Glosario: H

Harpagofito
Harpagophytum procumbens DC.

El harpagofito, también conocido como garra del diablo, es una planta de origen africano usada tradicionalmente para reducir el dolor, en especial el de origen osteoarticular.

 La parte utilizada de la planta es su raíz, larga y tuberosa, que una vez desecada se emplea en forma de extracto. El componente activo mayoritario es el harpagósido, aunque también contiene fitoesteroles, triterpenos y ácidos fenólicos.

Propiedades:

El harpagofito muestra actividad antiinflamatoria y analgésica. Los estudios experimentales sugieren que el harpagósido es capaz de intervenir en el metabolismo del ácido araquidónico, una sustancia que en exceso puede promover los estados inflamatorios en el organismo. También se han observado otros mecanismos que explicarían sus propiedades contra el dolor y la inflamación, incluyendo su acción antioxidante, que podría estar involucrada en la regulación de estos procesos.

Está indicado para reducir el dolor asociado a la artrosis, osteoartritis, fibromialgia, lumbalgia crónica y otras afecciones reumáticas. Ensayos clínicos realizados con esta planta tradicional confirman su efectividad y ponen de manifiesto una eficacia similar a algunos antiinflamatorios no esteroideos, con la ventaja de que el harpagofito tiene un amplio margen de seguridad.

El harpagofito ha mostrado en algunos estudios experimentales una actividad anticonvulsionante, protectora cardíaca frente a algunas arritmias y un efecto hipoglucemiante.

Precauciones: el uso de harpagofito puede interactuar con medicamentos anticoagulantes orales, antiagregantes plaquetarios y fármacos contra las arritimias, por lo que se desaconseja su uso en estas situaciones. Las personas con úlceras gastroduodenales o gastritis pueden experimentar molestias con el uso continuado de esta planta..

Hierbaluisa
Lippia citriodora

La hierbaluisa es una planta tradicional que se ha usado tradicionalmente por su efecto sedante y digestivo. Su agradable sabor y olor cítrico la convierten en un ingrediente apreciado incluso en el sector de la perfumería.

La hierbaluisa es un arbusto aromático caducifolio, originario de Chile y Argentina, aunque en la actualidad se cultiva en todo el mundo. Para su uso medicinal se utilizan las flores, que se recolectan en verano, y las hojas, que se cosechan antes de la floración. Flores y hojas se dejan secar a la sombra para conservar sus propiedades terapéuticas. Los principios activos de la hierbaluisa son el aceite esencial (citral, geranial, linalol, limoneno…), sesquiterpenos, flavonoides y sales minerales.

.

Propiedades:

La hierbaluisa se emplea tradicionalmente por sus propiedades digestivas. Contribuye a aliviar las digestiones difíciles, ya que tiene una actividad antiespasmódica y antiinflamatoria. Además, se le atribuye un efecto carminativo que previene la aparición de gases y facilita su expulsión. También se utiliza como antivomitiva y para contrarrestar las molestias ocasionadas por el ardor de estómago, ya que tiene una acción calmante. Está indicada en caso de digestiones pesadas, flatulencias o aerofagia y pirosis.

Por otro lado, esta planta tradicional se utiliza para prevenir y tratar el mal aliento. Su aceite esencial tiene componentes con acción antibacteriana que puede contribuir a mejorar la halitosis.

La hierbaluisa tiene también propiedades sedantes para el sistema nervioso, por lo que tradicionalmente se emplea como tratamiento de estados de ansiedad, nerviosismo e insomnio.

Por último, a esta planta tradicional se le atribuyen  propiedades expectorantes, que la hacen indicada para facilitar la expulsión de mucosidades y en el tratamiento de afecciones respiratorias como bronquitis o tos.

Precauciones: no utilizar en embarazo y lactancia. Puede potenciar el efecto de fármacos sedantes.

Hierro

El hierro es un mineral imprescindible para la buena salud de las personas. Es el componente central de la hemoglobina y la mioglobina, sustancia que transporta y almacena el oxígeno en la sangre y en el músculo.  

Este mineral se encuentra en la naturaleza en dos estados diferentes: orgánico o hemo, presente en alimentos de origen animal como la carne o el pescado, e inorgánico o no hemo, presente en los cereales, las legumbres, las verduras y los huevos.

Propiedades:

El hierro es un elemento que forma parte de numerosos procesos en el organismo. Participa en el transporte de oxígeno desde los pulmones hasta los tejidos, y en su almacenamiento para poder utilizarlo en las contracciones musculares.

Además, desempeña un papel fundamental en el sistema inmunológico, actúa como cofactor enzimático de diferentes reacciones metabólicas como en la formación de ADN y como transportador de electrones en la respiración celular.

El déficit de hierro provoca anemia, anomalía en que se produce un déficit de glóbulos rojos en el organismo (estos son los encargados de proporcionar oxígeno a los tejidos). Los síntomas pueden ser leves al principio; aumento de la sensación de debilidad y cansancio, dolores de cabeza o problemas de concentración, y aumentar a medida que las reservas de hierro disminuyen; uñas quebradizas, sensación de mareo al levantarse, palidez de la piel, dificultad para respirar o dolor de lengua, entre otros. Aumentar la ingesta de hierro cuando aparecen los primeros síntomas es importante para evitar que estos se agraven.

Precauciones: evitar mezclar suplementos de hierro con té o alimentos con fibra, pues puede dificultar la absorción de este mineral.

Hinojo
Foeniculum vulgare Miller

El hinojo es una planta tradicional que crece espontáneamente en toda el área mediterránea. Se ha empleado durante siglos para tratar las alteraciones gastrointestinales, y está especialmente indicado en pediatría.

 El hinojo es una planta herbácea con pequeñas flores amarillas, muy frecuente en el Mediterráneo. A nivel terapéutico se utilizan los frutos enteros y desecados. El principio activo más destacado es el aceite esencial rico en anetol y estragol, aunque también contiene compuestos fenólicos, flavanoides y otros fitoquímicos.

Propiedades:

Las infusiones de hinojo han sido un remedio tradicional para solucionar las molestias causadas por las digestiones difíciles, tanto en niños como en adultos.

El hinojo tiene una acción antiespasmódica, por lo que está recomendado para aliviar los dolores causados por digestiones pesadas, cólicos y distensión abdominal. Esta propiedad también puede ayudar a reducir los dolores pélvicos debidos a menstruaciones dolorosas, por lo que puede estar indicado en casos de dismenorrea leve.

Asimismo, el hinojo tiene también una acción carminativa, es decir, reduce y favorece la eliminación de los gases, por lo que está indicado en caso de flatulencias.

Además, al hinojo se le atribuyen propiedades expectorantes, por lo que tradicionalmente se ha usado para tratar los catarros de las vías respiratorias superiores, especialmente en niños.

Precauciones: contraindicado en embarazo y lactancia. En bebés, administrar bajo supervisión del especialista.