¡Aprende a recuperar tu cuerpo después del embarazo!

Ejercicios para recuperar el cuerpo tras el embarazo

Después de nueve meses de embarazo, recuperar tu cuerpo puede parecer difícil, ¡pero no lo es si sigues unas buenas pautas! Aquí te dejamos algunos consejos para lograrlo mientras disfrutas de tu bebé.

Después de dar a luz deseamos volver a sentirnos ligeras y dejar la pesadez y la hinchazón de lado. Durante el embarazo, a parte del aumento de peso por el bebé, también creamos una reserva de grasa que nos servirá en la lactancia, esta reserva suele ser de 2 – 4 kg, y se suele perder durante esta.

En el caso de no dar el pecho, resulta más costoso perder esta reserva energética. Esto se debe a que no hay el gasto energético extra que se necesita para la producción de la leche. Asimismo, recuperar el peso de antes del embarazo es igualmente factible.

Entonces, después del embarazo ¿tenemos que hacer una alimentación especial?

Simplemente tenemos que hacer una dieta saludable, es decir equilibrada y suficiente. La alimentación en este periodo será muy importante, no solo para la producción de la leche materna, sino también para la recuperación de la madre, tanto de peso como de energía. Y es que cuando el bebé es recién nacido, es muy demandante y tiene que comer cada pocas horas, lo que hace que la madre tampoco tenga un descanso adecuado y se sienta mucho más cansada durante el día.

Aunque es cierto que al inicio de la lactancia la madre utiliza parte de la reserva de grasa para la producción de la leche materna, tendremos que aumentar un poco la ingesta calórica de la madre ya que esta producción tiene un elevado coste energético.

En el caso de no hacer lactancia materna, no es necesario aumentar la ingesta ya que, como hemos comentado, el gasto extra no estará, pero el tipo de alimentación debe ser equilibrada igualmente. Si este es tu caso, solo tienes que seguir un estilo de vida saludable, que incluya una buena alimentación y un poco de ejercicio físico. No te desanimes, puede ser que tardes un poco más de lo que crees pero, ¡seguro que lo conseguirás!

La actividad física también es un factor importante para la recuperación del cuerpo. Y aunque con un bebé es más complicado, podemos aprovechar momentos con el pequeño para hacer ejercicios. Para esta etapa hay algunas actividades físicas que no están recomendadas, pero tenemos otras opciones de deportes que podemos hacer con nuestro bebé como el yoga, pilates, natación, running… ¡Déjate asesorar por un profesional para adecuar la actividad para los dos!

Además, la actividad física no solo ayudará a nuestro cuerpo a volver a nuestro peso, también ayudará activarnos y aumentar la energía.

¿Qué podemos hacer para recuperar la elasticidad de la piel?

Para recuperar la elasticidad de la piel debemos realizar una dieta equilibrada, rica en vitamina A y C, ácidos grasos insaturados y suficiente en proteína y colágeno.

El colágeno es una de las proteínas más abundantes del cuerpo humano y forma parte de la piel y tejidos de sujeción. En la actualidad, la ingesta de colágeno se ha reducido dado que esta proteína se encuentra normalmente en la gelatina que se forma durante la cocción en platos de carnes y pescados, (callos, caldos de hueso, morros…). Nuestro ritmo actual nos impide dedicar las horas necesarias a la cocina para lograr beneficiarnos de este nutriente.

Pero si seguimos una alimentación equilibrada y variada, podemos asegurar el aporte de este nutriente con un complemento alimenticio como las capsulas VIVE+ Colágeno + Ácido Hialurónico, para asegurar un correcto funcionamiento de la piel.

Por otra parte, los alimentos ricos en vitamina A y C pueden contribuir al mantenimiento de la piel y la formación de colágeno en condiciones normales. Estas vitaminas se encuentran mayoritariamente en frutas y verduras de color rojo, anaranjado y verde y en cítricos. Tenemos un artículo que te ayudará a aprender más sobre alimentos que cuidan tu piel.

Una vez más podemos comprobar que una dieta equilibrada acompañada de actividad física es la mejor opción, así que ¡no te lo pienses más!