Alimentos congelados, ¿son una opción saludable?

Alimentos congelados

La falta de tiempo, la mayoría de las veces, es la principal causa de que muchos de nosotros terminemos cayendo en la tentación de consumir alimentos congelados, ya que nos brindan una mayor comodidad en la cocina. Se acostumbra a pensar que los alimentos congelados son de una calidad menos que los frescos, pero ¿es eso cierto? Hoy explicaremos la técnica del congelado y desmentiremos algunos mitos sobre esta técnica de conservación.

¿Son de menor calidad los alimentos congelados?

Pese a que tienen mala fama, lo cierto es que si el proceso se realiza correctamente pueden conservar la misma calidad que los frescos y durante más tiempo. La congelación consiste en la conservación de los alimentos por la solidificación del agua que contienen.  Una de las principales ventajas que se consigue con esto es evitar la proliferación de microorganismos. Cabe remarcar que aunque evita la proliferación, no las elimina, lo que significa que si el alimento estaba previamente contaminado, antes de ser congelado, seguirá con las mismas características cuando lo descongeles. Por ello es necesario descongelar, manipular y cocinar correctamente los alimentos congelados.

¿Qué ventajas ofrece la congelación?

Como acabamos de comentar una de las principales ventajas es que se alarga la vida útil del alimento ya que evita la proliferación de microorganismos, pero hay otras ventajas que no está de más mencionar. Por ejemplo:

  • Permite comer todo el año distintos alimentos ya que siempre los encontramos en los supermercados
  • Reduce el desperdicio alimentario. Muchas veces acabamos tirando las sobras de la comida, no obstante, si la congelamos de la manera correcta, nos puede durar hasta 3 meses y de esta forma disminuimos el desperdicio alimentario.
  • En algunos casos de vegetales se conservan mejor las vitaminas. En la actualidad se utiliza la técnica de la ultracongelación donde los alimentos se congelan más rápido. De esta manera se conservan las propiedades nutricionales y también las cualidades organolépticas (sabor, textura, color y olor).
  • Te ahorra tiempo en la cocina. Te permite ir reservando comidas preparadas en raciones cuando hemos cocinado de más. Encuentras alimentos que están listos para calentarse con facilidad y rapidez.
  • Acostumbran a tener un precio inferior ya que normalmente se recolectan en las épocas de mayor oferta con lo que el precio es más económico.

Desventajas de los alimentos congelados

Como todo, también existen algunas desventajas:

  • El uso de verduras y hortalizas congeladas no debe desplazar el consumo de vegetales frescos crudos.
  • Algunos de los alimentos congelados y precocinados que encontramos en los supermercados llevan otras sustancias o ingredientes como azúcares o grasas que son poco beneficiosos para nuestra salud. Por tanto, si haces uso de estos productos, asegúrate de hacerlo con moderación y leer bien las etiquetas para ver los ingredientes que contienen.
  • Hay que tener muy en cuenta la cadena del frío. Muchas veces compramos alimentos congelados y pueden llegar a pasar más de dos horas hasta que los volvemos a guardar en nuestro congelador, en este caso, se alteran las cualidades del producto. Por eso, lo más aconsejable es dejar para el final de la compra estos alimentos y llevar bolsas térmicas para conservarlos hasta llegar a casa.

 

Como ves, si se siguen las pautas de congelación y conservación adecuadas los cambios que sufre el alimento son mínimos y puede tener prácticamente las propiedades organolépticas y nutricionales inalteradas respecto al producto fresco. Apuesta siempre que puedas por productos frescos y de proximidad, pero en ocasiones recurrir a estos productos no es una mala opción.