Las claves de la felicidad

las claves de la felicidad

Queremos ser felices. ¿Es posible? La ciencia avala que la felicidad se puede alcanzar, incluso Harvard tiene ya una asignatura sobre cómo ser más feliz. Los expertos sostienen que ser feliz depende, por un lado, de nuestros genes, y por otra parte, también se puede aprender. Como cualquier otra aptitud. Es bonito saber que la felicidad se puede aprender. Por ese motivo te damos las claves de la felicidad. ¡Ponlas en práctica!

 

Las 5 claves y consejos para ser feliz

Pasar tiempo con la familia y amigos

En indudable que pasar nuestro tiempo con los seres queridos es una de las principales fuentes de felicidad. De hecho, la lucha por la conciliación familiar es una de las prioridades de muchos trabajadores que no quieren ver sus relaciones familiares mermadas por el trabajo.

También es importante que nos rodeemos de personas positivas. Nos contagian su actitud, ya que siempre ven el lado bueno en todas las situaciones. Cuando estamos con una persona alegre, el mal humor se nos pasa y disfrutamos tanto de su compañía como del momento.

Viajar para conocerse

El novelista norteamericano Henry Miller decía: “Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”. Conocer otras culturas nos permite entender otros puntos de vista. Nos hace más empáticos. Además de resolutivos. Pongamos un ejemplo de esto. Tanto si viajas solo o con amigos, pueden surgir contratiempos y aprendes a resolver problemas. También nos hace valorar menos el materialismo. Las personas que viajan aprecian más los recuerdos, las personas, las conversaciones y las experiencias vividas.

Practica actividad física

Siempre hemos alabado las bondades de realizar deporte. Está demostrado que cuando realizamos una actividad deportiva durante unos 45 minutos somos más felices. ¿Cómo? Porque el cuerpo segrega serotonina, una hormona con diversas funciones, y una de ellas es regular el estado de ánimo. El ejercicio también libera endorfinas. Esto se debe a que cuando vemos que somos capaces de lograrlo, nos sentimos plenos y con bienestar.

El ritmo de la felicidad: música

La música afecta a nuestras emociones. El estado de ánimo se ve afectado según el ritmo de una canción. No es lo mismo escuchar canciones tristes sobre parejas que han roto que aquellas que proclaman la alegría, el amor y la felicidad. La buena música nos hace estar de mejor humor, nos ponemos a tararear, mover los pies o las manos, ¡o incluso querer bailar!

Así que ya sabes, ¡haz una playlist! Cuando tengas un día malo o simplemente quieras sentirte feliz, escucha tus canciones favoritas. ¡Seguro que te levantan el ánimo!

Vive el presente

Vivir en el ahora, ser plenamente conscientes de lo que hacemos es una forma de valorar las acciones cotidianas. ¿Cuántos de nosotros nos imaginado el peor escenario posible cuando hemos tenido un problema? ¿Verdad que luego no ha resultado ser tan nefasto?

Existen ejercicios que nos ayudan a tomar consciencia de aquellas actuaciones que hacemos inconscientemente. Por ejemplo, comer con la mano contraria. ¿Esto de que sirve? Hemos mecanizado nuestra rutina y no valoramos lo que tenemos. Cuando somos conscientes de los esfuerzos que hay detrás de cada rutina, podemos valorar más los detalles de cada día.

Esto también nos enseña a ser más agradecidos con nuestra situación y con lo que tenemos. Estamos muy acostumbrados a no dar las gracias por las cosas que hacen los demás. ¿Quieres tener una actitud más positiva? Te contamos hasta 15 trucos para desarrollar una actitud positiva.

La pasión que mueve tu mundo

Realizar una actividad que nos gusta, calma y nos hace felices, es un buen motivador. Aprovecha tu tiempo libre para realizar aquellas actividades que te aportan calma y te gustan. Puede ser cantar, escribir, construir un puzle, dibujar, ir a clases de violín… ¡Lo que más te guste! La búsqueda de nuestra pasión tiene muchos nombres y técnicas, en otro artículo te contamos más sobre el ikigai, el término japonés para encontrar nuestra motivación en la vida.

 

Esperamos que con estos consejos logres aprender a ser feliz. No hace falta que pongas en práctica todos los consejos, solo aquellos que concuerden más con tu personalidad. ¡Esperamos que la felicidad te acompañe!