Glosario: O

Omega 3

Dentro del grupo de las grasas o lípidos, los omega 3 son una de las familias más importantes de ácidos grasos poliinsturados (AGPI). El ácido graso omega 3 o alfa-linolénico se descompone en otras moléculas más pequeñas entre las que destacamos los ácidos eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA).

Los ácidos grasos omega 3 son un tipo de grasa poliinsaturada que disminuyen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

El EPA y el DHA se encuentran de modo natural en los pescados azules como el atún, el salmón o las sardinas, así como en el marisco y otros alimentos marinos como las algas. Por otro lado, el ácido alfa-linolénico se encuentra en los aceites de semillas -soja, maíz, girasol-, en los frutos secos, en el germen de cereales y en menor medida, en los vegetales verdes.

Para cubrir las necesidades diarias de omega 3, se aconseja un consumo de pescado azul de 2 a 3 veces por semana.

Propiedades:

El ácido alfa-linolénico (ALA) contribuye al mantenimiento de los niveles normales de colesterol en la sangre.

Por otro lado, los ácidos EPA y, especialmente el DHA, son importantes para la función visual y el desarrollo neurocognitivo en prematuros y recién nacidos, por lo que se consideran semiesenciales durante este periodo. Concretamente, la ingesta materna de DHA contribuye al desarrollo normal del ojo y del cerebro del feto y de los lactantes amamantados.

Tanto el EPA como el DHA contribuyen a la función normal del corazón.

Onagra
Oenothera biennis L.

El aceite de onagra proviene de la semilla de una planta originaria de Norteamérica. Los nativos americanos utilizaban tradicionalmente la planta para combatir el asma, aliviar los dolores menstruales, reducir los problemas cutáneos y cicatrizar heridas, entre otros. Actualmente, el aceite de onagra se utiliza para el cuidado de la piel y regular el ciclo menstrual.

La onagra, también llamada prímula, se empezó a usar en Europa en forma de infusión, ya que se le atribuían propiedades para regular la menstruación y aliviar las molestias asociadas. Actualmente, se utiliza en aceite obtenido del prensado en frío de las semillas.

Destaca su contiendo en ácidos grasos esenciales como el ácido linoleico y gammalinolénico, aunque también contiene pequeñas cantidades de ácido oleico, palmítico y esteárico.

Propiedades:

Los ácidos linoleico y gammalinolénico son necesarios para la formación de prostaglandinas, unas sustancias que son las precursoras de algunas hormonas y sustancias antiinflamatorias. Esta actividad hace del aceite de onagra un tratamiento natural para regular la salud hormonal y, especialmente, el ciclo menstrual de la mujer. Además, su acción antiinflamatoria reduce algunos síntomas asociados a la menstruación, como el dolor de mamas (mastalgia).

La piel también puede beneficiarse de la toma de aceite de onagra por vía interna. Los estudios muestran una acción beneficiosa sobre la dermatitis alérgica y el eccema atópico. Además, los ácidos grasos esenciales que contiene pueden mejorar la hidratación cutánea en caso de sequedad o falta de nutrición de la piel.

Precauciones: la onagra está contraindicada en pacientes epilépticos y en el embarazo o lactancia. Interacciona con fármacos anticoagulantes y epileptógenos.

 

Ortosifón
Ortosiphon straminaeus 

El ortosifón, también conocido como Té de Java, es una planta originaria de Malasia con una acción diurética reconocida. Los usos tradicionales también incluyen el tratamiento de infecciones e inflamaciones de las vías urinarias, la hipertensión y el uso complementario en dietas depurativas y de adelgazamiento.

Se utilizan las hojas y las sumidades floridas, ricas en sales minerales, ácidos fenólicos y flavonoides. Destaca su contenido en sales potásicas (3%), responsables del efecto diurético del extracto de esta planta..

Propiedades:

Su contenido en sales potásicas y ácido litospérmico le confieren propiedades diuréticas y hacen del ortosifón una planta indicada en casos en los que se requiera aumentar la diuresis, incluyendo inflamación, infecciones leves o arenilla en las vías urinarias, reumatismo e hipertensión arterial. Algunos estudios sugieren que el ortosifón favorece la excreción de ácido úrico, por lo que podría contribuir al tratamiento de la hiperuricemia o gota.

El ortosifón se ha utilizado tradicionalmente como complemento en dietas de adelgazamiento por su efecto depurativo.

Por último, el ortosifón tiene también una actividad antioxidante debido a la presencia de ácidos fenólicos.

Precauciones: el ortosifón no debe usarse en personas con edemas debidos a la insuficiencia renal o cardíaca o en la obstrucción de vías biliares.