Nutrientes y alimentos para la piel

acné y alimentos para cuidar la piel

Una piel sana es una piel bonita. El cutis suele reflejar como nadie cuánto lo cuidamos. Y es que la piel de rostro es una zona expuesta, visible, nuestra tarjeta de visita, imposible de esconder. Pero también hay que ser realistas.

Con el tiempo, nuestra piel experimenta cambios. ¡No hay nada de malo en ello! La vida avanza y cada sonrisa se va marcando y deja su huella. Por ejemplo, la aparición de arrugas y líneas de expresión es algo natural que ocurre con la edad.

En ocasiones, pueden aparecer problemas que deben ser valorados por un dermatólogo. ¿Un ejemplo? El acné, que suele aparecer en la adolescencia, pero que cada vez más lo padecen mujeres adultas.

Pero sabemos que algunos factores pueden desencadenar estos procesos, y que pueden ser parcialmente prevenidos. Veamos qué podemos hacer para evitar y tratar el acné y las manchas en la piel..

 

El acné en la mujer adulta

¿Qué es?

Es una enfermedad inflamatoria de la piel. Está relacionada con la bacteria Propionibacterium acne. Se caracteriza por un exceso de grasa en la piel, engrosamiento y taponamiento de los poros, y finalmente, inflamación. En ese momento, aparecen los temidos granos o comedones. El acné puede ser leve, moderado, o grave.

¿A quién afecta?

Aunque suele aparecer en adolescencia, cada vez es más frecuente que aparezca o persista en la edad adulta. De hecho, se calcula que casi el 45% de las mujeres mayores de 25 años experimentan acné de la mujer adulta. En algunos casos se trata de acné persistente, pero en un 20% de las ocasiones aparece en mujeres que nunca tuvieron ni un granito. Son datos de la Fundación Piel Sana de la AEDV (Asociación Española de Dermatología y Venereología).

Causas del acné de la mujer adulta

Las causas del acné suelen ser de causa hormonal, aunque existen factores genéticos que predisponen a ello.

Qué hacer contra el acné

Lo primero y fundamental, es ponerse bajo el consejo del dermatólogo. El acné es una enfermedad que suele causar problemas de autoestima, por lo que vale la pena actuar.

 

Sea del tipo que sea, y adicionalmente a continuar con el tratamiento dermatológico, hay algunos consejos básicos:

  • No manipular las lesiones, pues puede ser contraproducente y, además, existe el riesgo de dejar cicatrices.
  • Seguir una alimentación saludable, basada en frutas, verduras, legumbres, frutos secos, pescado azul, carnes magras, cereales integrales y lácteos. Evitar alimentos poco saludables, no porque estén directamente relacionados con el acné, sino porque no conseguiremos todos los nutrientes que nuestra piel necesita para mantenerse sana. Además, parece que las dietas ricas en productos azucarados están relacionadas con el acné.
  • Evitar el uso de cremas y maquillajes oclusivos y densos. Optar por productos oil-free recomendados por el dermatólogo.
  • No fumar, pues puede ser un desencadenante o agravante.
  • Limitar el estrés.

Nutrientes y alimentos para la piel

La piel es un órgano extenso, y necesita que le cuidemos por dentro y por fuera. Alimentación equilibrada, hidratación, protección… Pero hay algunos nutrientes en concreto que son de especial interés:

Vitamina A y betacaroteno

La vitamina A es necesaria para el mantenimiento de la piel. Una buena manera de conseguirla es a través del betacaroteno o provitamina A. El betacaroteno se encuentra en vegetales como la zanahoria, el albaricoque, las verduras de hoja verde… También existen complementos a base de betacaroteno, como SolPlus Moreno Radiante.

Vitaminas del complejo B

Las vitaminas del grupo B mantienen la piel en condiciones óptimas. La levadura de cerveza es una manera fácil de asegurar un extra de vitaminas del grupo B. Puedes probar a tomarla en forma de copos de levadura de cerveza.

Vitamina C

Esta vitamina, de acción antioxidante, es también muy importante. En la piel, la vitamina C permite la formación de colágeno, la proteína que da estructura y elasticidad a la piel. Los cítricos, el kiwi, las fresas y los pimientos son alimentos saludables con vitamina C. Si lo prefieres, puedes optar por un complemento de colágeno y vitamina C, como Colágeno+ Ácido Hialurónico con vitamina C de Vive+.

 

Recuerda que lo primordial es mantener unos hábitos de vida saludable. La base es una alimentación sana, hacer actividad física y gozar de un bienestar emocional. Así, tu piel resplandecerá, ¡igual que tu sonrisa!