5 trucos de maquillaje, ¡para lucir como una profesional!

Aprende trucos para hacerte un maquillaje profesional

Darse un toque de maquillaje es algo habitual, pero… ¿cuántas veces vemos estilos o delineaciones que nos gustaría aplicarnos, pero que en nuestras manos los vemos imposible? No, no hay que tirar la toalla, puedes maquillarte como una profesional con unos sencillos trucos que te facilitarán esta tarea convertida en arte hoy en día. ¡Vamos a verlos!

No son pocas las veces que vemos fotografías en revistas o incluso chicas por la calle que lucen maquillajes perfectos, pulidos, trazos finos… Pues tú también puedes lucir así: apunta estos trucos y verás como a partir de ahora serás tú la fuente de inspiración de las nuevas debutantes en este mundo de brochas y pinceles.

Trucos para un maquillaje profesional

Delinear los ojos estilo gato

Si eres de las que su pulso la delata en los trazos con tu eyeliner, o simplemente no sabes como trazar la línea perfecta de los ojos sin que parezca que cada ojo lo ha maquillado una persona diferente, atenta.

Coloca una cinta adhesiva como guía para trazar la línea. Para ello, colócala al final del ojo, en la situación que prefieras (más recta, más hacia arriba) y trata de colocar la otra cinta adhesiva del otro ojo de la manera más simétrica posible. Una vez colocadas, resigue el ojo y saca todo lo que te apetezca la línea de eyeliner. Para que no se vea una “recta”, pon la punta del eyeliner en el final del trazo más lejano del ojo y repásalo engrosando un poco ésta hacia la mitad del párpado, por encima de donde esta tu iris si miras de frente.

Después retira las cintas adhesivas y… ¡voilá! ¡Líneas perfectas!

Ojos más grandes

Si sueles usar el eyeliner para maquillar el interior de tu ojo, apunta este truco para que tus ojos luzcan más grandes: para la línea superior utiliza el color negro o color que utilices normalmente. Pero para la línea inferior, usa un eyeliner blanco. De esta manera tus ojos se verán más grandes. ¡Así de fácil!

Un colorete perfecto

Para poner el colorete y no parecer que venimos sofocadas, también hay trucos. En primer lugar, escoge un tono que se adecúe a tu piel o al maquillaje que llevas en ese momento. Un tono rosado con sombras verdes no es muy adecuado: es preferible que con colores tierra usemos tonos marrones para crear un rubor más natural.

¿Cómo aplico el colorete? No se maquilla en las mejillas contrariamente a lo que mucha gente piensa, sino debajo. Para ello, ayúdate de una cuchara. Colócala tapando tu pómulo y, una vez empolvada la brocha ligeramente, pásala por la parte de debajo de la cuchara. ¡Cuidado! No resigas todo el contorno de la cuchara, ya que puede quedar una forma redondeada hacia la punta (cerca de la nariz) que visualmente hará un efecto extraño. Debes reseguir la cuchara desde la parte más amplia hasta un dedo antes de que llegues a la punta de esta.

¡Coloretes listos!

¿Y las cejas?

No guardes la cuchara: ¡vamos a perfilar las cejas! Busca una sombra de ojos o maquillaje para cejas que se parezca al tono de tu color de pelo natural. Sí, aunque vayas teñida, es mejor buscar el tono de tu cabello, ya que no es muy recomendable poner una sombra de ojos roja en una ceja con pelo color castaño, ¿verdad? Recordemos que el maquillaje, ante todo, debe parecer natural.

Una vez tengas la sombra y el pincel fino, coge la cuchara y ayúdate de ella para hacer la forma curva por encima del párpado. Así no pintarás una ceja más recta que la otra. Fácil, ¿verdad?

Labios voluminosos en un momento

Los labios también merecen un tiempo en el maquillaje, y normalmente sólo pasamos la barra de labios y con esto ya estamos listas. Pues con el truco siguiente, conseguirás lucir unos labios más voluminosos, eso sí, te tomará un momento más que cuando aplicas tu labial habitual.

Para empezar, maquilla los labios con la misma base de maquillaje que has usado para la el rostro. Esto se hace para que el labio rebaje su color, sobre todo en el contorno, y podamos dibujar fuera sin que se note el contorno real.

Luego, delinea con un perfilador del color que hayas escogido, pero hazlo un poco por fuera. Difumina ligeramente estas líneas con un bastoncillo de las orejas, de fuera hacia el centro del labio.

A continuación, con el mismo lápiz, dibuja 5 líneas perpendiculares a la apertura de la boca, en el labio inferior. En el labio superior, pinta ligeramente la parte más lejana a las comisuras. Difumina las líneas y este toque final. A continuación, pon un poco de pintalabios del color escogido, muy ligeramente, y aplica un poco de gloss transparente. ¡Y no dejes de sonreír en todo el día!

Potencia tu belleza con estos trucos y ¡irradia luz a tu paso! 😊