Recetas de Semana Santa más ligeras

Ya se acercan esos días de fiesta en los que nos envuelven las tradiciones culturales y familiares de las que tanto gozamos. Volvemos a sacar un poco más de tiempo para adentrarnos en la cocina y dedicar más rato a preparar recetas típicas de estas fechas. En ocasiones, la mayor preocupación es la composición de muchos de los dulces típicos, ¿qué te parecería si te dijéramos que tenemos unas recetas más ligeras de los dulces tradicionales de Semana Santa? ¡Vamos a verlos! 

Recetas ligeras de Semana Santa

El olor a anís de las rosquillas, el de canela de las torrijas, ese sabor inconfundible de los pestiños… ¡Qué buenos! Podemos seguir comiéndolos sin renunciar a su sabor, aligerando sus calorías, para que los disfrutemos doblemente: organolépticamente y sin que nos pese en la consciencia. ¡Que un dulce es un dulce! ¡Qué mejor si encima es más saludable que de costumbre!

Rosquillas de anís más ligeras

Para preparar esta receta, necesitaremos 500g de harina de trigo integral, 1 sobre de levadura en polvo, 3 huevos, 100ml de aceite, 150g de azúcar, 100ml de anís y raspadura de medio limón.

Bate los huevos con el azúcar. Una vez la mezcla se haya emblanquecido, añade la raspadura de limón, el aceite y el anís, y mézclalo todo.

En un recipiente aparte, mezcla los ingredientes secos: harina y levadura. Cuando lo tengas, ve incorporándolo poco a poco a la mezcla de los huevos. Tendrás que seguir amasando con las manos hasta que la masa no se te pegue en las manos. La dejaremos reposar una media hora en envera, tapada con un filme transparente.

Ahora haz bolitas con la masa, pequeñas, como albóndigas. Luego hazles un agujero en medio. Colócalas en una bandeja de horno con papel especial. Con el horno previamente precalentado (180º), mete la bandeja y tenlas máximo 20 minutos. Hay que vigilar que no se tuesten demasiado.

Las dejamos enfriar a temperatura ambiente y las sumergiremos en almíbar que vamos a preparar con un vaso de agua, otro de azúcar y una cucharada sopera de miel, en un cazo, hasta que empiece a hervir. Apagamos el fuego y en esa mezcla es donde sumergiremos nuestras rosquillas. Déjalas enfriar y… ¡ya verás que delicia!

Torrijas al horno, ¡con todo su sabor!

Para preparar estas deliciosas torrijas, necesitas 1 barra de pan duro, 1 litro de leche semidesnatada, 1 limón, 1 rama de canela, 100g de azúcar, 3 huevos, miel canela en polvo y si quieres, azúcar para espolvorear.

¡Empezamos! En un cazo, calienta la leche con la rama de canela, la cáscara de limón y el azúcar. Cuando hierva, apaga el fuego y cuela esta leche.

Mientras se atempera un poco la leche, corta el pan en rebanadas de un centímetro y medio de ancho. Luego pásalas por la leche que has preparado, que empapen un poco, y deja que escurran para que no goteen. Bate el huevo y unta las rebanadas con él. Deja que escurran también un poco.

Con el horno previamente precalentado a 165º y coloca las torrijas en una bandeja con papel especial para el horno y déjalas 5 minutos por cada lado.

Una vez los saques puedes rebozarlas en canela y azúcar, o sólo canela, o canela y miel, o… ¡nada! ¡La verdad es que están buenas de todas las maneras!

Pestiños más ligeros

La receta de los pestiños sigue siendo la misma, pero en vez de freírlos lo que hay que hacer es sustituir ese paso por el horneado. De esta manera conseguiremos reducir en mayor cantidad las calorías que nos aporta este dulce tan sabroso.

Lo más importante: hábitos saludables

Lo más importante en estas fechas, como en todas las festividades en las que los dulces y las comidas con recetas elaboradas suelen ser las protagonistas, es que no dejes de lado tus rutinas. Recuerda en la medida de lo posible seguir una alimentación equilibrada en la que abunden frutas y verduras, pescados y carnes poco grasas, no olvides beber agua y practicar alguna actividad física, por ejemplo, salir a pasear y rodearte del ambiente que hay estos días en los pueblos y ciudades.

Si sueles seguir unos buenos hábitos saludables, ¡los dulces te sabrán aún más dulces! ?