Glosario: C

 

Café Verde
Coffea arabica, Coffea canephora

El café verde es un complemento con propiedades depurativas utilizado en el tratamiento dietético del sobrepeso. Posee una acción saciante que contribuye a facilitar el seguimiento de la dieta y alcanzar los objetivos de pérdida de peso.

El café verde se obtiene de las semillas de la planta Coffea arabica o Coffea canephora. La bebida de café tradicional se elabora con las semillas tostadas, lo que cambia algunas características nutricionales y, a cambio, aporta un sabor y color característicos.

Precisamente por no sufrir el proceso de tostado, el café verde mantiene intacto su contenido en ácido clorogénico, componente al que se le atribuyen diversas propiedades. El café verde también contiene cafeína y compuestos antioxidantes como los polifenoles.

Propiedades:

Al café verde se le atribuyen diversas propiedades relacionadas con el control del peso corporal, ya que algunas investigaciones han constatado una reducción de peso a medio y largo plazo tras la toma de complementos de café verde. Este efecto puede deberse a varias razones. Por un lado, se ha propuesto que el contenido en cafeína del café verde sea el responsable de un efecto termogénico, es decir, un aumento del gasto energético en el cuerpo que contribuye a la pérdida de peso. También se ha observado que el café verde tiene un efecto saciante, por lo que puede facilitar el cumplimiento de dietas para la pérdida de peso.

Otro posible mecanismo por el que el café verde ayude a reducir el peso corporal está relacionado con la glucosa. Las investigaciones han mostrado que el extracto de café verde es capaz de disminuir la absorción de glucosa en el intestino y, como resultado, los niveles de azúcar en sangre (glucemia) se reducen. Este efecto regulador de la glucemia contribuye a mejorar el balance energético del organismo.

Además, el café verde tiene propiedades antioxidantes, por lo que contribuye a luchar contra el estrés oxidativo.

Calcio, Calcio coral

Este mineral se encuentra distribuido en el cuerpo, pero se concentra, en su gran mayoría (98%) en el tejido óseo en forma de cristales que se depositan sobre la matriz de moléculas de colágeno. El calcio restante se encuentra en los dientes (1%) y en el líquido extracelular y otros tejidos del organismo (1%).

En los alimentos se encuentra unido a proteínas y, su fuente principal son la leche y sus derivados. Además, podemos encontrar este mineral en cantidades interesantes en pescados como las sardinas, algunos frutos secos, garbanzos y algunas verduras de hoja verde.

Propiedades:

El calcio realiza una función estructural en el organismo, contribuyendo al correcto mantenimiento de huesos y dientes. Representa un papel fundamental en la formación de los huesos, siendo muy importante para el normal crecimiento y desarrollo de los huesos de los niños. Además, este mineral ayuda a reducir la disminución ósea en mujeres post-menopaúsicas. Los huesos de nuestro organismo se encuentran en un proceso constante de formación y destrucción. Cuando la resorción es mayor a la formación, aparecen patologías relacionadas con la disminución de la masa ósea que supone un riesgo de fractura en personas con osteoporosis.

Este mineral contribuye, también, al normal funcionamiento de enzimas digestivas e interviene en la secreción de ciertas hormonas.

El calcio contribuye, también, a la correcta coagulación sanguínea, pues es necesario para la funcionalidad de este sistema. Además, resulta un mineral fundamental en la contracción muscular, en el proceso de división celular, en la correcta transmisión de impulsos en las células nerviosas, en el normal funcionamiento de enzimas digestivas, en la secreción de ciertas hormonas y en el buen funcionamiento del corazón, entre otras funciones.

Precauciones: alimentos ricos en folatos, ácido fítico y oxalatos pueden disminuir la absorción de calcio, así como medicamentos que contengan cortisona y glucocorticoides.


Cardo mariano
Silybum marianum

El cardo mariano, también conocido como cardo María o cardo borriquero, es una planta cuyos frutos se han utilizado desde la antigüedad para prevenir y tratar alteraciones leves y moderadas de la función hepática.

Es una especie herbácea de origen mediterráneo. La parte de la planta que se usa como remedio terapéutico son los frutos (semillas), unos aquenios muy oscuros, pequeños y rugosos. El fruto del cardo es rico en carbohidratos, lípidos, proteínas y esteroles.

 

Propiedades:

Contiene ingredientes como los flavonoides y otros conocidos como flavanolignanos, una serie de compuestos del grupo de los flavonoides, aunque con algunas características diferenciales

Gracias a su contenido en silimarina, un complejo hepatoprotector, se ha usado tradicionalmente para tratar afecciones hepáticas y de vesícula biliar. Parece ser que actúa como estabilizador de membranas en el hígado, impidiendo la penetración de algunos agentes tóxicos o de virus. También se ha empleado en la amenorrea y en hemorragias uterinas.

En cuanto a afecciones hepáticas, está indicado en la prevención y complemento para el tratamiento de hepatitis toxica, cirrosis hepática, hepatitis vírica y en alteraciones digestivas, especialmente de la vesícula biliar. Estimula la secreción de la vesícula biliar, así que favorece la metabolización y digestión de las grasas en personas con cálculos biliares o digestiones pesadas.

Además, al ser una planta homeostática, puede servir de ayuda contra las hemorragias nasales.

También se está estudiando la posibilidad de usar el extracto de la semilla del cardo, para contribuir al tratamiento de la diabetes mellitus tipos 2 ya que es conocido por tener propiedades antioxidantes que podrían mejorar el perfil glucémico en pacientes diabéticos.

*En niños y embarazadas usar bajo supervisión médica.

Cartílago de tiburón

El cartílago de tiburón ha sido utilizado por la medicina tradicional china desde la antigüedad. Actualmente, los estudios científicos sugieren que puede contribuir al tratamiento de artrosis, artritis y otras enfermedades reumáticas.

 Los tiburones, como las mantas y las rayas, son una clase de vertebrados marinos que se caracterizan por tener un esqueleto cartilaginoso. El cartílago es un tipo de tejido conjuntivo flexible que, en humanos y otros animales vertebrados, forma parte de las articulaciones.

El cartílago de tiburón está compuesto de colágeno y proteoglicanos. Los proteoglicanos están formados por glicosaminoglicanos, cuyo constituyente mayoritario es el condroitín sulfato. Éste proporciona estructura, mantiene la hidratación y permite que otras moléculas se muevan a través del cartílago.

Propiedades:

Como se ha comentado, el cartílago de tiburón es rico en sulfato de condroitina, una sustancia que ha probado tener efectos terapéuticos en el tratamiento del deterioro en el cartílago articular. Este constituyente ha mostrado actividad antiinflamatoria; capacidad para estimular la síntesis de ácido hialurónico (otro elemento del tejido conjuntivo) efecto protector del cartílago y capacidad para regular la destrucción de los condrocitos, un tipo de células que se hallan en el cartílago. Asimismo, se ha constatado una acción analgésica y una pequeña actividad antiinflamatoria, que puede contribuir a mejorar la calidad de vida en pacientes con dolor articular. El cartílago de tiburón puede contribuir al buen estado de cartílagos y huesos, por lo que puede ser útil en caso de artrosis, dolor articular y situaciones de desgaste como el deporte intenso.

Por otro lado, el cartílago de tiburón ha sido objeto de numerosas investigaciones por su potencial regulador del sistema inmunológico. Algunos estudios han propuesto su uso como complemento en el tratamiento de enfermedades reumatológicas de origen autoinmune, como por ejemplo, la artritis reumatoide.

Precauciones: contraindicado en embarazo y lactancia. Se recomienda controlar la dosis en caso de diabetes por su contenido en glicosaminoglicanos (fuente de glucosa). 

Castaño de Indias
Aesculus hippocastanum L.

El castaño de Indias es una planta tradicional usada tradicionalmente para el tratamiento de  los síntomas de insuficiencia venosa o linfática. Su uso previene la formación de varices mejorando la circulación de las piernas cansadas.

Es un árbol de hoja caduca que puede llegar a los 20-30 metros de altura. Esta especie es originaria de Asia Menor, donde se utiliza también como planta ornamental.

La parte utilizada son las semillas y la corteza del árbol, que contienen los componentes activos. Las semillas contienen un principio activo llamado aescina, propio de esta especie; la corteza es rica en taninos y cumarinas.

Propiedades:

La aescina tiene propiedades antiinflamatorias, actúa como vasoconstrictor venoso y protege la integridad de los vasos sanguíneos. Los taninos y cumarinas de la corteza tienen una acción astringente y venotónica.

La combinación de estas propiedades hace que el castaño de Indias sea una planta indicada para mejorar los síntomas ocasionados por una mala circulación venosa o linfática, como varices, pesadez en las piernas o hemorroides.

Además, por su acción protectora, puede usarse como complemento en el tratamiento de la celulitis y en la prevención de arañas vasculares. Las personas que pasan largos periodos sentados o de pie, como por ejemplo en su actividad laboral, pueden beneficiarse también de su acción preventiva y protectora frente a problemas circulatorios en las piernas.

Por otro lado, el castaño de Indias también se ha empleado tradicionalmente para aliviar la fiebre y la diarrea.

Precauciones: está contraindicado durante el embarazo, lactancia, y en personas con insuficiencia renal o hepática, o que sufran úlceras en la mucosa digestiva. Puede interactuar con medicamentos anticoagulantes.

Cetona de frambuesa

El cromo es un oligoelemento que pertenece a la familia de los minerales. Se encuentra en una gran variedad de alimentos como la levadura de cerveza, cereales integrales, judías, arándano, queso, hígado, setas, espinacas…

La absorción de este mineral aumenta cuando se mezcla con ciertos nutrientes tales como cereales, patata, alimentos ricos en vitamina C y oxalatos, mientras que otros alimentos tales como los ricos en glucosa, fructosa, elevadas cantidades de zinc y fitatos la disminuyen.

Propiedades:

Tradicionalmente, la cetona de frambuesa ha sido utilizada para perder peso y en casos de obesidad. A este compuesto se le otorgan propiedades adelgazantes y capacidad para participar en el metabolismo de los lípidos y la glucosa a través de una hormona llamada adiponectina. También ha sido utilizada para aumentar la masa muscular del cuerpo.

Por otro lado, a la cetona de frambuesa se le confiere propiedades para mejorar el crecimiento del cabello.

Precauciones: En las personas que toman medicamentos se podría dar una interacción de éstos junto a la cetona de frambuesa aumentando la cantidad de noradrenalina en el organismo y, consecuentemente, un aumento de la frecuencia cardíaca. 

Chitosán

El chitosán es un producto derivado de un compuesto llamado chitina, un polímero natural que se extrae de crustáceos marinos, y también de algunos hongos. Se trata del segundo polímero natural más abundante, después de la celulosa..

Propiedades:

Se trata de una fibra insoluble de origen marino, por lo que nuestro cuerpo no es capaz de absorberlo ni digerirlo. Al chitosán se le atribuye la capacidad de atrapar grasas en el estómago para expulsarlas del cuerpo posteriormente, disminuyendo la absorción de lípidos entre un 15 y un 20%. Se dice que esta fibra es capaz de captar entre 3 y 5 veces más grasa que el valor de su peso, por lo que tradicionalmente se ha utilizado en dietas de control de peso.

Esta fibra contribuye al mantenimiento normal de los niveles de colesterol sanguíneo. Algunos estudios sugieren que el chitosán podría reducir el contenido de colesterol LDL, la presión arterial o los niveles de glucemia.

Coenzima Q10

La coenzima Q10 (CoQ10), también conocida como “ubiquinona”, es una sustancia liposoluble parecida a una vitamina que se encuentra en todas las células del organismo, especialmente en corazón, riñón e hígado. Participa de la respiración celular aeróbica generando energía, y tiene un gran poder antioxidante.

Desde su descubrimiento, la CoQ10 ha sido ampliamente estudiada por su efecto antioxidante.

El estrés oxidativo es la consecuencia del desequilibrio entre los radicales libres que se originan en el organismo y los mecanismos de defensa de los que el cuerpo dispone. Como resultado, se provocan daños en células y tejidos. El estrés oxidativo puede deberse a una sobreexposición a radicales libres o a una baja disponibilidad de los mecanismos antioxidantes. Al parecer,  la síntesis endógena de CoQ10 desciende a partir de los 30 años, y por ello los complementos con este micronutriente pueden ser útiles para potenciar el aporte de antioxidantes.

Propiedades:

Es bien conocida la relación entre algunas patologías y el estrés oxidativo, entre las que destacan aquellas relacionadas con la salud cardiovascular. El efecto antioxidante de la CoQ10, junto con un estilo de vida saludable, puede ayudar a reducir el estrés oxidativo y jugar un papel en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Los estudios se han centrado en su potencial terapéutico frente a la aterosclerosis, la hipercolesterolemia, la hipertensión arterial y la insuficiencia cardíaca.

Por otro lado, la CoQ10 puede contribuir a aliviar los dolores musculares en pacientes tratados con estatinas (medicamento que reduce el colesterol). Este grupo de fármacos inhibe parcialmente la síntesis de CoQ10 en el organismo. Se ha propuesto que el descenso de niveles de CoQ10 en las células del músculo está relacionado con el dolor y debilidad muscular que sufren algunos pacientes tratados con estos fármacos.

Por su capacidad antioxidante, la CoQ10 se emplea también en productos cosméticos y en suplementos para el cuidado de la piel, ya que los radicales libres son los responsables del envejecimiento cutáneo prematuro.

Precauciones: no hay estudios de seguridad en embarazo y lactancia.

Cola de caballo
Equisetum arvense L.

La cola de caballo es una planta tradicional con efecto diurético y remineralizante. Por su acción depurativa, se ha usado tradicionalmente para aumentar la eliminación de líquidos y como complemento en dietas para la pérdida de peso.

 Se trata de una hierba vivaz que crece en forma de tallos ramificados. Esta parte de la planta contiene sales minerales y flavonoides, esteroles, vitamina C y ácidos fenólicos.

Propiedades:

La cola de caballo se emplea principalmente por su acción diurética, que se debe a su contenido en potasio y flavonoides. Su extracto aumenta de forma suave la eliminación renal de agua, sin afectar prácticamente al equilibrio electrolítico. Esto la hace indicada en situaciones en las que se requiera un aumento de la diuresis.

Su efecto drenante hace que sea útil como complemento en dietas para la pérdida de peso o en el tratamiento de la retención de líquidos.

Por otra parte, la cola de caballo también se ha usado tradicionalmente como remineralizante, debido a su elevado contenido en silicio (5-10%). Este oligoelemento interviene en la estructura de cabello, uñas, piel, tendones y cartílago, entre otros.

Precauciones: la cola de caballo no debe consumirse durante el embarazo y la lactancia, ni en caso de edemas causados por insuficiencia renal o cardíaca sin supervisión médica. 

Colágeno

El colágeno es la proteína más abundante del organismo, ya que forma parte de piel, tendones, huesos y cartílagos, entre otros. Esta proteína proporciona resistencia y fuerza a los tejidos, por lo que el colágeno es indispensable para su correcto funcionamiento.

 Esta proteína está formada por los aminoácidos glicina, prolina y lisina, que se entrelazan creando una estructura de fibras dotadas de gran flexibilidad y resistencia. Las células encargadas de sintetizar colágeno reducen su actividad a partir de los 25-30 años, acentuándose esta pérdida a partir de los 40. Algunas situaciones pueden ocasionar un mayor descenso del colágeno, como por ejemplo el deporte intenso, traumatismos y la etapa menopáusica. En sobrepeso u obesidad también se observa una mayor pérdida de colágeno articular, ya que las articulaciones soportan el exceso de peso y sufren un sobreuso.

Propiedades:

Los suplementos de colágeno están indicados en todas aquellas situaciones que requieran reforzar y proteger los tejidos formados por esta proteína.

Por su elevada presencia en los tejidos que forman las articulaciones, el colágeno se emplea en la prevención y tratamiento de las enfermedades osteoarticulares. Los estudios muestran que la administración de un complemento de colágeno es capaz de reducir el dolor articular en personas con artrosis y en deportistas con síntomas de desgaste en las articulaciones. Además, los complementos de colágeno aumentan la concentración de esta sustancia en el cartílago, por lo que refuerza este tejido y previene su deterioro. Se ha observado también un efecto antiinflamatorio que podría ser útil en el tratamiento de la artritis.

En el campo del deporte, el uso de suplementos con colágeno son de especial interés, ya que el dolor y el desgaste articular pueden comprometer el rendimiento deportivo.

En la piel, los complementos de colágeno se han mostrado efectivos para reducir la apariencia de las arrugas y mejorar la densidad, elasticidad e hidratación dérmica.

Colina

La colina es un nutriente esencial para el correcto funcionamiento del organismo. Forma parte de distintas estructuras del cuerpo como los fosfolípidos de membrana o la acetilcolina.

Este nutriente forma parte de la lecitina, sustancia que se encuentra en una gran cantidad de órganos de plantas y animales. Podemos encontrar colina en alimentos como el hígado, la soja, la carne, la leche, los cacahuetes, los garbanzos y el huevo, concretamente en la yema.

Propiedades:

La colina es una sustancia fundamental para la integridad de las membranas, el transporte de lípidos y la función neural. Se trata de un nutriente necesario para que nuestro organismo pueda fabricar acetilcolina y fosfolípidos.

La acetilcolina es un neurotransmisor, es decir, una sustancia capaz de enviar señales entre las neuronas de nuestro cerebro. Este neurotransmisor está implicado en los circuitos de memoria y aprendizaje de las personas, por lo que la colina puede ayudar a superar la fatiga mental.

A su vez, la colina forma parte de la fosfatidilcolina. Esta es una sustancia implicada en la regulación del metabolismo de las grasas, y es un constituyente de una enzima responsable de las reacciones de captación de colesterol en las células y su transporte al hígado, por lo que puede ayudar a reducir la tasa de los niveles de colesterol y triglicéridos sanguíneos.

Contribuye a mantener la función hepática normal, estimula el transporte del exceso de grasa desde el hígado y su déficit se asocia al desarrollo de esteatosis hepática.

Además, la colina contribuye al metabolismo normal de la homocisteína y puede actuar como donante de grupos metilo en varios procesos del metabolismo. 

Cobre

El cobre es un mineral que nuestro organismo necesita en cantidades pequeñas para su correcto funcionamiento. Se encuentra repartido por todo el organismo, mayormente en los músculos, pero también está presente en el hígado y el cerebro.

Este mineral se encuentra en alimentos tales como cacao, cereales integrales, frutos secos, legumbres, vísceras, crustáceos o moluscos. También forma parte de verduras de hoja oscura y frutas deshidratadas.

Propiedades:

El cobre es un mineral con múltiples funciones en nuestro organismo, ya que muchas de nuestras enzimas necesitan de este mineral para llevar a cabo su actividad.

El cobre participa del metabolismo del hierro. Se encuentra presente en enzimas capaces de transformar el hierro de ferroso a férrico. El hierro en forma férrica es el que se une a la transferrina, por lo que podríamos decir que el cobre ayuda al transporte de hierro en el organismo.

Participa en la formación de glóbulos rojos en el organismo, junto al hierro. Además, participa en el mantenimiento de vasos sanguíneos, nervios y huesos.

También desenvuelve funciones para desarrollar y mantener el sistema inmunológico, y tiene la capacidad de modular la respuesta inflamatoria. Además, participa en la diferenciación, maduración y activación de células del sistema inmunológico.

Este mineral contribuye a la protección de las células frente al estrés oxidativo gracias a su capacidad antioxidante. Contribuye al normal funcionamiento de tejido conectivo ayudando a enzimas implicadas en la formación de colágeno y elastina.

Contribuye, también, al normal funcionamiento del sistema nervioso, así como a la normal pigmentación de cabello y piel.

Precauciones: ciertos nutrientes como la fibra, los fitatos o la vitamina C pueden disminuir su absorción, por lo que se debería evitar el consumo de suplementos de cobre junto a alimentos ricos en estos nutrientes.

Cromo, sulfato de cromo

El cromo es un oligoelemento que pertenece a la familia de los minerales. Se encuentra en una gran variedad de alimentos como la levadura de cerveza, cereales integrales, judías, arándano, queso, hígado, setas, espinacas…

La absorción de este mineral aumenta cuando se mezcla con ciertos alimentos y nutrientes tales como cereales, patata, alimentos ricos en vitamina C y oxalatos, mientras que otros alimentos como los ricos en glucosa, fructosa, elevadas cantidades de zinc y fitatos la disminuyen.

Propiedades:

El cromo contribuye al normal funcionamiento del metabolismo de macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas).

Es un mineral que participa en numerosas funciones del organismo. Entre éstas destacamos su participación en el metabolismo de la glucosa: es un componente del factor de tolerancia a la glucosa, potencia la acción de la insulina y facilita la interacción entre la insulina y sus receptores, por lo que se considera un mineral con capacidad para regular los niveles de azúcar en sangre.

También participa del metabolismo de las grasas reduciendo el colesterol sanguíneo y en la síntesis de ácidos nucleicos.

Reduce los niveles de cortisol en situaciones de estrés, y recientes estudios en animales, muestran como el cromo podría aumentar la habilidad de ciertas células para responder frente a infecciones.

Precauciones: las personas con insuficiencia hepática y renal deben tener cuidado con los suplementos a base de cromo. Del mismo modo, las personas diabéticas deberán tener especial cuidado pues la acción del cromo en la regulación de los niveles de azúcar en sangre junto a la acción de los medicamentos típicos de la diabetes, pueden aumentar el riesgo de hipoglucemias. Finalmente, se debe procurar evitar el consumo de suplementos a base de cromo junto a complejos vitamínicos con zinc y hierro, pues se puede modificar la absorción.


Cúrcuma
Curcuma longa L.
La cúrcuma es una planta muy popular en los países asiáticos. Además de un uso culinario, como especia, también se la ha considerado en estas culturas como terapéutica y protectora. Es característica por su vivo color entre amarillo y naranja, y su sabor ligeramente picante.
Su principio activo es la curcumina, que es la que aporta su color anaranjado característico, qcon un poder antioxidante mayor que el tocoferol (vitamina E).
Propiedades:
Antiguamente se usaba de modo tradicional para curar hepatopatías y enfermedades de la piel como la ictericia y fiebres biliares. Actualmente sus usos son más enfocados a la gastronomía, aunque se estudia el potencial de su principio activo, la curcumina, para otros usos como el bienestar de las articulaciones o su posible efecto antiinflamatorio.