Ponte en forma y cuida tus articulaciones

Ponte en forma

Uno de los propósitos que más se ponen para el nuevo año es “ponerse en forma”. Retomar la actividad es algo que se debe hacer con un cuidado especial para evitar lesiones que impidan lograr el objetivo y sobre todo para evitar que a la larga las articulaciones puedan verse resentidas por no haber seguido unas buenas prácticas en todo lo que rodea a la actividad física. Así que, ¿qué te parece si vemos unos consejos para disfrutar de esta vuelta y cumplir con el propósito desde el primer día?

El sedentarismo es uno de los principales desencadenantes de los problemas de peso (sobrepeso, obesidad), entre otras cosas, tal como explica el programa “Actívate, aconseja salud”. En este plan del Consejo Superior de Deportes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte se explican los beneficios que nos aporta a la salud incorporar la actividad física como hábito de vida. Por lo tanto, si ya has decidido sumar salud, ¡veamos la mejor manera para empezar!

5 consejos para ponerte en forma de manera saludable

Calentar siempre

Uno de los propósitos que más se ponen para el nuevo año es “ponerse en forma”. Retomar la actividad es algo que se debe hacer con un cuidado especial para evitar lesiones que impidan lograr el objetivo y sobre todo para evitar que a la larga las articulaciones puedan verse resentidas por no haber seguido unas buenas prácticas en todo lo que rodea a la actividad física. Así que, ¿qué te parece si vemos unos consejos para disfrutar de esta vuelta y cumplir con el propósito desde el primer día?

El sedentarismo es uno de los principales desencadenantes de los problemas de peso (sobrepeso, obesidad), entre otras cosas, tal como explica el programa “Actívate, aconseja salud”. En este plan del Consejo Superior de Deportes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte se explican los beneficios que nos aporta a la salud incorporar la actividad física como hábito de vida. Por lo tanto, si ya has decidido sumar salud, ¡veamos la mejor manera para empezar!

Rutinas suaves

Tanto si antes eras más activo y habías hecho ejercicio, y ahora lo retomas, como si empiezas de cero, has de empezar con rutinas suaves y adaptadas a tu nivel, ya que pretender seguir un ritmo o mover unos pesos por encima de lo que tu cuerpo ahora puede mover cómodamente, puede lesionarte y apartarte de la actividad física por mucho tiempo. No sólo es importante por esto, también porque la intención es ir regularmente: aunque no te lesiones, puedes sobre-fatigarte tanto que por unos días no vuelvas a pisar el terreno de juego. Es más interesante empezar suave e ir aumentando progresivamente. De esta manera, además, aprendes a realizar los ejercicios con buena técnica que te asegurarán que a medida que vayas aumentando tu rendimiento no te lesiones.

Estiramientos

Igual que es necesario calentar para preparar los músculos y articulaciones para lo que vas a realizar, es importante que al finalizar la actividad física realices unos estiramientos para relajar los músculos después de haberlos hecho trabajar. Estos estiramientos deben ser suaves, sin rebote, sin buscar la hiperextensión: no se pretende ganar flexibilidad, sino que el músculo recupere su posición natural. Estos estiramientos, igual que el calentamiento, previenen de muchísimas lesiones. Merece la pena, por lo tanto, dedicar unos minutos a la recuperación muscular, en los que además puedes aprovechar para relajarte y que van a servir para volver al estado de calma general.

Hidratación

Mantenerse hidratado es un factor también muy importante para garantizar un buen rendimiento, evitar la fatiga y evitar lesiones. Pero mantenerse hidratado no es beber sólo durante la práctica deportiva: es también beber agua durante el día. La correcta hidratación se logra a lo largo del día, aunque es importante ir reponiendo en la medida de lo posible durante la práctica de ejercicio físico, a pequeños sorbos. Se deben beber de 1,5 a 2 litros de agua diariamente en total para garantizar que el cuerpo va a poder realizar todas sus funciones correctamente, y más cuando lo vas a exponer a un trabajo que requiere de este líquido para mantener una temperatura corporal y para que se produzcan ciertos intercambios en el medio acuoso en el que se encuentran nuestras células. Así que ya sabes: una botella de agua ¡tu fiel compañera!

Alimentación

En deporte se conoce como entrenamiento invisible aquellos pilares básicos que permiten que la práctica deportiva se realice con normalidad y que garanticen el máximo rendimiento del deportista. Estos pilares son el correcto descanso, la hidratación y la alimentación. Pero cuando hablamos de “alimentación” no nos referimos a no pasar hambre. Se trata de adecuar las ingestas a las necesidades, tanto calóricas como nutricionales. Por lo tanto, comer de manera saludable, aumentando el consumo de verduras, hortalizas y frutas, y evitando algunos alimentos menos adecuados para nuestra salud como los dulces y snacks, entre otras cosas, puede garantizar una mejor consecución de nuestros objetivos. Los alimentos aportan nutrientes necesarios para garantizar unos buenos depósitos de energía, realizar una buena contracción muscular, favorecer la relajación del mismo, y una posterior recuperación y mantenimiento de músculo, huesos y articulaciones.

Para darle un plus a tus articulaciones y aportarles los nutrientes necesarios para que logres tu propósito de este año, puedes optar por incorporar algunos ingredientes naturales como el colágeno y el magnesio en tu dieta. ¡Recupera tu rutina con salud!