Evita los resfriados con estos trucos 

evitar los resfriados

Con la llegada de los primeros fríos, suelen aparecer también los resfriados. Se calcula que cada uno de nosotros pasamos por entre 2 y 5 resfriados cada año, pero ¿quién no querría evitarlos? Te explicamos algunos trucos y consejos para prevenir los catarros.

 ¿Qué causa el resfriado?

El resfriado es una infección leve causada por un virus que afecta a las vías respiratorias. Cuando estamos resfriados, la parte alta de las vías respiratorias se ve afectada: nariz, garganta y cuerdas vocales. Los síntomas más comunes incluyen estornudos, tos, dolor de garganta, mucosidad, taponamiento nasal, dolor de cabeza y fiebre baja.

El resfriado común suele remitir en pocos días, es decir, se cura solo. La tos, sin embargo, puede durar un poco más de tiempo, Por lo tanto, nuestros esfuerzos deben centrarse en prevenir el resfriado, evitar los contagios y minimizar las molestias asociadas a los catarros.

¿Nos contagiamos más en invierno?

Al contrario de lo que se suele pensar, el virus que causa el resfriado no es más común en la época de frío. Pero la mayoría de los catarros se concentran en otoño-invierno. ¿Porqué? Parece que con la bajada de temperaturas se crea una situación idónea para que el virus se propague. Por un lado, solemos frecuentar espacios cerrados, lo que aumenta la posibilidad de contagio entre personas. Además, la combinación de frío y baja humedad causa sequedad en las fosas nasales. Esto puede promover que nuestro sistema respiratorio quede más expuesto al contagio por el virus del resfriado.

¿Y cómo nos contagiamos de un resfriado? El contagio se realiza de persona a persona, a través de pequeñas gotitas que expulsamos cuando hablamos, estornudamos o tosemos. Por eso, es importante poner en práctica estrategias para prevenir el contagio.

Cómo prevenir los resfriados

“Más vale prevenir que curar”, dice el dicho popular. Tanto si no estás resfriado, como si ya estás acatarrado, te damos algunos consejos para prevenir los resfriados.

Evitar los contagios entre personas

Si en tu entorno hay personas resfriadas, o tú mismo sufres un catarro, hay que poner en marcha algunas acciones para limitar los contagios:

  • Lavarse las manos frecuentemente, tanto si estás resfriado como si no.
  • Al toser o estornudar, intentar taparse boca y nariz con un pañuelo o con el codo, en vez de con la mano.
  • No compartir vasos, botellas, cubiertos, o utensilios donde pueda haber restos de saliva.
  • Ventilar diariamente las estancias, tanto en casa como en el trabajo.
  • Limpiar objetos que se tocan frecuentemente: pomos de las puertas, ordenadores compartidos o mandos de la televisión, por ejemplo.

Reforzar las defensas con ingredientes naturales

Desde antiguo, la humanidad ha utilizado algunos ingredientes que le ofrecía la naturaleza para reforzar y hacer frente a algunas molestias comunes.

Algunos ingredientes tradicionalmente utilizados para dar optimizar las defensas son:

  • Jalea real: esta sustancia se produce en la colmena, y es el alimento de la abeja reina durante toda su vida. Las abejas obreras la fabrican a partir del polen, miel y agua. Está compuesta por agua, azúcares y aminoácidos. Destaca también la presencia en vitaminas del grupo B, flavonoides y minerales. Grupo VivePlus ofrece una amplia de productos a base de jalea real.
  • Própolis: es otro ingrediente apícola, producido por las abejas. Lo elaboran con la resina de algunas plantas, y su función es proteger la colmena de bacterias y patógenos. Las abejas colocan própolis en las entradas como barrera protectora. De ahí su nombre: pro (“delante de”) y polis (“ciudad”). Se tiene constancia del uso del própolis por el hombre desde el Antiguo Egipto. Como complemento alimenticio, puedes optar por Própolis y Jalea Real + Equinácea. Se presenta en 12 viales para que puedas tomar tu dosis diaria junto a un zumo, un batido, o un smoothie.
  • Equinácea: esta planta tiene un origen norteamericano. Los nativos la usaban en caso de infecciones y para tratar heridas. Actualmente se utiliza en forma de complemento alimenticio.
  • Vitamina C: esta vitamina contribuye al normal funcionamiento del sistema inmune. Además, tiene propiedades antioxidantes.
  • Jengibre: este rizoma se usa tradicionalmente en oriente con múltiples propósitos, incluyendo el catarro o las náuseas.

Puedes consultar esta y mucha más información sobre plantas y otros ingredientes en el glosario natural de nuestra web.

Alimentación saludable

No hay ningún alimento que pueda protegernos de coger un resfriado. Dicho esto, sí existe una relación entre el resfriado y la alimentación. Las personas con malnutrición tienen mayor riesgo de padecer catarros y resfriados, como señala la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC). Se refieren a personas que no consumen la energía y nutrientes adecuados.

Algunos nutrientes son necesarios para el normal funcionamiento del sistema inmune. Sin él, nuestras defensas no podrán luchar eficazmente y el cuerpo queda más expuesto a las infecciones. Por ejemplo, la vitamina C de frutas y verduras; vitamina D en pescado azul y lácteos; y zinc de carnes, frutos secos y semillas.

Puedes aprender más sobre alimentación saludable en nuestros artículos del blog de la categoría Salud y nutrición.

¿Qué hacer si ya estás resfriado?

Si pese a todo, ya estás resfriado, lo mejor es seguir las recomendaciones médicas que propone la SemFYC en su Guía Práctica de la Salud.

Reposo y cuidados

Es importante descansar y cuidarse para que el cuerpo se reponga. Si sales a la calle, abrígate y evita exponerte al frío y al viento.

Para aliviar las molestias, hay algunos trucos que pueden hacernos sobrellevar mejor los síntomas. Para ablandar la mucosidad, puede ser útil hacer vahos de vapor de agua. El uso de suero fisiológico o agua con sal para hacer lavados nasales también ayuda a eliminar los mocos.

Prevenir los contagios

Más arriba ya hemos hablado de cómo evitar los contagios. Además de lavarte las manos a menudo, si estás resfriado utiliza pañuelos de un solo uso. Deséchalos en la papelera para evitar contagiar a otras personas. Por último, recuerda ventilar la casa diariamente para renovar el aire.

No fumes

Las personas fumadoras tienen mayor riesgo de padecer resfriados. Una vez resfriados, los síntomas se hacen más pesados si se fuma. Se recomienda evitar fumar e incluso aprovechar para dejar este hábito.

Consulta a tu médico

Las personas asmáticas, que sufren bronquitis crónica u otras enfermedades bronquiales deben consultar a su médico. Además, si el resfriado dura más de 10 días o la fiebre es muy alta, todos debemos comunicarlo a nuestro médico para que valore el mejor tratamiento.

Los resfriados y catarros forman parte de esta época del año, pero con estos consejos podremos prevenirlos o sobrellevarlos de la mejor manera. ¡Cuídate!