Ayudas naturales para el bienestar digestivo

Ayudas naturales para el bienestar digestivo

Todos sabemos de la importancia de una buena salud digestiva. Y es que, aunque se suele decir “somos lo que comemos”, tal vez sería más apropiado cambiarlo por “somos lo que absorbemos”, es decir, nuestra salud digestiva es lo verdaderamente importante, pues una buena alimentación no es suficiente si no cuidamos nuestro interior. A veces pueden surgir pequeñas molestias ocasionales relacionadas con la digestión. Te ofrecemos unos consejos para potenciar el bienestar digestivo, basados en las recomendaciones de la Asociación Española de Gastroenterología. Está en tu mano prevenir las molestias digestivas y resolverlas de forma natural, ¡vamos a verlo!

Consejos para el bienestar digestivo

Mastica correctamente

Tómate tu tiempo para disfrutar de la comida, pues esto tiene mayor importancia de la que parece. Aunque pueda parecer extraño, se dice que hay que masticar los alimentos sólidos hasta que puedan beberse. ¿Exageración? No lo es, ya que, de hecho, la digestión empieza en la boca. Cuando masticamos, rompemos los alimentos en trozos muy pequeños, facilitando que las enzimas de la saliva empiecen a actuar. Otro aspecto interesante es que, cuando comemos pausadamente, estamos más atentos a nuestra sensación de saciedad y evitamos comer más de lo que realmente necesitamos.

Contra el estreñimiento: fibra y alimentos prebióticos

La dificultad para ir al baño no es un problema menor. ¿Lo bueno? En la mayoría de los casos, es transitorio y está relacionado con un aporte insuficiente de fibra. Por eso las legumbres, los vegetales y frutas (con piel), los cereales integrales (pan de grano completo, arroz integral…), semillas y frutos secos, tienen que formar parte de nuestras comidas diarias. Además, estos alimentos ayudan a que la microbiota (la flora intestinal) se mantenga saludable. Una opción: añadir semillas de chía o semillas de lino a un bol con yogur natural, trozos de fruta fresca y dos cucharadas de copos de avena integrales. ¡Un desayuno saludable y repleto de fibra!

Evitar comidas copiosas

Un menú muy abundante puede dar problemas, especialmente en la hora de la cena. Por norma general, deberíamos evitar acabar las comidas con sensación de pesadez y de “estar lleno”, y eso se consigue moderando las cantidades y escogiendo combinaciones de alimentos que equilibren el menú. Por ejemplo, si como plato principal nos ofrecen una receta consistente, como carne guisada, será conveniente optar por una porción moderada y escoger un entrante ligero, a base de vegetales. Otro buen consejo es obviar los postres cuando se trate de tartas y productos de pastelería, y sustituirlos por fruta fresca o un yogur.

Cena pronto

La combinación de cenar tarde y abundante suele tener un único resultado: molestias digestivas que no te permitirán descansar adecuadamente, como la pesadez y la hinchazón. Aunque con el ritmo de vida actual tendemos a atrasar el horario de la cena, lo saludable es que entre la última comida del día y el momento de ir a dormir hayan pasado 2 horas. ¡Cuidado con las meriendas calóricas y tardías! La mejor manera de llegar con hambre a una cena temprana (20:30-21h) es haber tomado un snack ligero sobre las 17:30, como una pieza de fruta, un puñadito de frutos secos, o un yogur. Si no saltamos esta merienda, el riesgo de llegar a casa más tarde y picotear alimentos calóricos es alto, y hará que no tengamos hambre suficiente para cenar pronto.

Vida saludable para la salud digestiva

Puede parecer una obviedad, pero no lo es: mantener un peso saludable, un estilo de vida activo, y seguir una dieta saludable y equilibrada, evitar el tabaco y el alcohol son las principales recomendaciones para asegurar una buena base que redunde en el bienestar de todo el cuerpo, incluido el sistema digestivo. Por poner unos ejemplos, el alcohol irrita la mucosa digestiva; la falta de ejercicio ralentiza el movimiento de los intestinos, promoviendo el estreñimiento

Consulta a tu médico

Ante cualquier síntoma o alteración en el ritmo intestinal que dure más de 4 semanas, es recomendable consultar con tu médico para que pueda valorar de forma precisa tu situación y te ofrezca un consejo profesional. En estas situaciones es especialmente importante no automedicarse, pues tu doctor será el encargado de analizar tus síntomas.

Consejos extra para la salud digestiva en verano:

El calor y las vacaciones hacen que tengamos que tener en cuenta algunos consejos adicionales. Te explicamos 5 cosas a tener en cuenta este verano:

  1. Bebe abundante líquido: estar correctamente hidratados evitará que suframos estreñimiento.
  2. Mantén una dieta equilibrada, también durante las vacaciones. Aunque hay muchas ocasiones para permitirnos un capricho, no lo conviertas en un hábito.
  3. Conserva correctamente los alimentos: recuerda extremar las precauciones con alimentos crudos como el huevo, las carnes, el pescado, los lácteos y platos ya cocinados, guardándolos en la nevera hasta el momento de consumirlos.
  4. Estreñimiento ocasional en vacaciones: los cambios de rutina y de lugar pueden ocasionar estreñimiento en algunas personas. Además de seguir las pautas ya mencionadas (fibra, líquidos, actividad física…) puede ser de ayuda natural como Evacuaplus, para seguir con la regularidad de un reloj.
  5. Si viajas a un lugar en el que no pueden asegurarte el suministro de agua potable, evita la llamada “diarrea del viajero” siguiendo estas precauciones: bebe agua hervida o embotellada y evita los cubitos de hielo; pela las frutas, en vez de lavarlas; y escoge vegetales cocidos en vez de ensaladas.

 

Con estas pautas, tu salud digestiva se verá beneficiado no solo en verano, ¡sino todo el año!