Fin de Año, ¡balance positivo!

balance positivo

Es un buen momento para mirar atrás y observar todo lo que ha ido pasando durante el año, reflexionar y pensar en todo aquello que hemos logrado y lo que aún nos queda por conseguir. Si las empresas utilizan el balance económico a final de año para conocer su situación financiera… ¡Pues nosotros vamos a hacer un balance personal para encarar con energía el año que entra!

 

¿Para qué sirve el balance personal?

Es una estupenda herramienta positiva para el crecimiento personal de todo lo que hemos realizado, aprendido y perdido. Fomenta la introspección, nuestra capacidad de análisis y de hallar el lado positivo de nuestras acciones.

Para ello, necesitas buscar un momento en el que puedas reflexionar tranquilamente sin interrupciones. Puedes escribirlo en un ordenador o realizarlo con unos cuantos bolígrafos de colores y una libreta. De esta manera, podrás asignar un color para cada estado. Por ejemplo, en verde lo positivo de una decisión, en rojo los objetivos que no has podido conseguir.

En el balance personal podemos escribir un pequeño resumen de cómo ha ido cada mes, qué objetivos se han superado y cuáles no. También podemos escribir qué actividades nos han gustado más, qué decisiones hemos tomado, nuestros errores y qué hemos perdido.

 

Tu balance personal de año

El contenido del balance debe ser personal. Nosotros te podemos dar unas ideas, pero lo ideal es que lo hagas tuyo, personalizado a tu situación, tus necesidades y lo que quieres analizar. ¡Que estas ideas te sirvan de inspiración!

Objetivos marcados

Se trata de elaborar un análisis de los objetivos que nos habíamos marcado y analizar qué ha funcionado para conseguirlo y qué no. De esta manera, sabemos lo que nos funciona cuando nos proponemos nuevas metas. Nuestra autoestima aumenta al comprobar que hemos sido capaces de conseguir lo que nos hemos propuesto.

Cultura general

También podemos apuntar cuántos libros hemos sido capaces de leer, si hemos pasado más tiempo viendo series o películas. Qué genero nos ha gustado más, qué hemos aprendido de ello y si cambiaríamos algo de cara al siguiente año.

Hábitos saludables

No podía faltar una reflexión sobre cómo nos ha ido en nuestros hábitos saludables. Beber un litro y medio de agua, caminar más, lavarse tres veces los dientes, etc. En este apartado podemos reflexionar sobre si hemos realizado nuestros hábitos saludables, qué nos ha impedido hacerlo y qué nos ha motivado a seguir.

Familia y amigos

En este apartado podemos reflexionar si el tiempo pasado con la familia ha sido de calidad, si hemos conocido nuevas amistades o si hemos perdido alguna. En este bloque se trata de apreciar a la gente que nos rodea y preguntarnos cómo queremos vivir el próximo año.

Metas a alcanzar

Una vez analizado el año, elaboramos un apartado con las inquietudes de lo que queremos hacer en el próximo año. ¿Qué queremos conseguir? ¿Dónde me encuentro en un año? Hay mucha gente que quiere comer de manera más saludable. Puedes aprender a elaborar menús equilibrado poniendo en práctica el método del plato. También podría ser que busquemos el autoconocimiento y la reflexión, para ello, podríamos realizar aquellas actividades que nos ayuden a conectar con nuestra parte espiritual. ¡Escoge lo que necesites!

Los pasos para conseguir metas

Ya hemos definido lo que queremos, en esta actividad elaboramos la estrategia de los pasos a seguir para conseguir nuestras metas. Si quieres aprender inglés, ¿qué puedes hacer para mejorar tu nivel?

 

Consejos para realizar el balance positivo

Momento y lugar

Necesitas buscar un sitio donde puedas estar tiempo. Que te aporte tranquilidad y calma. Puedes ponerte música relajante, incienso o unas velas aromáticas. Lo importante es que se convierta en un espacio íntimo donde poder sentirte segura para expresarte libremente.

Mente positiva

Es indispensable que tengas una actitud abierta y positiva para poder hacerlo. Si te notas nerviosa, o estás en un bache emocional, es mejor retrasarlo. Vas a mirar el pasado y necesitas ser benevolente. Deja de lado la crítica. Si el balance lo percibes muy negativo, intenta buscar el lado positivo de todo. Siempre se aprende una lección.

 

Con este balance podemos mirar el próximo año con más energía. Vamos a impulsarnos por mejorar y hacerlo mejor. La clave es que a medida que tenemos más experiencias, ¡más aprendemos!