las variedades más apreciadas en fitoterapia son las zarzaparrillas americanas por su mayor acción terapéutica, como Smilax medica.

Las partes utilizadas son las raíces y el rizoma. Entre sus componentes se hallan saponinas, colina, fenoles, potasio y heterósidos. Los frutos de la zarzaparrilla resultan tóxicos, pues concentran una cantidad demasiado elevada de saponinas.

Propiedades:

La zarzaparilla tiene propiedades depurativas, ya que presenta una acción diurética debido a su contenido en saponinas.

El aumento de la diuresis contribuye al tratamiento de la retención de líquidos o edemas, pero existen otras afecciones que pueden beneficiarse del incremento en la eliminación de líquidos. Es el caso de las enfermedades reumáticas, como la gota o hiperuricemia, ya que la zarzaparilla favorece la eliminación del ácido úrico. La zarzaparilla también es utilizada para prevenir o tratar la arenilla en el riñón o litiasis renales.

Por sus cualidades drenantes, la zarzaparilla también se emplea como complemento en el tratamiento del sobrepeso que cursa con retención hídrica.

Por otro lado, tradicionalmente la zarzaparilla se ha usado también para tratar problemas dermatológicos como acné, impurezas, eccemas, psoriasis y urticarias.

Se le atribuye también un efecto digestivo y aperitivo.

Precauciones: no debe utilizarse en periodos prolongados. Por su contenido en saponinas puede irritar la mucosa gástrica. Las personas con hipertensión o problemas cardíacos en tratamiento farmacológico deben consultar al especialista antes de tomar diuréticos.

Zinc

El zinc es un mineral que realiza multitud de funciones en el organismo de los seres humanos. Se encuentra en el tejido muscular y en el hueso, principalmente, y su mayor concentración se encuentra en cabellos, uñas, piel, retina y tejidos gonadales de los hombres.

Este mineral se encuentra en alimentos de origen animal como carnes, pescados y huevos, pero también en cereales de grano entero, nueces y legumbres.

Propiedades:

El zinc es un oligoelemento que participa en un gran número de procesos fisiológicos. Ayuda a las enzimas a llevar a cabo distintas reacciones del metabolismo intermediario de macronutrientes. Participa en los mecanismos de desintoxicación corporal debida a la presencia de alcohol etílico y, a su vez, contribuye al mantenimiento de huesos, pelo, uñas y piel, así como a la síntesis normal de ADN y proteínas. Tiene también un papel destacable en los procesos de división celular.

Este mineral contribuye al normal funcionamiento del sistema inmunológico, desempeñando diferentes funciones. Efectúa un gran papel como antioxidante en el organismo, protegiendo nuestras células del daño oxidativo, eliminando radicales libres y del consecuente envejecimiento de éstas. Su déficit se ha asociado a elevados valores de glucocorticoides en sangre.

Este mineral, además, contribuye al normal mantenimiento de la visión, gracias a su capacidad de contribuir en el metabolismo de la vitamina A. Interviene en la conversión de retinol a retinal y viceversa. El retinol o vitamina A tiene un importante papel en el mantenimiento y funcionamiento del tejido de la retina, que es la membrana del ojo que capta imágenes y las envía a nuestro cerebro.

Finalmente, el zinc está relacionado con en el mantenimiento normal de los niveles sanguíneos de testosterona, así como a la correcta fertilidad y reproducción.

Precauciones: los complementos a base de zinc deberían tomarse alejados de alimentos ricos en fibra, calcio o hierro, pues estos nutrientes interfieren con la absorción del zinc.