Mantener la dieta: 7 consejos para no fallar

Mantener la dieta: 7 consejos para no fallar

Con el año nuevo llegan las clásicas listas de propósitos interminables, ir al gimnasio, comer mejor, dejar de fumar… Una lista que se repite año tras año, ¿Pero…realmente logras cumplir alguno de estos objetivos?  Este año te ayudaremos a conseguir mantener la dieta con estos consejos. ¡Seguro que lo logras!

 

¿Por qué fallas en mantener la dieta?

A todos nos gusta apuntar alto, pero debes ser realista también. El primer error que probablemente hagas es tener un objetivo muy difícil de conseguir y en poco tiempo de plazo. Mantener la dieta debe ser un objetivo alcanzable y que lo veas como un reto personal, pero no fuera de tus posibilidades. Piensa que este reto depende de ti y de tu fuerza de voluntad, ¡cree en ti!

 

¡Consigue tu objetivo! Descubre cómo mantener la dieta

Márcate objetivos a corto plazo

Para establecer tu meta de mantener la dieta debes pensar que puedes conseguir en un periodo de tiempo corto, ya que así tendrás más motivación para conseguirla. Eso no significa que una vez conseguido debas dejarlo aquí, sino que sean acciones que te lleven a un nuevo reto, por ejemplo, empezar por introducir más fruta y verdura en tu dieta y una vez conseguido, apuntar otro aspecto de la alimentación, como disminuir los productos procesados.

No te marques una dieta como una fase

Un error que se suele cometer es plantearse una dieta para conseguir un objetivo, cuando en realidad lo que deberías conseguir es una adherencia a una alimentación saludable, creando hábitos. No te plantees una dieta para conseguir un objetivo a corto plazo, ya que esto tiene fecha de caducidad. Busca una dieta con la que estés a gusto y una manera de comer (saludablemente) con la que puedas convivir siempre.

La flexibilidad

Las hamburguesas, helados y algunos de los alimentos que más te gustan, también tienen cabida esporádicamente en una dieta bien estructurada. Cuando se nos prohíbe alguna cosa, nuestro cerebro no puede dejar de pensar en ello. Una dieta flexible facilita el seguimiento, de hecho este tipo de dieta cuenta con un mayor mantenimiento del peso a largo plazo según varios estudios. Y por supuesto, no debes frustrarte ni castigarte cuando hagas este tipo de excepciones en alguna comida, ¡tus objetivos no van a desvanecerse por un día puntual!

Además, hay trucos para seguir disfrutando de esos platos sin que eso suponga “saltarse la dieta”. Si te gustan las patatas, el huevo frito o la tortilla de patatas ¡no renuncies a estos platos!, simplemente cambia el método de cocción! Presta atención a la cocción y el proceso de elaboración de tus comidas y podrás comer esos platos que te encantan con un contenido calórico mucho menor, ¡y mucho más sano! Por ejemplo, puedes preparar unas deliciosas patatas “fritas” al horno, sin usar aceite, o un huevo “frito” hecho a la plancha o incluso hacer la tortilla de patatas con las patatas hervidas, ¡ni notarás la diferencia! Encontrarás más recetas ligeras en nuestro artículo sobre recetas tradicionales aligeradas,

La falta de tiempo no puede ser una excusa para no cocinar, si te organizar de manera correcta seguro que puedes encontrar un ratito para preparar tus platos favoritos y no recurrir a productos precocinados.

Muévete

Una buena alimentación es crucial, pero para estar sanos esta siempre debe ir ligada a la realización de actividad física. Unos 30 minutos diarios de actividad aeróbica como por ejemplo caminar, correr, ir en bici… ¡se creativo! Puedes quedar con tu grupo de amistades para ir a andar, apuntarte a un gimnasio o disfrutar de un momento de tranquilidad dando un paseo en bici por alguna zona verde, ¡seguro que encuentras tu actividad ideal!

Y si no te apetece ir al gimnasio, ¡nosotros te proponemos algunos ejercicios de tonificación que puedes hacer donde tú quieras! Si necesitas ideas, te explicamos cómo tonificar tu cuerpo en casa.

Una buena hidratación

Una buena hidratación también tiene mucho que hacer en cuanto a cumplir a una dieta se refiere. Muchas veces nuestro cuerpo tiene sed, pero confundimos esta sed con hambre, y acabamos comiendo algo cuando en realidad no lo necesitábamos. Pero… ¿cuánta agua hay que beber? Aunque normalmente se dice que hay que beber unos dos litros diarios de líquido (preferentemente en forma de agua), ni la Organización Mundial de la Salud ni otras guías científicas lo demuestran. La respuesta más sencilla sería que bebas según tu sensación de sed. Obviamente hay muchos factores que afectan a esta cantidad: ejercicio, clima, ingesta de alimentos y procesos patológicos (diarrea, vómitos, fiebre, quemaduras, etc) o dependiendo de la edad estos mecanismos no funcionan y es mejor programar momentos para hidratarse. En ese caso, pensar en beber 6-8 vasos de agua al día es una buena estrategia.

Busca alternativas para esos momentos de antojos dulces

Para muchas personas el problema principal de seguir una dieta saludable son los dulces, ¡que difícil se hace a veces evitarlos! Pero… ¿por qué evitarlos? !Busca opciones saludables! Hay alternativas que pueden estar igual o incluso más buenas que estas. ¿Y la satisfacción de comer algo que has hecho tu misma y que además esta riquísimo? Puedes hacer recetas muy sencillas con pocos ingredientes. Puedes probar algunas recetas dulces caseras en el artículo sobre postres sin azúcar. Y si quieres opciones rápidas para esos momentos de antojo, opta por alimentos naturalmente dulces como los dátiles, además, son ricos en fibra. También puedes optar por un trocito de chocolate mínimo 70% cacao, ¡poco a poco acostumbrarás al paladar y te encantará!

¡No te olvides de un buen descanso!

Aunque estar activa y seguir una correcta nutrición te va a ayudar a estar más sana, respectar las horas de descanso del cuerpo también es crucial, y este factor se suele pasar por alto.

¿Sabias que aproximadamente un tercio de tu vida lo pasas durmiendo? Cualquier problema durante el sueño, acaba afectando al día a día ya que las funciones del sueño son importantísimas para tu organismo ya que ayuda a reparar el cuerpo cada día y a regular sus biorritmos.

Lo ideal sería dormir entre 7 y 9 horas, además hay que tener en cuenta que la calidad del sueño es tan importante como la cantidad, ya que aunque duermas muchas horas, si no descansas bien no habrás recuperado lo suficiente.

 

¿Un resumen rápido?

Al fin y al cabo, puede parecer complicado pero con pequeños cambios puedes mantener tu dieta con mucha más facilidad, resumimos los puntos clave que hemos mencionado anteriormente para que te sea más fácil:

  • Sube escaleras, deja el ascensor para los demás
  • Bebe como mínimo 2 litros de agua/día, y deja las bebidas azucaradas de lado
  • Reduce la sal en tus comidas, y acostumbra a comer despacio, sin distracciones y masticando correctamente
  • Haz la compra semanal sin hambre en el cuerpo, así evitarás tentaciones
  • Agrega verduras a todas tus comidas (o a la mayoría)
  • Evita la comida chatarra
  • Realiza actividad física, mínimo 30 minutos al día
  • Duerme 8 horas al día

 

Con estas claves seguro que consigues cumplir con tu objetivo de mantener la dieta, ¡solo hace falta que creas en ti!