¡Extra de mimos! Rutinas de belleza para el verano

¡Extra de mimos! Rutinas de belleza para el verano

En verano y sobre todo cuando estamos de vacaciones, aunque tenemos más tiempo para nosotros mismos, acostumbramos a descuidarnos más, dejamos de lado algunas rutinas básicas y sencillas, que son muy importantes para el cuerpo. Sigue leyendo y encontraras algunas acciones para crear tu propia rutina de belleza de verano.

8 rutinas de belleza para el verano

Protege tu piel del sol

Los dermatólogos y los expertos en el cuidado de la piel no dejan de repetir que protegerse del sol no solo es una apuesta por la salud, sino también para luchas contra el envejecimiento precoz de la piel.

El sol está a la orden del día, aunque no sea tu intención tomar el sol o estar expuesta a él, solo con ir paseando por la calle recibes su radiación. Por eso es muy importante ponerse protección solar antes de salir de casa siempre, aunque no vayas a exponerte de forma expresa en la playa o la piscina. Imagina una mañana de compras por el centro de la ciudad, vas paseando por la calle mientras buscas tus tiendas favoritas, descansas en una terraza tomando un refrigerio… y mientras, tu piel va absorbiendo la radiación, por eso es importante protegerse.

En el caso de que te vayas a exponer al sol, aplícate la crema solar antes de salir de casa, media hora antes de la exposición, y al menos cada dos horas mientras estás expuesto al sol. Escoge una protección de factor 30 como mínimo, y si eres de piel clarita o tiendes a quemarte con facilidad utiliza un factor más alto y aplícate crema más frecuentemente.

Hidrata tu piel por dentro y por fuera

Ya estés en la playa o en la montaña, lo más seguro es que hayas pasado bastantes horas al sol, y tu piel lo nota. Aprovecha el momento de después de la ducha para aplicarte una loción hidratante para después del sol. Durante la ducha, con el agua caliente y el vapor que se genera, los poros tienden a abrirse, lo que facilitará que la piel absorba la crema. No te olvides del interior: el colágeno y el ácido hialurónico para la piel, el betacaroteno para el bronceado… son maneras de cuidar tu piel desde dentro. No olvides beber mucha agua, ¡y comer abundantes frutas y verduras!

Exfolia tu piel

La piel tiene un proceso natural de regeneración, y si esta se expone al sol y se quema, la regeneración tiene que ser mayor, lo que puede provocar que la muerte celular de las capas superiores de la piel sea mayor. Aplícate un exfoliante corporal una o dos veces a la semana para eliminar una parte de las células muertas, de esta manera puedes facilitar la regeneración de la piel. Te proponemos algunas recetas para elaborar tus propios exfoliantes:

  • Para el rostro: un kiwi o cuatro fresones, una cucharada de postre de miel y dos cucharadas soperas de azúcar.
  • Hidratación en los labios: Una cucharada sopera de miel, dos cucharadas de postre de azúcar y un chorrito de zumo de limón.
  • Limpieza del cuerpo: tres o cuatro cucharadas soperas de aceite de coco y la misma cantidad de cucharadas soperas de sal.

Nutre tu pelo

El sol, el cloro de la piscina y la sal de la playa castigan a tu pelo durante el verano. Usar productos para protegerlo e hidratarlo es bastante fácil y efectivo, puedes encontrar una gran variedad de acondicionadores, suavizantes, mascarillas, champús, etc., especiales para proteger e hidratar el pelo, y también complementos para el cabello, a base de biotina y cisteína. También puedes optar por hacer mascarillas caseras, solo tienes que triturar todos los ingredientes bien en la batidora, aplicarla durante 20 o 30 minutos y aclararla con abundante agua. Estas son algunas opciones:

  • Un huevo, dos cucharadas de aceite y cuatro o cinco hojas de menta.
  • Un aguacate y una cucharada de aceite de coco.
  • Tres cucharadas de aceite de lavanda y la pulpa de una hoja de aloe vera.

Mantén tu rostro limpio e hidratado

El cuidado de tu rostro es de los más importantes. El rostro es una de las partes del cuerpo que más exponemos al sol, por eso hay que prestarle un especial cuidado. Procura tener la piel del rostro limpia, si habitualmente usas maquillaje, antes de ir a dormir debes desmaquillarte y limpiarte la cara debidamente, puedes aplicarte un tónico facial y finalmente aplicarte crema hidratante.

Si usas maquillaje, durante el verano intenta escoger aquellos que tienen protección solar, ya que los maquillajes que no llevan pueden dejar pasar la radiación solar y provocar la aparición de quemaduras y manchas en la piel. Para ir a la playa o a la piscina intenta cambiar el maquillaje por la crema solar, ya que la exposición va a ser mucho más directa.

Pedicura playera

¿A quién no le gusta lucir una buena pedicura? El verano es una época ideal para tener tus pies exfoliados, la arena de la playa es una excelente manera de hacerlo. Puedes aprovechar los atardeceres para pasear por la orilla del mar, dejando que el agua refresque tus pies y la arena vaya exfoliando la piel y eliminando las células muertas. Después del paseo por la orilla, lávate bien los pies y date un masaje con una crema hidratante específica. Verás que después de unos días tus pies están mucho más suaves e hidratados.

Kit de verano

Ten siempre un kit de verano a mano con las cosas básicas que puedes necesitar para no olvidarte nada.  Si vamos a exponernos al sol, es imprescindible añadir protecciones físicas como gorros, gafas y sombrillas, tal como recomiendan los dermatólogos de la Fundación Piel Sana. Por eso, te proponemos un kit de productos básicos para la playa:

  • Crema solar
  • Crema hidratante
  • Labial con protección solar
  • Gafas de sol
  • Sombrero, gorra o pañuelo que proteja tu cabeza del sol
  • Utensilios de playa y piscina, como bañador, toalla y sombrilla

No te olvides del after-sun!

Por último, te dejamos un truco para hacer un aftersun casero y natural, si no tienes uno a mano: mezcla gel de aloe vera con aceite de almendras dulces hasta conseguir una consistencia ligera pero nutritiva. Aplícalo sobre la piel limpia y seca después de una ducha, para refresca y aportar a la piel sustancias calmantes después de la exposición solar. ¡Sirve tanto para el rostro como para el cuerpo!

Con estos cuidados puedes crear tu propia rutina adaptada a tu día a día y a las actividades que vas a realizar, elige las que más te gusten y ¡disfruta de tus mimos!