Glosario: A

Abedul
Betula alba

El abedul es uno de los diuréticos más empleados por la fitoterapia tradicional. Su extracto ayuda a luchar contra la retención de líquidos y puede ser útil en la prevención de infecciones urinarias, cálculos renales y enfermedades reumáticas.

El abedul es un árbol de origen euroasiático que podemos encontrar en zonas templadas y húmedas del hemisferio norte. Las hojas acumulan una mayor concentración de compuestos activos y, por ello, son las más utilizadas. Se recolectan en primavera y, tras un proceso de secado a la sombra, se obtiene el extracto con acción terapéutica.

Propiedades :

Al abedul se le atribuyen diversas propiedades, entre las que destaca la acción diurética. Tomado por vía oral, estimula la eliminación de líquidos gracias a su contenido en flavonoides, sales potásicas, triterpenos (ácido betulínico y betulinol) y vitamina C. Es uno de los diuréticos más utilizados ya que no irrita la mucosa renal. Por ello, el abedul ha sido utilizado tradicionalmente en las siguientes situaciones:

  • Retención de líquidos, edemas o piernas hinchadas.
  • Como coadyuvante en el tratamiento del sobrepeso asociado a retención de líquidos.
  • Como tratamiento y prevención de infecciones urinarias leves que requieran aumentar la diuresis.
  • En la prevención de arenilla o piedras en los riñones.
  • En enfermedades reumáticas como la gota, ya que se le atribuyen propiedades para eliminar ácido úrico.

Otras propiedades atribuidas al extracto de abedul son:

  • Acción colerética y colagoga suave, es decir, estimula la síntesis y secreción de bilis, por lo que puede contribuir a mejorar la digestión y la depuración hepática.
  • Antipirética, por lo que puede ayudar a reducir la fiebre.
  • Efecto antioxidante, por su elevado contenido en flavonoides.

Precauciones: el extracto de abedul no debe usarse en niños, durante el embarazo y la lactancia. En caso de hipertensión o cardiopatías debe consultarse a un especialista.

 

Acerola
Malpighia sp

La acerola es una de las frutas con mayor contenido en vitamina C. Su efecto antioxidante la convierte en el complemento idóneo para luchar contra el estrés oxidativo, y su elevado contenido en vitamina C  contribuye al buen estado del colágeno de la piel y articulaciones. 

La acerola es el fruto de un arbusto tropical originario de Centroamérica. El fruto tiene un diámetro aproximado de 3 centímetros y coloración roja, por lo que también se la conoce como cereza antillana o cereza de Barbados. Su sabor es ácido, por lo que se consume principalmente en forma de mermeladas y jaleas.

La acerola es conocida por su elevado contenido en antioxidantes, entre los que destaca la vitamina C. De bajo aporte calórico (30 kcal por 100 gramos), 100 gramos de acerola aportan 1680 mg de vitamina C, 18 veces más vitamina C que la naranja. Contiene también compuestos fenólicos, antocianos y carotenoides. Estas sustancias son los pigmentos responsables del color de la fruta y, una vez consumidos, contribuyen también a su acción antioxidante.

Propiedades :

Su elevado contenido en sustancias antioxidantes la convierte en un complemento idóneo para luchar contra el estrés oxidativo. Esto la hace interesante en caso de programas anti-aging, deportistas que realizan ejercicio físico intenso, fumadores, y todas las personas que quieran un aporte extra de antioxidantes en su dieta. Además, los antioxidantes también pueden ayudar a prevenir enfermedades como la ateroesclerosis, la diabetes mellitus o algunos procesos oncológicos.

Al ser una excelente fuente de vitamina C, la acerola contribuye a mantener en buen estado el colágeno, los huesos y el cartílago, por lo que es útil para reforzar las articulaciones y, también, para mantener la piel tersa y joven. Por otro lado, en el caso de anemia ferropénica, la toma conjunta de acerola y alimentos ricos en hierro potencia la absorción de este mineral, gracias a la acción de la vitamina C.

Tradicionalmente, el zumo de acerola también se ha empleado para tratar los resfriados, reforzar la inmunidad, mejorar el estado de las encías, como hepatoprotector y como astringente en el caso de diarreas.


Ácido elágico
Punica Granatum L.

El ácido elágico es un compuesto que se halla en la piel y semillas de la granada (Punica Granatum L.) y en bayas. Esta fruta, de la que ya se conocían sus propiedades saludables, debe su acción beneficiosa a la combinación del ácido elágico y sus otros compuestos fitoactivos.

El ácido elágico es un polifenol con una acción antioxidante reconocida. Además, se ha estudiado su capacidad antiinflamatoria.
Se utiliza, en forma de complemento, como a extracto de granada estandarizado con un contenido de ácido elágico del 40%.

Propiedades :
En la piel, el ácido elágico administrado por vía oral ha mostrado una actividad fotoprotectora frente a los rayos UV-B, responsables del envejecimiento cutáneo y de la aparición de manchas pigmentarias. Además, actúa sobre la respuesta inflamatoria que ocurre tras la exposición solar. La ingesta oral de un complemento con ácido elágico puede prevenir y tratar las diferencias del tono de la piel, mejorando su luminosidad y evitando la aparición de manchas. Por otro lado, en los estudios realizados con ácido elágico, también se ha observado una reducción de las arrugas cutáneas superficiales, ya que al parecer, protege las fibras de colágeno de la rotura.

Como antioxidante, los extractos de granada ricos en ácido elágico han mostrado una actividad antioxidante superior a la de los polifenoles del té verde y al resveratrol.


Ácido hialurónico

El ácido hialurónico es un compuesto químico que pertenece a la familia de los glicosaminoglicanos y se encuentra en todos los fluidos y tejidos corporales, siendo la piel donde se encuentra principalmente.

Este compuesto juega un papel fundamental en el envejecimiento cutáneo, la curación de heridas y la cicatrización.

Propiedades :

Al ácido hialurónico se le otorga la capacidad de proporcionar viscoelasticidad al líquido sinovial (líquido presente en las articulaciones corporales) fundamental para mantener sus propiedades como lubricante. En numerosas enfermedades condrales (en las que hay un desgaste de cartílago o del tejido blando que protege las articulaciones) la cantidad de ácido hialurónico en el líquido sinovial y en el cartílago es insuficiente y su calidad está alterada. La administración intra-articular mejora la movilidad de las articulaciones con la superficie del cartílago degenerativa y las alteraciones del líquido sinovial.

El ácido hialurónico puede influir en la inflamación actuando sobre determinados radicales libres del oxígeno (sustancias dañinas para las células), inhibiendo la proliferación, la migración y la fagocitosis de algunas células. También puede reducir la apoptosis (muerte celular programada) en el cartílago artrósico. 

Ajo
Allivum Sativum L.

El ajo es una planta de origen asiático. Sus propiedades medicinales antiinfecciosas son conocidas desde la antigüedad. En la actualidad, el ajo también se emplea por sus efectos sobre la salud cardiovascular. 

Los principales componentes del ajo son los compuestos azufrados, que le confieren un olor y sabor característicos. De estos compuestos destaca la aliína, que se transforma en alicina cuando los gajos son mordidos o machacados.

Propiedades :

Los efectos terapéuticos del ajo están relacionados con las defensas del organismo y el sistema cardiovascular.

La aliína ha demostrado una acción antimicrobiana e inmunomoduladora, que explica el uso tradicional del ajo en la prevención y tratamiento de infecciones de diversa índole.

La aplicación del ajo en la prevención de las enfermedades cardiovasculares es muy amplia. Los compuestos azufrados poseen actividad antiaterogénica, hipolipemiante e hipocolesterolemiante. En los estudios se ha observado que el ajo puede disminuir la síntesis de colesterol, triglicéridos y ácidos grasos; reducir los depósitos lipídicos en arterias y disminuir las lesiones ateromatosas. Además, previene la aparición de trombos porque presenta un efecto antiagregante plaquetario. Por su actividad antioxidante, el ajo evita que se oxiden las lipoproteínas de baja densidad (LDL) o colesterol “malo”, previniendo así los accidentes cardiovasculares. El ajo capta radicales libres y mejora la acción de las enzimas antioxidantes propias. Además, el ajo también se ha utilizado tradicionalmente para tratar la hipertensión arterial.

Por todo ello, el ajo está indicado en la prevención de aterosclerosis y en el tratamiento de hiperlipidemias, además de complemento en el tratamiento de la hipertensión arterial.

Actualmente se estudia también el potencial del ajo para prevenir el cáncer de estómago, colon y próstata, con resultados alentadores.

Precauciones: interacciona con fármacos hipoglucemiantes, antitrombóticos, anticoagulantes orales o hemostáticos. Por su efecto antiagregante plaquetario, está contraindicado en individuos que vayan a someterse a intervenciones quirúrgicas. Está contraindicado en embarazo y lactancia.

Alcachofa, Alcachofera
Cynara scolymus L.

A la alcachofa se le atribuyen desde la antigüedad numerosas virtudes, asociadas principalmente al bienestar digestivo. Sus propiedades depurativas, digestivas y diuréticas la convierten en un complemento útil en dietas detoxificantes y para la pérdida de peso.

Se trata de una planta herbácea de gran tamaño, que puede alcanzar los 2 metros. De la parte superior del tallo nacen las alcachofas, ampliamente usadas en la cocina mediterránea. Los principios activos se hallan en las hojas desecadas, que contienen cinarina, flavonoides, sales potásicas, fitoesteroles y mucílagos, entre otros..

Propiedades :

Su contenido en cinarina y sus derivados confieren a esta hortaliza y a su extracto propiedades beneficiosas para la función hepática, ya que potencia la producción y eliminación de bilis (es decir, tiene una acción colerética y colagoga). Algunos estudios sugieren que también contribuye a la regeneración de las células hepáticas que, unido a su efecto drenante en el hígado, la convierte en el complemento estrella de las dietas depurativas o como tratamiento de las alteraciones hepatobiliares.

Asimismo, su acción colerética y colagoga hace que la alcachofa esté indicada en el tratamiento de la dispepsia y las digestiones pesadas. Contribuye también a mejorar el estreñimiento por su efecto laxante suave, mejorando en conjunto la función digestiva.

Además, la alcachofa tiene propiedades diuréticas, por lo que puede ser útil en caso de retención de líquidos. Su efecto saciante contribuye a facilitar el seguimiento de dietas para perder peso.

Ayuda también a reducir los niveles de colesterol, mediante dos mecanismos: aumentando su eliminación por vía biliar gracias a su acción colerética, y bloqueado la fabricación propia de colesterol inhibiendo las enzimas responsables. Los esteroles de la alcachofa, a su vez, disminuyen la absorción intestinal del colesterol que se ingiere con la dieta y favorece su eliminación. Por este doble efecto hipolipemiante, la alcachofa está indicada como complemento en el tratamiento del colesterol elevado.

Precauciones: la alcachofa está contraindicada en casos de obstrucción del conducto biliar.

Aloe Vera
Aloe Barbadensis

Desde la antigüedad, al Aloe Vera se le ha otorgado capacidad cicatrizante, depurativa, antiinflamatoria, laxante y regeneradora de las células de la piel.

El Aloe Vera es una planta procedente de lugares calurosos y secos. Contiene aminoácidos, vitaminas como las del grupo B, minerales como el magnesio o el potasio, fibra, sustancias antioxidantes y enzimas.

 

 

Propiedades :

Es comúnmente utilizado para cuidar la piel debido a su contenido en mucílagos (gel de aloe), atenuando cicatrices y marcas en la piel. De hecho, la extracción del gel de aloe es muy antiguo, según algunos estudios ya fue usado por los egipcios para el cuidado de su piel y uñas. La salvia de sus hojas se usaba para tratar inflamaciones externas, quemaduras, picaduras de insectos y heridas.

Si se ingiere, también es conocido por contribuir a la motilidad intestinal, provocando un efecto laxante en el organismo relacionado con uno de sus componentes, la aloína.

Algunos especialistas la reconocen por posibles efectos antiinflamatorios de la mucosa intestinal, mejorando en casos de acidez gástrica, hernia de hiato y gastritis, entre otros.

También se le reconocen efectos sobre la salud bucal, en caso de necesitar tratar pequeñas heridas o llagas, se puede acelerar la cicatrización y tratarlas enjuagando la boca con zumo o gel de aloe vera en forma de complemento alimenticio.

 

Anís Verde
Pimpinella anisum L.

El anís verde, originario de Oriente Próximo, se utiliza desde la antigüedad para aliviar las molestias digestivas como la hinchazón abdominal y la flatulencia. Asimismo, puede ayudar a aliviar la tos asociada a los resfriados. Su agradable sabor hace del anís un ingrediente popular en muchas recetas e infusiones. 

El anís verde es el fruto desecado de la planta, que se cultiva en muchas regiones del mediterráneo. El fruto contiene diversas sustancias activas, aunque la que registra mayor actividad es el anetol, que se halla en su aceite esencial..

Propiedades :

El anís verde tiene una acción carminativa, favoreciendo la expulsión de gases y reduciendo su aparición. Ayuda también a mejorar las digestiones difíciles, lo que le convierte en un remedio muy popular para favorecer el bienestar después de las comidas.

También se le reconoce un efecto expectorante, por lo que puede resultar de ayuda en problemas respiratorios que cursen con tos, mucosidad e hipersecreción bronquial.

Está indicado en caso de flatulencias, distensión abdominal, cólicos y digestiones pesadas. Como carminativo, puede administrarse de forma segura a niños y bebés lactantes, adaptando la dosis a cada edad según el criterio del especialista. Está también indicado en problemas del tracto respiratorio asociados a la acumulación de mucosidad en vías bajas.

Arándano rojo americano
Vaccinum macrocarpon

El arándano rojo americano es el fruto de un arbusto de origen norteamericano. Esta baya, de 1-2 cm de diámetro y color rojo intenso, ha sido usada tradicionalmente para prevenir y tratar las infecciones urinarias. 

Contiene diversos compuestos que son los responsables de sus propiedades saludables, entre los que destacan las proantocianidinas (también conocidas como PAC) y otras sustancias antioxidantes con potencial beneficioso para la salud.

Propiedades :
Las proantocianidinas del arándano rojo americano han demostrado ser efectivas contra la bacteria Escherichiacoli, responsable de la mayoría de infecciones urinarias. Este patógeno se adhiere a las paredes del tracto urinario y se multiplica, originando la infección. Las proanticianidinas actúan obstaculizando este mecanismo, ya que dificultan la adhesión de las bacterias a la mucosa. De esta manera, se favorece la eliminación de los patógenos por la orina, previniendo y tratando el problema. Este efecto ha sido corroborado por varios estudios científicos,  y por ello el uso del extracto de arándano rojo resulta útil en la prevención y tratamiento de estas situaciones.

Puede tomarse durante periodos prolongados de tiempo, solo o en combinación con el tratamiento antibiótico. Es recomendable escoger productos que aseguren una cantidad mínima de 35mg de proantocianidinas diarias para lograr un efecto terapéutico.

Por otro lado, la bacteria Helicobacter pylori también es la responsable de úlceras duodenales y gástricas. Como se ha comentado, las proantocianidinas del arándano rojo americano son eficaces para impedir que las bacterias se adhieran a la mucosa y, por lo tanto, puede ayudar en la prevención de estas patologías.

Además, algunos estudios también muestran que las proantocianidinas podrían ser útiles frente a las bacterias responsables de la gingivitis y la placa dental.

El arándano rojo contiene también otros fitoquímicos con interesantes aplicaciones, entre las que destacan la acción antioxidante de los flavonoles, resveratrol y ácido elágico.

Puede utilizarse de forma segura durante el embarazo y la lactancia.