Cambios emocionales en primavera, ¿cómo te afectan a ti?

cambios emocionales primavera

La llegada de la primavera, además de traernos sus fabulosos paisajes florecidos y llenos de color, nos evoca emociones internas que parecía que hibernaban hasta este momento. Y es que el dicho “la primavera, la sangre altera” esconde una verdad detrás. ¡Vamos a ver qué emociones despiertan y cómo nos pueden afectar!

Después de pasar por un invierno que invita a refugiarse en el calor del hogar, la primavera nos brinda con días que cada vez son más largos por sus horas de luz, despierta a la naturaleza que responde con flores y colores y a su paso nos llena de diferentes sensaciones que varían en función de la persona.

Todos hemos experimentado alguna vez la sensación de agotamiento, cansancio, decaimiento emocional… es lo que se conoce como astenia primaveral. ¡Y es algo muy habitual en muchas personas durante esta época del año!

Pero también ocurre que a algunas personas les invade una sensación de euforia, alegría, nerviosismo… Vamos a hablar de estos dos cambios emocionales que se suelen sentir.

¿Qué es y cómo te afecta la astenia primaveral?

Este es un estado en el que sueles sentirte cansado, con menos energía que habitualmente. Además, te cuesta más conciliar el sueño, y necesitas dormir más e incluso experimentar más irritabilidad. En algunas ocasiones, hay personas que describen sentimientos de depresión como sentir tristeza sin razón aparente, desmotivación, soledad o apatía. Si te sientes así, es normal. Con el cambio de estación se produce una disminución de una de las sustancias que regula estas emociones. Este estado dura unos días o un par de semanas como mucho. No debemos darles mucha importancia a estas emociones fruto de un cambio hormonal.

Para minimizar estos síntomas, es importante llevar a cabo una alimentación equilibrada en la que abunden las frutas y verduras, y alimentos proteicos como los lácteos, carnes rojas y pescados, el huevo. También asegurar otros alimentos como los garbanzos, la avena, el chocolate, o por ejemplo añadir levadura de cerveza en nuestras comidas, ya que estos alimentos nos aportan triptófano, un aminoácido esencial que en su ausencia puede favorecer la falta de sueño, el estrés…

¡Alegría primaveral!

¡La otra cara de la moneda! Y es que hay personas que, al contrario de lo que acabamos de ver, sienten un estado emocional mucho más positivo. Si eres de los que sientes más energía, más felicidad, más nerviosismo y euforia… ¡también es normal! Esto es porque dado que hay más horas de luz, el cerebro segrega más serotonina. Precisamente esta serotonina es la hormona de la felicidad. Por eso te invade esa sensación de alegría permanente en la que todo te hace sonreír, estás de mejor humor…

Sea cual sea tu caso, si hay algo que nos trae la primavera es buen tiempo, días más claros y un poco más largos… hay que aprovecharlos para recargar la energía interna. Puedes dedicarlos ahora para hacer planes fuera de casa, al aire libre. Intenta, en la medida de lo posible, no romper con tus rutinas de sueño y hábitos alimentarios, para garantizar que no alteraremos nuestros ritmos. Y, sobre todo, ¡cuida tu alimentación!

Si en esta época necesitas un plus de energía, puedes complementar tu alimentación con jalea real, o si experimentas alteraciones con el sueño o estado de nerviosismo, otro complemento que puede ayudarte es la valeriana, tradicionalmente utilizada desde la antigua Grecia para el insomnio y para tranquilizarse.

Ahora que conoces tus emociones en esta época, y qué hacer cuando aparecen ¡no olvides disfrutar esta bonita estación! ?