¿Qué comer en trayectos largos?

Aún no ha sonado el despertador, ¡pero ya hemos abierto los ojos! Hoy madrugar más que normalmente, no nos ha costado: nos acompañan una sonrisa y energía especiales, porque… ¡nos vamos de vacaciones! Es un viaje largo, pero el destino merece tanto la pena que las horas de desplazamiento son sólo minutos comparado con lo que llevamos de año esperando este día. Pero… ¿qué has metido en la bolsa de refrigerios para el trayecto? ¡Vamos a ver qué alimentos son los más recomendables para comer en trayectos largos!

Es igual de importante planificar el viaje, como la alimentación que vamos a llevar, sobre todo si es un viaje largo o si no sabemos con exactitud si allí donde vamos a parar vamos a encontrar algo que comer. Aunque hoy en día con cualquier transporte que escojamos tenemos múltiples opciones para alimentarnos como por ejemplo las áreas de servicio en las carreteras, las tiendas o bares en los aeropuertos o estaciones, es aconsejable, en la medida de lo posible, llevar alguna opción que nos pueda permitir seguir nuestra alimentación y reponer energías para llegar con ganas a nuestro destino.

En el caso de viajar en coche la necesidad de escoger bien los snacks que vamos a comer no es solo necesaria para no saltarnos ninguna comida, sino también para garantizar la seguridad del trayecto. Hay alimentos con los que, a diferencia de alimentos ricos en azúcar o fritos, podemos evitar la sensación de pesadez o de somnolencia después de su consumo. Y cuando uno va al volante, estas sensaciones no son adecuadas. Además, algunas personas sufren mareos y náuseas cuando viajan, por lo que los alimentos que escojamos son especialmente importantes- Por eso, para disfrutar de un viaje saludable y minimizar las molestias de una mala digestión por pesadez, podemos seguir estas recomendaciones:

Alimentos perfectos para comer en trayectos largos

  • Es preferible preparar bocadillos de pan blanco y con un contenido ligero para evitar digestiones largas y pesadas, por ejemplo, de pavo con lechuga, atún con tomate o queso fresco o semi. Evitaremos, por lo tanto, embutidos grasos como el chorizo o bocadillos de bacon o lomo con queso ya que, por la dificultad de digerir estos alimentos son más propensos a provocar somnolencia.

 

  • Evita alimentos que requieran conservación en frío, a no ser que vayáis equipados para ello, por tal de evitar toxiinfecciones alimentarias. Por ejemplo, cualquier preparado con huevo o pescados que no estén en conserva, son sensibles a los cambios de temperatura y pueden alterarse, pudiendo provocarnos malestar.

 

  • De la misma manera, si paramos a comer o vamos a alguna tienda en la que podamos comprar algo para el camino, es recomendable que escojas opciones saludables y ligeras como por ejemplo un plato combinado con ensalada, pollo a la plancha y patatas, o un sándwich vegetal con atún. No es recomendable, aunque nos rodeen de ello, escoger patatas chip o dulces y chocolatinas por su difícil digestión y alto contenido en azúcares o sales que pueden desestabilizar el cuerpo, provocando sed en algunos casos y en otros un ligero cansancio.

 

  • ¿Para beber? Ya sabemos que, si conducimos, el alcohol está más que desaconsejado. Por otro lado, las bebidas con gas o azucaradas no son tampoco la mejor opción, porque estos gases pueden provocarnos sensación de hinchazón, indigestión e incluso náuseas. Podemos optar por algún café, sobre todo si necesitamos un plus de cafeína, aunque sin excedernos. algunas infusiones pueden tener un efecto diurético, otra cosa a tener en cuenta si vamos a estar varias horas al volante. ¿La mejor bebida? ¡Agua!

 

  • Si se sufren mareos o náuseas es más importante que nunca que comas alimentos ligero. En casos leves, puedes probar con una ayuda extra a base de jengibre, que se ha usado tradicionalmente como una ayuda natural para aliviar náuseas y mareos.

Llegar en unas buenas condiciones de alimentación y hidratación es imprescindible para que disfrutes de tu destino nada más que pongas los pies en él, pero tan importante es la alimentación como el estado físico con el que llegues. Los viajes largos pueden entumecernos si mantenemos la misma postura todo el rato. Es recomendable escoger ropa ligera, que no apriete y zapatos cómodos, tanto en adultos como en niños. Pero además para facilitar la circulación y evitar este cansancio hay que estirar y mover los músculos en la medida de lo posible. En coche puedes hacer paradas para salir a andar un poco y tomar el aire. En el caso de viajar en avión, el espacio es limitado, pero puedes hacer algunos estiramientos más controlados en tu mismo asiento con tal de relajar la musculatura.

Tus vacaciones empiezan desde que abras los ojos… ¡disfrútalas mucho!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *