Dieta en vacaciones: cuídate también en verano

Dieta en vacaciones: cuídate también en verano - Grupo VivePlus

Nuestra alimentación en verano puede tender al exceso por los helados, las cenas de restaurantes, las comidas con amigos… Una dieta equilibrada es compatible con todo tipo de alimentos, porque lo importante es el equilibrio y la frecuencia en la que los comemos. Te dejamos algunos consejos para mantener la dieta durante las vacaciones, adaptados a cada situación.

Consejos para cuidar tu dieta en verano

Nos vamos de restaurante

Comiendo en los restaurantes siempre hay la tentación de escoger aquello que más nos gusta sin pensar en el equilibrio, que es más sencillo de mantener de los que nos creemos. Lo más fácil es pedir ensalada de primero, u otro plato a base de vegetales y mantener el segundo intacto, que suelen ser carnes o pescados acompañados patatas de distintas formas. Otra forma puede ser pedir el primer plato que más te apetezca, y si este es a base de farináceos (pasta, arroz, pan…), pedir el segundo con acompañamiento de verduras o ensalada. Un aliado para las cenas en restaurantes es el chitosán, un ingrediente natural a base de fibra absorbente, y todo lo que potencie la saciedad antes de empezar la comida.

Para el postre suele haber opciones saludables como fruta o yogur natural. Pero si habitualmente haces una alimentación saludable, puedes darte el capricho de tomar un postre un poco más calórico y menos sano de vez en cuando, por ejemplo, una vez a la semana.

Hoy toca barbacoa

La primera imagen que viene a la mente cuando oyes “barbacoa” es una tonelada de carne a la brasa con pan tostado, y puede que alguna ensalada para picar. ¡Hay que renovar esa imagen! La barbacoa es muy versátil, podemos utilizarla para cocinar una gran variedad de alimentos además de carne, como pescado y verdura. Eso permite variar las comidas hechas a la barbacoa de forma que sean más completas y saludables. Por ejemplo:

  • Dorada con cebolla y patata
  • Pollo con tomates y pan integral
  • Salmon con berenjena y patata
  • Conejo con calabacín, cebolla y patata
  • Lubina con pimientos y pan tostado

Comemos en la playa

Si vas a pasar el día en la playa tienes dos opciones, llevarte comida preparada y hacer un picnic o comer en el chiringuito más cercano. Ninguna de las dos opciones requiere dejar de tomar alimentos saludables o consumir comida rápida.

En el caso del picnic, puedes preparar platos que se puedan tomar fríos o templados, por excelencia se elige la ensalada, te dejamos 5 recetas originales de ensaladas todoterreno que te puedes llevar a la playa. Para los más peques puedes preparar ensaladas de pasta con palitos de vegetales y tomates cherry para picar. Todos estos alimentos los puedes acompañar con un gazpacho fresquito.

Si prefieres comer en un chiringuito, tienes que seguir más o menos las mismas reglas que para comer en un restaurante. Puede ser que en el chiringuito la oferta de platos sea más reducida, pero seguro que hay buenas opciones. Puedes pedir una ensalada de entrante, que cambien las patatas fritas que suelen acompañar el plato principal por patatas hervidas, al horno o a la brasa o, en el caso de que no hayas pedido ensalada u otro tipo de verdura de entrante, que las cambien por verdura o ensalada. Aunque las verduras sean más básicas que en los restaurantes, hay que intentar que estén presentes en la dieta. En cuanto al postre, suele haber poca variedad más allá de los helados, pero podemos optar por té, café con leche, café solo, o una infusión con hielo para que estén fresquita.

¡No me apetece cocinar!

Cuando no apetece cocinar, las sobras son un gran aliado. Casi siempre se puede encontrar algunos restos de la paella del lunes, la ensalada de pasta del martes o gazpacho del jueves. Puedes usar los restos que tienes en la nevera para hacer un plato combinado. Recuerda que para que sea equilibrado debe ser la mitad de verdura, un cuarto de alimento proteico y un cuarto de alimentos farináceos. En caso de que te falte alimento de algún tipo lo puedes arreglar sin tener que cocinar, por ejemplo:

  • Si falta verdura puedes añadir tomate, zanahoria pepino y un poco de lechuga aliñados, y tendrás una perfecta y sencilla ensalada verde.
  • Si falta alimento proteico puedes añadir una lata de atún, un poco de salmón ahumado o una tarrina de queso fresco.
  • Si faltan cereales puedes añadir un poco de legumbres en conserva, un poco de pan tostado o una patata al microondas.

¿Qué cenamos hoy?

En verano apetecen cenas fresquitas y fáciles de preparar. Puedes optar por ensaladas completas, un sándwich mixto acompañado de gazpacho, una tostada con escalivada y atún, las opciones son infinitas. Finalmente puedes acabar tu cena con una pieza de fruta, un yogur natural o un helado de frutas casero.