¡Bienvenido verano! 7 consejos para cuidarte en esta estación

Consejos para cuidarte en verano

Se acerca el verano, esta estación en la que, además de calor, podemos aprovechar los días más largos y soleados. Pero, ¿cómo nos afecta esta estación? Vamos a ver cómo nos influyen estos cambios y qué consejos para cuidarte en verano debes tener en cuenta para poder disfrutar máximo junto a nuestros seres queridos.

Las personas meteorosensibles, es decir, las personas que son altamente sensibles a los cambios meteorológicos de temperatura, presión… perciben en esta época del año, el verano, mayor alegría y se sienten más activos. Estas personas, en épocas como el otoño y el invierno, se suelen sentir más decaídas.

No hace falta ser sensible a las estaciones para notar este cambio de actitud en uno mismo cuando se acerca el buen tiempo. Y es que al llegar esta estación nos volvemos más simpáticos y tolerantes, nos sentimos de más buen humor.

Pero, aunque parezca una contradicción, al mismo tiempo el calor que trae consigo el verano también puede afectar a nuestro estado de ánimo. Las altas temperaturas pueden hacernos sentir un poco irritables, sudoración excesiva y deshidratación. Si llegamos a extremos, podemos sufrir espasmos musculares, agotamiento o un golpe de calor.

7 consejos para un verano saludable

Si queremos gozar de un buen estado anímico y de salud en general, toma nota de estos 7 consejos para cuidarte en verano a tener en cuenta:

1. Comer alimentos ligeros

Los alimentos y platos menos calóricos ayudan a evitar digestiones pesadas que puedan elevar la temperatura corporal. Y es que, con este calor, ¿a quién no le apetece una buena y refrescante ensalada? Es recomendable aumentar el consumo de frutas y verduras frescas y evitar cocciones muy elaboradas, demasiado grasientas o con especias picantes.

2. Moderar el consumo de alcohol y cafeína.

El consumo de alcohol nunca está aconsejado en ninguna estación, pero en este caso, igual que las bebidas con cafeína, entre otras cosas, favorecen la deshidratación.

3. Planificar las horas y el tipo de actividad física.

Lo ideal es que estructures bien la duración total de la actividad que quieras realizar, el tipo de ejercicios que vas a hacer, los descansos que vas a necesitar y preferiblemente que programes tu sesión para que la hagas en las horas en las que haga menos calor, por ejemplo, durante las primeras horas de la mañana o a partir del atardecer.

4. Usar ropa transpirable y ligera para favorecer la transpiración.

Utiliza tejidos frescos y de colores claritos para favorecer la salida del calor que emane tu cuerpo de manera natural. Recuerda usar gorros, especialmente en el caso de niños.

5. Evitar exponerse al sol en las horas de mayor radiación solar, entre las 12 y las 16 horas.

Es muy importante tanto para evitar una insolación, deshidratación o lipotimias, como para evitar problemas de piel y quemaduras. Asegúrate siempre de proteger tu piel con cremas con un factor de protección solar adecuado para tu tipo de piel. Los niños pequeños no deben exponerse al sol, y los niños más mayores deben hacerlo de forma moderada y siempre con protección solar.

6. Asegurar una ingesta adecuada de líquidos a lo largo del día, para conseguir una buena hidratación.

Es recomendable además que, si sudas mucho o haces deporte, alternes agua con alguna bebida isotónica con sales minerales, para favorecer la reposición de los minerales que perdamos. Sobre todo, ten en cuenta esto si además practicas ejercicio físico que conlleva una pérdida hídrica extra. Los niños y las personas mayores son las más susceptibles de deshidratarse por el calor.

7. Descansar, si es posible, más horas.

Y es que, en esta época del año, nos vamos a dormir tarde para aprovechar las horas de sol, nos cuesta más dormir por la noche, nos despertamos más veces… Pero el descanso es fundamental para reponer esa energía que necesitamos para afrontar las altas temperaturas. Hay que asegurarse realizarlo, aunque sea en otras horas, por ejemplo, después de comer. Si nos cuesta mucho conciliar el sueño, te recomendamos tomar melatonina antes de acostarte. La melatonina es una hormona que varía su concentración del día a la noche y ayuda a reducir el tiempo en que se tarda en conciliar el sueño, por esto es tan recomendado su consumo en casos de problemas de insomnio.

¡Disfruta de este verano de la manera más saludable!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *