Glosario: L

L-arginina

La arginina es un aminoácido, esto es, una unidad estructural de las proteínas. Puede ser producida por nuestro organismo, sin embargo, en situaciones de alta necesidad puede resultar esencial, es decir, que sea necesario recurrir a la alimentación para cubrir las necesidades del organismo.

La arginina se puede encontrar en forma D o L, siendo esta última la que nuestro organismo es capaz de absorber. La podemos encontrar en alimentos ricos en proteínas tales como las carnes, los pescados o el huevo.

Propiedades:

La L-arginina tiene distintas funciones en el organismo como participar en la formación de proteínas y péptidos, así como de prolaminas y creatina, entre otros compuestos. También resulta un intermediario del ciclo de la urea.

A la arginina se le otorga la capacidad de estimular la secreción de diversas hormonas en nuestro organismo, tales como insulina, glucagón, catecolaminas, prolactina, progesterona, hormona de crecimiento y factor de crecimiento análogo a la insulina, por lo que podría estar recomendada en pacientes en situaciones de catabolismo metabólico.

Por otro lado, se sugiere que podría estar relacionada con el mantenimiento de la respuesta inmunitaria aumentando los linfocitos y la actividad de algunas células del sistema inmune innato, así como estimulando reacciones de hipersensibilidad retardada. Además, parece ser que tiene un papel importante en la respuesta inmunológica frente a situaciones de inflamación y sepsis.

Finalmente, se sugiere que desempeña una función endotelial protegiendo el organismo de problemas cardiovasculares. Esto se debe a que es un precursor del óxido nítrico, una sustancia con acción vasodilatadora, antiaterogénica y antiagregante plaquetaria. Algunos estudios relacionados con la suplementación de arginina sugieren que puede mejorar la función endotelial a corto plazo.

L-carnitina

La carnitina es un aminoácido ramificado que nuestro cuerpo forma a partir de los aminoácidos esenciales lisina y metionina. Para su síntesis es necesaria la presencia de otros nutrientes como la vitamina C, la vitamina B3, la vitamina B6 o el hierro. Su forma activa en los humanos es la L-carnitina.

Esta molécula se encuentra en alimentos tales como las carnes, los lácteos, el aguacate, la levadura de cerveza o el germen de trigo.

Podemos encontrar este aminoácido ramificado en varias zonas del organismo, siendo el músculo esquelético y cardíaco donde se concentra en mayor cantidad.

Propiedades:

La L-carnitina es una sustancia conocida y utilizada por una infinidad de deportistas hoy en día. Tiene un papel fundamental en el transporte de ácidos grasos de cadena larga al interior de la mitocondria, donde estos lípidos sufren una serie de reacciones que permiten al organismo obtener energía evitando el descenso de las reservas de glucógeno muscular, también conocido como “gasolina del músculo”.

Además de su función energética, se sugiere que la L-carnitina interviene en el metabolismo de otros ácidos grasos ramificados y que puede contribuir a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.

Finalmente, algunos estudios sugieren que la suplementación con L-carnitina en lactantes de bajo peso podría contribuir al incremento de la ganancia ponderal.

L-cisteína

La L-cisteína es un aminoácido semiesencial. Nuestro cuerpo es capaz de sintetizarlo de manera endógena, pero puede ser necesario su aporte a través de la alimentación en situaciones en que las demandas de éste estén aumentadas.

La cisteína se forma a partir de metionina, y la forma L es la que resulta biodisponible para el organismo humano.

Podemos encontrar este nutriente en alimentos ricos en proteínas, como por ejemplo, la carne, el pescado, la leche y sus derivados o el huevo, entre otros.

Propiedades:

Como el resto de aminoácidos, representa una unidad estructural de proteínas, por ello es fundamental para la formación de muchas de éstas. Por otro lado, forma parte del centro activo de muchas enzimas, por lo que es muy importante para llevar a cabo infinidad de las reacciones que se dan en nuestro cuerpo.

La L-cisteína es imprescindible, también, para la formación de inmunoglobulinas G e insulina, por esta razón, tiene un papel importante en el sistema inmunitario y en el metabolismo de los carbohidratos. Es importante, igualmente, en el metabolismo de los ácidos grasos.

Puede actuar como precursor de ciertas vitaminas como la tiamina y es un precedente del glutatión, una molécula antioxidante básica para el organismo, y un componente esencial para la respuesta inmunitaria. Se la relaciona, también, con la salud del sentido de la vista.

Finalmente, la L-cisteína puede contribuir a la salud de la piel, uñas y cabello gracias a su contenido en azufre.

Precauciones: Dos moléculas de cisteína forman, mediante un enlace de azufre, una sustancia llamada cistina. Esta molécula está relacionada con patologías del riñón, por lo que se debería controlar su consumo en estos casos.

L-cistina

La L-cistina es la forma oxidada de la L-cisteína. Se forma a partir de dos moléculas del aminoácido cisteína unidos por enlaces llamados puentes disulfúricos.

Además de la capacidad del cuerpo para crear L-cistina a partir de L-melatonina y L-cisteína, podemos aportar cantidades de esta molécula a través de alimentos proteicos como las carnes, el pescado, los lácteos o los huevos, entre otros.

Propiedades:

Es un aminoácido fundamental para el cabello, pues forma parte de la estructura de éste, constituyendo el 5% de su peso.

Además, es importante para la salud de la piel y las uñas, así como para la estimulación de la actividad de la insulina, molécula que regula los niveles de azúcar en sangre.

Finalmente, se le otorga la capacidad de facilitar la eliminación de sustancias tóxicas del organismo.

Precauciones: las personas con patologías renales deberían evitar excesos de esta sustancia.

L-Metionina

La metionina es uno de los 8 aminoácidos esenciales que forman parte de las proteínas, por lo que nuestro cuerpo no es capaz de producirlo y debemos obtenerlo a través de los alimentos. La L-metionina es la forma aprovechable por nuestro cuerpo.

Podemos encontrar metionina en alimentos ricos en proteínas, especialmente de origen animal como las carnes, los pescados, los huevos, los lácteos y sus derivados.

Propiedades:

La metionina, al ser un aminoácido, forma parte de muchas de las proteínas de nuestro organismo, y participa en la formación de otros aminoácidos como la cisteína, la taurina o la carnitina. La cisteína es precursor del glutatión, una molécula con potencial antioxidante, la taurina es el segundo aminoácido más abundante del tejido muscular y la carnitina participa en el metabolismo de los ácidos grasos, utilizándolos como fuente de energía, por lo que se relaciona con una función “quema grasas”.

Se sugiere que la metionina es importante para el crecimiento, así como para el mantenimiento saludable de los niveles de colesterol.

Finalmente, este aminoácido contiene azufre en su composición. El azufre es fundamental para la formación de queratina, la proteína principal de la piel, las uñas y el cabello. Por ello, se relaciona a la metionina con el mantenimiento de la salud de estas partes de nuestro cuerpo.

Precauciones: no se recomienda el consumo en mujeres embarazadas o personas con problemas de hígado y/o riñón.

 

Lecitina de soja

La lecitina de soja se obtiene de las semillas de la soja (Glycine max Merr.), que se prensan para obtener el aceite y la lecitina. Para separar las dos fases, se emplea agua caliente, que hincha la lecitina y permite separarla de la fracción grasa. Posteriormente, el agua es evaporada para obtener la lecitina pura. Se comercializa en forma de cápsulas o en gránulos.

La composición de la lecitina de soja es compleja, ya que incluye glucolípidos, triglicéridos y fosfolípidos (como la fosfatidilcolina), fitoesteroles, tocoferoles (vitamina E) y ácidos grasos libres.

.

Propiedades:

La fosfatidilcolina, un tipo de lípido presente en la lecitina de soja, tiene una función reguladora del metabolismo de las grasas. Forma parte de una enzima encargada de las reacciones de captación del colesterol en las células y su transporte al hígado, por lo que puede ayudar a reducir la tasa de colesterol y triglicéridos en la sangre.

Además, la lecitina de soja también contiene colina, una sustancia necesaria para que el organismo fabrique fosfolípidos y acetilcolina. La acetilcolina es un neurotransmisor del sistema nervioso, implicado en los circuitos de memoria y aprendizaje.  Por ello, la lecitina de soja puede, también, ayudar a superar la  fatiga mental.

Por otro lado contiene, también, nutrientes como la vitamina E, una vitamina con efecto antioxidante y funciones cardioprotectoras.

Levadura de cerveza
Saccharomyces cerevisae

La levadura de cerveza se ha usado tradicionalmente como complemento rico en vitaminas del grupo B, minerales y aminoácidos que contribuyen a aumentar la energía y la vitalidad. Por su riqueza nutricional, se emplea en el fortalecimiento de pelo, piel y uñas.

La levadura de cerveza es un complemento dietético que se obtiene del cultivo controlado de cepas de levadura seleccionadas por su actividad y riqueza nutricional. Tras el proceso de fermentación y secado se obtiene el producto final, que puede presentarse en forma de escamas de color amarillo, o bien en forma de cápsulas. Escoger unas u otras dependerá de la manera en que se quiera consumir este complemento dietético.

Propiedades:

La levadura de cerveza es apreciada por ser una buena fuente nutricional de vitaminas, minerales, oligoelementos y aminoácidos.

Su riqueza en vitaminas del grupo B la hace indicada en el fortalecimiento de la piel, el cabello y las uñas. Está indicada en casos de caída de cabello, debilidad y rotura de uñas y en algunas afecciones cutáneas, como por ejemplo en el caso de impurezas en la piel. También presenta una acción antimicrobiana, por lo que está indicada como coadyuvante en casos de acné leve o moderado y forunculosis.

Las vitaminas del grupo B también están involucradas en el proceso de obtención de energía en el organismo, por lo que la levadura de cerveza es un complemento recomendado en situaciones de estrés, fatiga, cansancio o sobrecarga física o mental.

Su contenido en oligoelementos y minerales, como por ejemplo el selenio o el zinc, resulta beneficioso para el mantenimiento saludable de piel, cabello y uñas, y además, presentan un efecto antioxidante.

Por otro lado, la levadura de cerveza es una importante fuente de aminoácidos esenciales, por lo que se considera que tiene proteínas de alto valor biológico.

Precauciones: la levadura de cerveza no debe consumirse en caso de hiperuricemia.

Levadura roja de arroz
Monascus sp. pl.

La levadura roja se obtiene como producto de la fermentación del arroz con una mezcla de hongos del genero Monascus, que produce un tipo de levadura con el color rojizo característico.

En china, el uso de esta levadura está documentado por primera vez en el año 800 antes de Cristo.

 

 

Propiedades:

Actualmente se sabe que la levadura roja de arroz contiene catorce ingredientes denominados monacolinas, es una sustancia conocida y usada alrededor del mundo por sus propiedades y beneficios para tratar el colesterol sanguíneo. Mejora la circulación sanguínea y contribuye a disminuir el colesterol LDL (“colesterol malo”) inhibiendo la síntesis hepática de colesterol, ayudando en el tratamiento de la hipercolesterolemia.

Así pues, algunos cambios en el estilo de vida, como el seguimiento de una dieta saludable, la actividad física regular y la ingestión de suplementos de levadura roja de arroz pueden promover la salud cardiovascular reduciendo el colesterol total y el LDL.

Se puede afirmar que la Monacolina K, proveniente de la levadura roja de arroz, contribuye al mantenimiento de unas concentraciones normales de colesterol sanguíneo si se toman 10 mg al día de está.

*No tomar en el caso de niños y mujeres embarazadas.

Licopeno

El licopeno es un pigmento vegetal que pertenece a la familia de los carotenos. Tiene una actividad antioxidante reconocida y se halla de forma mayoritaria en el tomate (Lycopersicon esculentum).

El licopeno es el responsable de la coloración de varios vegetales, como por ejemplo el tomate, pero también la sandía, el pomelo rosa, los albaricoques y la guayaba. Sin embargo, el tomate fresco y sus derivados son la fuente principal de este caroteno con importantes funciones biológicas.

Propiedades:

Una vez en el organismo, el licopeno tiene una acción antioxidante, es decir, es capaz de luchar contra los radicales libres reduciendo así el estrés oxidativo de las células. Está indicado como complemento en dietas que requieran un mayor aporte de antioxidantes.

Los estudios han mostrado un efecto antioxidante frente a las grasas y al colesterol LDL o “colesterol malo”, lo que podría ser útil para reducir el riesgo cardiovascular.

El licopeno se absorbe mejor en presencia de grasas, por lo que se recomienda administrar el complemento junto a alimentos que contengan aceite de oliva virgen.