12 retos fáciles para un 2017 lleno de salud

Damos la bienvenida a un nuevo año, y por ello te hacemos 12 propuestas para que ganes en salud en 2017. Pasito a pasito, mes a mes, tenemos 12 meses para acabar adoptando un estilo de vida lleno de bienestar.

Enero: Si fumas, es momento de dejarlo.

Fija una fecha para dejar de fumar y escribe una lista de razones por lo que te gustaría dejar este hábito. ¡Piensa en todos los beneficios que obtendrás! Al dejar el cigarrillo, no sólo ahorrarás dinero, sino que también lo notarás en tu piel, recuperarás el olfato y disminuirás el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades asociadas a su consumo.

Febrero: Que tus piernas sean tu medio de transporte.

Al caminar, no sólo te sentirás mejor, sino que también mejorarás tu condición física y podrás mantenerte más “calentito” en pleno invierno.

Marzo: Aumenta la frecuencia de comidas en casa.

No sólo tu bolsillo lo agradecerá, sino que también podrás tener más control sobre lo que comes, realizar menús variados, bajos en sal y grasas no tan saludables.

Abril: Construye tu propia huerta en el balcón.

Los meses de invierno son perfectos para sembrar hierbas aromáticas como el perejil, la albahaca, y la menta. Son decorativas, dan un toque diferente a tus recetas ¡y tendrás la satisfacción de cultivarlas por ti mismo!

Mayo: Llega el calor y con ello las actividades acuáticas.

La natación, el waterpolo o el buceo son algunas ideas. te ayudarán a mantenerte en movimiento, mantenerte fresco, a proteger las articulaciones y a mejorar tu capacidad pulmonar.

Junio: El reto de los 30 días de ensaladas.

Anímate a descubrir nuevos sabores y combinaciones de verduras y hortalizas frescas y de temporada, puedes variar con los sabores, creando nuevos aliños o por qué no, también con las texturas, incluyendo fruta fresca o frutos secos.

Julio: Implementa los lunes sin carne.

¿Quieres ayudar al medio ambiente y al mismo tiempo mejorar tu salud? Sustituye las carnes un día a la semana e incluyendo otras fuentes de proteína vegetal como las legumbres (garbanzos, lentejas, tofu…).

Agosto: Agua e infusiones frías para refrescarte.

¿Sabías que tanto los zumos de fruta envasados como las bebidas carbonatadas son fuente de calorías vacías y azúcares añadidos? Prepara una bebida saludable en casa con rodajas de limón, menta y agua fría, o prepara un té helado casero.

Septiembre: Organiza paseos en bicicleta.

Ya sea con tu familia o amigos, la bicicleta te mantiene activo mientras pasas un rato agradable. Recuerda que la seguridad es primordial, circula por el carril bici o por rutas habilitadas.

Octubre: Incluye verduras en las diferentes preparaciones.

En otoño, disfruta de la versatilidad de las berenjenas, zanahorias o la calabaza. Ya sea en forma de purés, cremas, ñoquis o patés, añadirán más sabor y color a tus platos y aumentarán su valor nutricional.

Noviembre: Cambia una taza de chocolate por té caliente.

El té es una bebida libre de calorías y rica en antioxidantes, especialmente el té verde. Cambiando el chocolate por una taza de té, podrás reducir el aporte de calorías, grasas y azúcar en tu día a día.

Diciembre: Prepara un pica-pica a base de verduras.

Estamos acostumbrados a realizar comidas en familia, donde el jamón y los turrones son los reyes de la mesa, pero ¿y la verdura? ¡La última de la lista! Si quieres unas comidas familiares saludables y que mantener la línea, prepara recetas a base de verduras: brochetas, ensaladas y patés vegetales con crudités.

Y recuerda, cada día es un nuevo día en el que puedes empezar a realizar cambios que te permitan llevar un estilo saludable y mejorar tu calidad de vida, tanto para el presente como en un futuro. ¿A que es fácil?

 

Si te ha gustado, ¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *